El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

Hijos

SOLO RESPIRA

Por Teresa Hechem UPSOCL

Porque no solo los adultos pueden estar estresados, dolidos o irritados. 

Julie Bayer Salzman y Josh Salzman le hablan a distintos chicas y chicos acerca de sus emociones y cómo se sienten. Este ejercicio te hará entender lo bueno que es mantener la atención en los niños para que estén emocionalmente saludables:

 
Solo respira

Es difícil expresar las emociones a cualquier edad. Y, es un desafío aún mayor descubrir por primera vez qué y cómo es lo que estamos sintiendo cuando tenemos pena o rabia. Es por esto que el dúo tituló este cortometraje de solo 4 minutos como “Solo Respira”.

Ambos crearon este video porque se inspiraron en una conversación que escucharon de su hijo de 5 años. El pequeño estaba hablando con un amigo y le contaba cómo sus emociones afectaban diferentes partes de su cerebro y cómo había que calmarse a través de simples respiros.

Fue ahí cuando se dieron cuenta de que tenían que divulgar este tema para lograr que todas las escuelas le enseñen a los niños este significado social tan importante. 

¿Cómo concilias tus emociones cuando estás triste o enojado? ¿Tienes algún consejo que quieras compartir?

KiVa

El método finlandés para acabar con el acoso escolar y ciberbullying que está revolucionando Europa

Finlandia es un país en el que la cuestión educativa es considerada una auténtica prioridad nacional. Finlandia ha ocupado en los últimos años el primer puesto en educación primaria, así como en educación superior y formación en el Índice de Competitividad Global (ICG) del Global Economic Forum, resultado de un fuerte énfasis en la educación en las últimas décadas. Esto ha proporcionado a la fuerza laboral con las habilidades necesarias para adaptarse rápidamente a un entorno cambiante y ha sentado las bases para sus altos niveles de adopción tecnológica y de innovación. Finlandia es hoy uno de los países más innovadores de Europa, ocupando el segundo puesto en la tabla, sólo por detrás de Suiza. Desde que la OCDE comenzara en el año 2000 a elaborar su informe PISA, Finlandia ha acaparado los primeros puestos del podio en Europa por su excelente nivel educativo. Hoy Finlandia es considerado un país con uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

Pero a pesar de lo indicado anteriormente Finlandia también sufre de importantes retos en el sector educativo. Al igual que en otros países Finlandia vive con inquietud el acoso escolar. ¿Cómo abordan en Finlandia el acoso escolar? KiVa es un acrónimo sencillo de las palabras finlandesas Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar). Con esta iniciativa, Finlandia está logrando frenar el acoso escolar y el ciberbullying en sus aulas. Implantado ya en el 90% de los colegios de educación básica su éxito ha resultado tan arrollador que contar, o no, con este proyecto ya es un requisito que muchos profesores y alumnos tienen en cuenta a la hora de elegir y valorar un centro educativo donde trabajar o estudiar.

acoso escolar

KiVa surgió de un serio compromiso entre la comunidad educativa y el gobierno finlandés.  «El proyecto se fue poniendo en marcha aleatoriamente en los colegios finlandeses», cuenta Christina Salmivalli, profesora de Psicología en Turku y una de las creadoras de KiVa. La universidad realizó, unos años después, un estudio para evaluar cómo se iba desarrollando el programa.

Los resultados fueron espectaculares. «Fue el mayor estudio realizado en Finlandia. Participaron 234 centros de todo el país y 30.000 estudiantes de entre 7 y 15 años. KiVa había logrado reducir todos los tipos de acoso en los colegios. Los casos de acoso escolar desaparecieron en el 79% de las escuelas y se redujeron en el 18%», explica la profesora.

Sólo con un año de implantación los investigadores comprobaron que en algunos cursos el número de niños acosados bajó incluso un 40%. Pero además se llevaron una grata sorpresa al constatar que «KiVa también aumenta el bienestar escolar y la motivación por estudiar, al mismo tiempo que disminuye la angustia y la depresión», dice Salmivalli.

Fuente: Mayra Zepeda

Según afirma la Embajada de Finlandia en Madrid: “Un impresionante 98 % de las 1000 escuelas que participaron en el programa en 2009 pensaron que su situación había mejorado durante el primer año de la iniciativa. Estadísticas de más de 100 escuelas participantes indican que tanto la victimización como el acoso escolar habían disminuido considerablemente en el primer año de implementación. El programa KiVa ha recibido varios premios incluyendo el Premio Europeo de Prevención del Crimen en 2009, el Premio de Política Social por el Mejor Artículo en 2012 y cuatro Premios Nacionales en Finlandia en 2008, 2010, 2011 y 2012.”

A diferencia de otros modelos que se centran exclusivamente en la víctima y el acosador, “KiVa intenta cambiar las normas que rigen el grupo” —indica la profesora—. Dentro del grupo están los otros, esas personas que no acosan, que observan, que son testigos y que se ríen.

qué es acoso escolar

A través de esa comunicación no verbal transmiten el mensaje de que lo que pasa es divertido o está bien, aunque tengan una opinión diferente. No hay que cambiar la actitud de la víctima, para que sea más extrovertida o menos tímida, sino influir en los testigos. Si se consigue que no participen en el acoso, eso hace cambiar la actitud del acosador. El objetivo es concienciar de lo importante de las acciones del grupo y empatizar, defender y apoyar a la víctima».

finlandia_kiva_

Los estudiantes reciben una veintena de clases a los 7, 10 y 13 años para reconocer las distintas formas de acoso y mejorar la convivencia, según informa El Confidencial. Hay diez lecciones y trabajos que se realizan durante todo el curso académico sobre el respeto a los demás, la empatía… Cuentan con material de apoyo: manuales para el profesor, videojuegos, un entono virtual, reuniones y charlas con los padres… «Detectamos que muchos niños víctimas no contaban su caso. Así que añadimos un buzón virtual. De esta forma, pueden denunciar si son víctimas o testigos y nadie lo sabe», cuenta Christina Salmivalli. Para hacerse una idea, KiVa establece que los vigilantes del recreo usen chalecos reflectantes para aumentar su visibilidad y para recordar a los alumnos que su tarea es ser responsables de la seguridad de todos.

“KiVa se puso en marcha en esta escuela en 2008”, dice Jouni Horkko, director de la escuela primaria Karamzin. “Por entonces, nuestros casos de acoso superaban la media de las escuelas finlandesas, pero tras el primer año de implementación redujimos la cifra en un 60%. Hoy tenemos 500 alumnos y en torno a 14 casos al año”, explica a El Diario El País.

En cada colegio hay un equipo KiVa, formado por tres adultos que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro. «Primero actúan como filtro, para reconocer si es un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para dale apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien», indica.

mejor finlandia

Los docentes de KiVa se entrevistan con el o los acosadores, la víctima y a cuantos alumnos crean conveniente citar; sopesan en qué momento es mejor comunicar la situación a los padres y hacen un seguimiento del caso. “Generalmente, tras la entrevista donde el acosador es apercibido, deja de hacerlo. Hay casos difíciles, que pueden llevarnos a cambiar a la víctima de grupo, pero son francamente excepcionales”, comenta una de las responsables del equipo KiVa. Los miembros del grupo contra el acoso (en el caso del colegio Karamzin son cuatro) se compone de maestros que el propio director suele elegir teniendo en cuenta sus cualificaciones universitarias en temas relacionados con la violencia escolar o estudios de comportamiento de grupos, entre otras disciplinas.

UNA ARTISTA SANADORA

“Mis hermanas y yo crecimos jugando con muñecas de segunda mano y juguetes hechos en casa”, dice la artista en su blog. “Me encanta y me satisface la reparación y la reutilización de artículos desechados, sobre todo si son este tipo de muñecas tan estereotipadas para darles una nueva oportunidad”.

Como podéis observar, el cambio de imagen es bastante radical, la belleza natural prevalece ante todo, ya que la artista quiere que los niños y niñas que jueguen con estos muñecos crezcan sin este tipo de estereotipos, cambiando el uso exagerado de maquillaje, el cabello perfecto y los vestidos de vértigo, por expresiones más sinceras y auténticas. Todas las muñecas son vestidas con faldas y suéteres hechos a mano, haciéndolas “más libres” e independientes de las corrientes de la moda actual. “No es normal que niñas de 8 años jueguen con muñecas ultra maquilladas y vestidas por un trozo de tela que no les tapa absolutamente nada”.

Puedes seguir el proceso y las reflexiones de la artista en el Tumblr Tree Change Dolls y continuar descubriendo estas increíbles y singulares muñecas naturales.

AMOR SE VIVE

una película de Silvano Agosti

De vez en cuando está bien escuchar la opinión de los niños. En mi infancia tenía claro que no valía la pena hablar con los adultos acerca de lo que yo sentía y creía sobre la vida. No les interesaba, estaban demasiado ocupados en resolver la casa, el alimento, el trabajo, la educación. Corrían junto a las manecillas del reloj que ataban a sus muñecas, y Cronos, pocas veces se detenía. Cuando lo hacía, escasamente, más nos valía a los niños estar lejos, no fuera a ser que perturbáramos ese milagro concedido a nuestros adultos.

Tempranamente tomé la decisión de pasar desapercibida. En casa me decían la muda. Muchos niños, quizás la inmensa mayoría, se topan con el muro que han levantado los adultos. Es extraño. ¿Por qué será que los adultos  habiendo sido niños tienen un rechazo consciente o inconsciente por la infancia? Aún aquellos que dicen amarla. Aunque tengo algunas ideas al respecto, dejo la pregunta abierta y os comparto esta pequeña entrevista a un niño.

Un Video de Prevención con Propuesta

Buen video sobre el enganche de personas vía internet con fines de explotación sexual realizado por el Observatorio contra la Trata de Persona, México DF.

Enseñar Empatía a los hijos

Estoy embarazada de mi tercera hija; ya en el séptimo mes y con una tripa notoria. Y cada vez que me subo al metro para volver a casa del trabajo, con el vagón abarrotado, observo cómo la gente, al verme entrar, gira la cabeza hacia otro lado. Mejor dicho, gira la cabeza hacia su Smartphone para evitar ver a una embarazada a un metro de distancia, a quien saben deberían dejarle el sitio. Son muy pocas personas las que me miran a los ojos y se levantan para dejarme su asiento. No sé si saben chino, programación o son buenas en matemáticas. Pero hay algo que sí tienen en común todos ellas: empatía. Empatía de esa que te mueve y te lleva a hacer algo por el otro. Empatía en acción. Esa es la empatía que mueve a las personas a hacer cosas por los demás. A construir un paritorio en Camerún, a donar su tiempo y esfuerzo por una causa común. La que mueve a un joven a montar una iniciativa social en su colegio.

Pero la cosa no queda aquí. La empatía en acción, en contra de lo que se piensa, no solo es buena porque ayuda a los demás. La empatía es esencial para tener éxito personal. La empatía es la que hace que una persona trabaje bien en equipo, que un líder sea bueno, que una empresa enfoque sus servicios a las verdaderas necesidades del cliente, o que un joven sepa cómo actuar en una entrevista de trabajo.

La empatía no surge solo cuando uno mira a su entorno. La empatía nos hace mirar de otra forma a nuestro entorno, fijándonos en las necesidades y preparando la acción.

De nada sirve que alguien sea un buen orador, si no es capaz de darse cuenta de que lo que está comunicando no interesa. La empatía en acción nos lleva a innovar y nos hace más pragmáticos y exitosos. Más felices. Y, además, ayuda a que el mundo vaya mejor.

La buena noticia es que la empatía se puede aprender y practicar. Existen emprendedores sociales, como la canadiense Mary Gordon, que ya están impulsando la empatía en escuelas desde hace casi 20 años y demostrando con resultados tangibles los beneficios objetivos de la empatía.

Pero no hace falta irse tan lejos. Existen colegios en España que están trabajando la empatía en acción con sus alumnos y logrando resultados excelentes. Este curso, por primera vez, los niños de primaria en Canarias tendrán la suerte de cursar la asignatura–obligatoria y evaluable- “Educación Emocional y para la Creatividad”, donde dos veces a la semana trabajarán la empatía y otras emociones.

A día de hoy, este tipo de indicadores no computa en los rankings de los top 100 colegios de España, que desgraciadamente siguen centrados en los resultados académicos. Pero si todos nos concienciamos de su importancia – como en su día pasó con la alfabetización- y empezamos a demandarlo y a practicarlo, las cosas cambiarán.

Yo quiero que mis hijas aprendan empatía. Para que no giren la cabeza hacia otro lado. Para que sean personas activas a las que sí les importa lo que pasa ahí fuera, y se movilicen por ello. Para que tengan éxito personal y profesional. Y para que cuando vayan a China, sean capaces de entender a los locales con solo mirarles a los ojos.

Ana Sáenz de Miera es directora de Ashoka en España y Portugal, la mayor red de emprendedores sociales del mundo. Ashoka está trabajando para cambiar el paradigma de la educación, y a través de la iniciativa global Start Empaty, está seleccionando a aquellos colegios visionarios que están demostrando que enseñar la empatía es posible.

¡Alerta a los diagnósticos psiquiátricos!

Extraída del corto

También ampliamos con un documental de 2010 “El Marketing de la psiquiatría” que creemos importante ver, ya que habla acerca del ejercicio de la profesión en Estados Unidos y de sus implicancias con las multinacionales farmacéuticas.

El documental definitivo sobre el uso de drogas psicotrópicas, esta es la historia de la asociación de altos ingresos entre las compañías farmacéuticas y la psiquiatría que ha creado una ganancia de 80 mil millones dólares del tráfico de drogas psicotrópicas a un público desprevenido. Pero las apariencias engañan. ¿Cuán validos son los diagnósticos de los psiquiatras y cuán seguros son sus fármacos?
Escarbando en lo profundo debajo del barniz corporativo, este documental que consta de tres partes, denuncia la verdad detrás del mecanismo de marketing astuto y el engaño científico que oculta una campaña de ventas peligrosa y frecuentemente mortal.

Capítulo 1: Introducción

Los psiquiatras nos dicen que la forma de arreglar el comportamiento indeseado es alterando la química cerebral con una pastilla. Pero a diferencia de un fármaco de uso general en medicina como la insulina, los medicamentos psicotrópicos no tienen como objetivo ninguna enfermedad medible que corregir y pueden alterar el delicadísimo equilibrio de procesos químicos que el cuerpo necesita para funcionar con fluidez. No obstante, los psiquiatras y las compañías farmacéuticas han usado estos fármacos para crear un mercado enorme y lucrativo. Y han hecho esto dando nombres a más y más conductas indeseadas como “trastornos médicos” que requieren medicación psiquiátrica. ¿Pero realmente se les debería llamar enfermedades? Así que la cuestión es: ¿Cómo es que los fármacos psicotrópicos, sin ninguna enfermedad como objetivo, sin poderes curativos conocidos y una lista interminable de efectos secundarios, se han convertido en el tratamiento a seguir para cada tipo de malestar psicológico? ¿Y cómo los psiquiatras adoptaron estas drogas para llegar a dominar el campo del tratamiento mental?

Capítulo 2: Los Fármacos Psicotrópicos

Su Historia. Los psiquiatras declaran una historia de grandes avances en el área de los fármacos psicotrópicos. Pero ¿es este desfile de elementos químicos para el cerebro, “el gran avance científico” que ellos afirman?
El esfuerzo inicial de Sigmund Freud en lo que se refiere al marketing para los fármacos contribuyó a crear una seria epidemia de cocaína por toda Europa. Los psiquiatras a continuación recurrieron a las anfetaminas hasta que se dieron cuenta de que no sólo eran inefectivas, sino altamente tóxicas y adictivas. Años más tarde, al mundo se le dijo que los “antidepresivos” eran en realidad “drogas de un estilo de vida”, para una sociedad donde uno podía elegir su estado de ánimo. Pero en el transcurso de diez años, los detalles espeluznantes sobre efectos secundarios tales como la violencia y el suicidio ya no podían seguir ignorándose; con una estimación de 3.9 casos de efectos adversos sólo con el Prozac. Actualmente, el mismo patrón se repite, con una cobertura implacable por los medios de comunicación sobre los nuevos tratamientos químicos promocionados como “fármacos milagrosos”. Quedan dos preguntas: ¿dónde está la ciencia que respalda a la psiquiatría? Y, ¿cuánto tiempo más va a continuar el público creyendo en las falsas esperanzas, la fanfarria publicitaria y las mentiras descaradas?

Capítulo 3: Los que Estén a Favor Digan Sí, DSM, EL MANUAL DE DIAGNÓSTICO DE LA PSIQUIATRÍA

Sin ningún análisis científico de laboratorio que muestre la presencia o ausencia de problemas mentales, ¿cómo funciona el sistema de diagnóstico psiquiátrico, y cómo llegó a estar tan extendido? Los psiquiatras publicaron El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) en 1952, enumerando los 112 supuestos “trastornos mentales” sin basarse en ningún procedimiento científico estándar, sino en los votos enviados por los psiquiatras. Con cada nueva edición del DSM, los diagnósticos no sólo se han expandido en número, sino que arrojan una red más amplia, para abarcar ahora segmentos enteros de población. Como resultado, casi un millón de niños han sido diagnosticados como bipolares. En el 2007, medio millón de niños y adolescentes recibieron por lo menos una receta de un antipsicótico. Y las drogas antipsicóticas, poderosos compuestos químicos originalmente diseñados sólo para los pacientes más gravemente afectados mentalmente, son ahora una industria de 22.8 mil millones de dólares. Y la persona promedio es completamente inconsciente de que los diagnósticos psiquiátricos no son médicos, sino meramente se basan en comportamientos sometidos a votación. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cómo toman los psiquiatras estos “trastornos” y hacen que la gente se crea que los tiene?

Si quieres realizar una denuncia sobre un abuso psiquiátrico, recurre a la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos CCDH.

¡Qué bien hace ensuciarse!

campaña de “Ala” y otros detergentes de América, Cono Sur

“Ensuciarse hace bien” es una campaña que promueve el detergente Ala, de Argentina. Su contenido trasciende lo comercial y da en el blanco de uno de los males de la vida ciudadana: el miedo a ensuciarse. Los niños necesitan rozase con la vida, desean tocarla, saborearla, hundir sus manos en la tierra, vivirla en su piel. Han sentido el mundo a través de su piel, durante los 9 meses de embarazo. Y está previsto en su estructura biológica el contacto como uno de los sentidos más importantes para la vida y la supervivencia. Promover que jueguen libremente y se ensucien, que sientan que la tierra es su segunda madre, que la experimenten en la espalda, en la panza, en la cara, con las manos, piernas y pies, es ser fiel a la naturaleza vital, la que les impulsa a experimentar. Mamá, papá, permitan que sus hijxs se ensucien, verán cómo lo disfrutarán con ellxs.

5 April 2012, FUENTE: http://www.bioblogia.com

Exponerse a los microbios en las primeras edades hace bien para la salud en general y para el sistema inmune en particular. Estudios previos han sugerido que la exposición a los microbios los primeros años de vida es un determinante importante para la sensibilidad en la edad adulta a las enfermedades alérgicas y autoinmunes, como la fiebre del heno, el asma y la enfermedad inflamatoria intestinal.

El concepto de exponer a la personas a los microbios a una edad temprana, es decir, durante la infancia, para “construir” la inmunidad se conoce como la hipótesis de la higiene. Los profesionales médicos han sugerido que la hipótesis de la higiene, explica el aumento global de las enfermedades alérgicas y autoinmunes en los entornos urbanos. También se ha sugerido que la hipótesis explica los cambios que han ocurrido en la exposición de la sociedad y el medio ambiente, tales como la administración de antibióticos tempranos en la vida.

Aunque cada vez las evidencia tanto en ratones como en humanos va en aumento, poco conocemos de los mecanismos biológicos que expliquen estas evidencias. En este nuevo estudio los investigadores proporcionan nuevas evidencias que apoya la hipótesis de la higiene, así como un posible mecanismo por el cual podría ocurrir. El estudio fue publicado en línea en la revista Science en el sitio web Science Express. Los investigadores estudiaron el sistema inmune de los ratones que carecían de bacterias intestinales (microbioma) o cualquier otro microbio (“ratones libres de gérmenes”) y los compararon con los ratones que viven en un ambiente normal con los microbios. Ellos encontraron que los ratones libres de gérmenes experimentaron un aumento de la inflamación de los pulmones, del asma y de la colitis. Esta fue causada por la hiperactividad de una clase única de células T (células inmunes) que había sido previamente vinculadas a estos trastornos tanto en ratones como en los seres humanos. Más importante aún, los investigadores descubrieron que la exposición de los ratones libres de gérmenes a los microbios durante sus primeras semanas de vida, pero no cuando se exponen más adelante en la vida adulta, condujeron a un sistema inmunológico normalizado y previno la aparición de las enfermedades.

Por otra parte, la protección proporcionada por la exposición infantil a los microbios fue de larga duración, según lo predicho por la hipótesis de la higiene. Estos estudios muestran la importancia crítica del acondicionamiento inmune mediada por los microbios durante los primeros períodos de la vida. También ahora el conocimiento de un posible mecanismo permitirá a los científicos identificar los factores microbianos potencialmente importantes en la determinación de la protección contra las enfermedades alérgicas y autoinmunes más adelante en la vida. Potenciales probioticos?

A la luz de los hallazgos, los investigadores advierten que la investigación aún se necesita reproducir en los humanos.

Referencias
T. Olszak, D. An, S. Zeissig, M. P. Vera, J. Richter, A. Franke, J. N. Glickman, R. Siebert, R. M. Baron, D. L. Kasper, R. S. Blumberg. Microbial Exposure During Early Life Has Persistent Effects on Natural Killer T Cell FunctionScience, 2012; DOI: 10.1126/science.1219328

MAMÁ, PAPÁ no me des a probar alcohol

Una interesante propuesta mexicana. Fundación Pernod Ricard México es una Sociedad Civil que enfoca sus esfuerzos hacia la juventud y la sociedad en general a través de diferentes planes de acción en conjunto con otras fundaciones, instituciones educativas y gubernamentales. Bajo tres ejes rectores: 1) O tomas o manejas; 2) Cero tolerancia de venta y consumo de alcohol a menores de edad; y 3) Educación a la moderación y respeto al no bebedor.

EDUCACIÓN BASADA EN EL AMOR

Compartimos este artículo que nos ha enviado Clara Lía desde Colombia. Lo creemos de sumo interés, una alerta frente a un sistema que, por su mediocridad e intereses productivos y esclavistas, excluye cada vez más a los niños,  estigmatizándolos y medicándolos para que sean los mansos, domésticos, consumistas,  imitadores, del hoy y del mañana. Invitamos a todas las mamás y los papás y especialmente a los que tienen un niño o una niña diagnosticad@ de Sindrome de Déficit de Atención con o sin Hiperquinesia, que busquen, experimenten diversas alternativas antes de convertirlos en fármaco-adictos. También invitamos a los maestros, maestras, profesoras y profesores, que aman su labor, a que lean pacientemente este artículo.

LA EDUCACIÓN ENFERMA 

Jorge Carbajal Posada 
Publicado en “Niños de hoy” septiembre de 2013
Me decían de mi hija en la escuela, que era una niña bien especial, tanto que su profesor de alemán la echó de clase un día por insoportable. Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención, decían. Y el psicólogo confirmó el diagnóstico apresurado del profesor. Cambiamos la escuela y el método, y todo cambió. De la noche a la mañana ese síndrome, tan temido como calumniado, desapareció. El diagnóstico había fallado y afortunadamente también su pronóstico. El enfermo era el sistema de educación, lo que faltaba era motivación, una forma eufemística de decir que esa escuela no tenía maestros, sólo profesores y técnicos.
Una enseñanza sin amor no motiva y la motivación es el ingrediente esencial de la atención, del aprendizaje y de la memoria.
Si lo que conoces no lo sabes, porque no lo saboreas; si tus palabras sólo repiten lo que ya dicen los libros, pero no tienen el contexto significativo de tu propia alma, si lo que dices no resuena en tu corazón, posiblemente tú clase se convierta en un lugar donde reinará el déficit de atención. 
Seguramente médicos y psicólogos te darán la razón cuando evalúen clínicamente la situación. Pero lo que nos importa es la causa. Han perdido la motivación, se aburren, 
su atención se dispersa buscando lo que en clase no encuentran…
Liberar el potencial humano, educar para una cultura del compartir, integrar todas las vertientes de nuestra inteligencia en una inteligencia adaptativa que nos permita a todos dar lo que vinimos a dar de nuestra vida… No puede ser otro el propósito de una nueva Pedagogía, una que convoque lo mejor de la cultura humana, representada en los recientes avances de la ciencia y el aporte de las culturas milenarias. Es hora de unir las ciencias humanas 
y las ciencias de la vida en la dimensión de una ciencia espiritual que nos permita dar sentido a la crisis actual. 
Tal vez necesitamos menos diagnósticos y pronósticos y más compromiso con nuestros hijos.
Al fin de cuentas, ellos son las semillas de la tierra, la cosecha del futuro y la esperanza de una cultura de relaciones humanas en sintonía con la Pachamama.
Hemos dado pasos gigantes en términos de educación, es cierto que el cambio cuantitativo es innegable, han mejorado los ingresos, pero en el proceso no ha habido un avance cualitativo correspondiente: Tenemos más conocimientos, quizás hayamos adquirido nuevas técnicas y destrezas, pero en el camino hemos ido renunciando a la capacidad de crear nuestras obras más bellas. Tenemos más profesores y menos maestros, más doctores y menos sabios; sabemos más de producción en serie y mucho menos de artesanías, más de piezas renovables concebidas para la competencia y tal vez más ciencia, pero mucho menos de la magia de hacer lo que hacemos con conciencia.
Tenemos más de todo lo otro y mucho menos de nosotros. 
Los sistemas masificados clasifican de anormal a quien se sale de la curva de la mediocridad. Educamos para la repetición, premiamos la memoria y el automatismo, 
condenamos a los estudiantes a perder rápidamente su vocación  y los calificamos para que sólo aprendan a reproducir modelos ajenos.
Las malas notas, la deserción escolar y la violencia, no son la enfermedad. Son el síntoma inequívoco de un sistema de educación profundamente enfermo. Pero más presupuesto, más tecnologías, más profesores, más ordenadores, más aulas y más clases de valores desvalorizados por el fundamentalismo del dogma, son como un parche. 
La enfermedad de nuestro sistema educativo es un profundo déficit de Humanidad, una pérdida de vocación por la vida. 
Educa para el éxito, para la competencia, para el examen, pero no para enamorarte de la vida¿Y si la Pedagogía, más que un cúmulo de teorías y de técnicas, fuera una estrategia humana para re-encantar la vida? ¿Y si pudiéramos aprender enseñando, enseñar aprendiendo y así ser, siendo únicos, lo que somos, como somos, para experimentar la plenitud de ayudarnos? ¿De completarnos? ¿Y si aprendiéramos desde la humildad y la inocencia del saber que no sabemos, para sabernos inmersos por fin en un conocimiento que involucre de lleno el AMOR? 
¿Y si así, se unieran la cabeza y el corazón en un proyecto de vivir, en el que la comprensión nos lleve a un nuevo tipo de relación con la naturaleza en nosotros?


Ese día, el Amor será nuestra mejor medicina, 
y nuestras medicinas llevarán implícito el Amor. Ese día, la pedagogía será también nuestra terapéutica y la terapéutica será nuestra mejor pedagogía. Ese día, no tan lejano, la pedagogía convocará todas nuestras inteligencias en ese cauce de sabiduría que vincula la Gran Cadena de la Vida. Que esta Nueva Pedagogía nos involucre en la dimensión de una nueva cultura de relaciones humanas, una en la que la libertad sea consecuencia de la responsabilidad. 

Una cultura en el camino del alma…

¡Una cultura del alma!

¿Cómo se hacen los niños?

The Kinda Sutra

Casi todo el mundo tiene una historia divertida sobre como vienen los niños. A cada una, cada uno, nos han contado cosas diversas y a veces muy originales… Este corto: “The Kinda Sutra ,” es una mirada a los conceptos erróneos con los que, al menos en el pasado reciente, se les confundía a los niños cuando preguntaban acerca de la concepción. ¿Qué pensamientos les provocaba? En caso de que todavía no estés segura/o de cómo se hacen los bebés, los niños en el final de la película te lo aclararán.

HIJO DEL HOMBRE

“TANK”

Captura de pantalla 2013-10-30 a la(s) 09.45.40

A veces el hijo del hombre tiene oportunidades de seguir un nuevo camino, eso es lo que muestra este precioso corto de Nate Milton. La misma naturaleza le hace dar cuenta de que su afán de conocer y poseer es vano. Conocer es contemplar, no dominar; respetar, no conquistar; maravillarse sin intervenir. En el corto se muestra cómo un joven naturalista experimenta una epifanía -revelación- cuando encuentra una salamandra gigante.

LAS CARAS DE LA MATERNIDAD

Compartimos este excelente documental de la TV española, con la idea de que puede ser muy útil para aquellas parejas que están buscando tener hijos. Estar preparadas para lo que vendrá es importante, al menos estar informados. Que no nos pille de sorpresa, y sólo podamos decir “es que nadie nos advirtió”, es triste. Si en cambio sabemos las dificultades a las que nos enfrentaremos al tener hijas o hijos, nos fortalecerá en nuestra decisión y es más probable que seamos unos custodios más amorosos.

Con el nacimiento de un hijo, aumenta ocho veces la posibilidad de conflicto entre los padres y el 67% de las parejas experimenta un descenso de la satisfacción conyugal. La llegada de un hijo es la prueba de fuego de una pareja. Tras la imagen idílica de la maternidad, se oculta un universo de claroscuros. Las caras de la maternidad indaga en historias íntimas, experiencias que formulan preguntas: ¿es la maternidad esa fuente de plenitud sin resquicios que nos han contado?, ¿cómo afecta a la relación de pareja?, ¿y a la relación con el trabajo?, ¿por qué se sienten angustiadas y culpables muchas madres? ¿Y los padres, cómo lo viven?

SALIR DE CASA

Con gran sentido del humor este video realizado por Joost Lieuwma nos muestra la comodidad que tienen los hijos en casa de los padres, y el apego, que les hace ver su partida como algo imposible e indeseable. La figura materna, no entiende demasiado, la importancia ni la necesidad trascendente de que se dé ese cambio. El padre preclaro es el del “novamás”. Sin embargo hay algo que cambia esta historia familiar…

Salir de casa... ¡cómo cuesta a veces...!

Salir de casa… ¡cómo cuesta a veces…!

Una película de: Joost Lieuwma

Cuando su padre decide Richard tiene edad suficiente para salir de su casa paterna, le envía al mundo. Sólo Richards mantiene regresar a casa: cada vez de una manera más extraña. De alguna manera se parece adjunta a la casa. Cuando una alteración desafortunado en la vida tiene lugar, Richard se ve obligado a pararse sobre sus propios pies.

Y si el dinero no importara, ¿qué harías?

flamenqueando

flamenqueando

El video que les presentamos, lo descubrimos en el https://www.facebook.com/EscuelaDeYogaNamaste en la que pronto comenzaremos a dar clases de Canto Sanador y Canto Prenatal. Compartimos este material imprescindible y la alegría haber dado con el espacio adecuado para transmitir durante la semana. El video es una reflexión que realiza Alan Watts sobre los jóvenes y la vocación, acompañada de excelentes imágenes. Muchas veces padres y madres se esmeran para que sus hijos “sean algo”… la mayoría de las veces, “algo” que no tiene mucho que ver con lo que ha venido a hacer ese ser al mundo. Incluso cuando las y los jóvenes optan por determinadas carreras, lo hacen pensando en el dinero y no en lo que realmente les gustaría hacer o lo que les gusta hacer o lo que en verdad aman hacer. Como madres, padres o custodios, deberíamos tener presente esta reflexión que presenta el video. De paso, sería bueno que revisáramos la orientación y las elecciones que hemos tomado en nuestras vidas. Estando vivas, vivos, es posible cambiar de rumbo, dejar de perseguir el dinero, y volcar nuestra energía y entusiasmo en lo que siempre nos ha gustado o siempre hemos querido hacer. En mi experiencia personal, en casa me enseñaron que había que estudiar para tener una carrera y vivir mejor. El arte no me llevaría a ningún lado. La sentencia fue: “a estudiar como todo el mundo” que “artistas sólo pueden ser los ricos”. Renuncié al dibujo, al canto y comencé a ser como “todo el mundo”, fui a la escuela, a la secundaria, estudié medicina, y a la vez una carrera de paramédico, Técnico en transfusiones, el universo de la sangre. La Medicina me permitió encontrar el arte, ya que muchos estudiantes tenían esa vocación y así comencé con la percusión, la música, el canto y el teatro. Sin embargo, el reclamo de mi alma no cesaba: eres una artista… eres una artista… ERES UNA ARTISTA…

¿Sabes? Cuando el alma clama desde tu interior y la escuchas, cada vez clama con más fuerza hasta que el clamor inunda todo tu ser. Si dejas de escucharla, si entierras tu interior para seguir lo que el exterior te dice que está bien, dejarás de escucharla… Se irá secando poco a poco. El riego para tu alma es el entusiasmo, el gozo, el hacer enamorado, y esto hace que ella crezca se haga frondosa, sana y bella. Así te proporcionará nuevos frutos, nuevos sueños y, sobre todo, mucha energía que alimentará tu gusto amoroso por hacer.

Cómo hablar con las niñas pequeñas

La mayoría de las veces no somos conscientes de la complicidad que desarrollamos con un mundo consumista que promueve la esclavitud de los seres, especialmente de las mujeres, partiendo de las niñas. No reflexionamos lo suficiente acerca de los juguetes que vamos a regalar a nuestras hijas e hijos o a los hijos e hijas de nuestros amigos. Y menos los tenemos en cuenta cuando circulan en medio de una reunión de adultos. Lo que sucede, salvo excepciones, es que los niños son invisibles y si es posible hay un deseo no expresado de que desaparezcan cuanto antes. Es raro que se los integre a la reunión, cosa que muchas veces no tiene ningún sentido. Y es raro que las personas mayores hagan preguntas que tengan algún interés verdadero en saber algo de esos niños -salvo excepciones, que las hay, por supuesto-. Por eso hemos traído este artículo que Regina captó en Uruguay y que creemos aporta un granito de reflexión acerca de qué tipo de conversaciones hacen bien a las niñas y jóvenes. Una propuesta de cambio de actitud en lo pequeño, tan necesaria.

17 de agosto 2013
publicado en The Huffington Post el 22 de junio de 2011 por Lisa Bloom, autora de
‘Think: Straight Talk for Women to Stay Smart in a Dumbed Down World’
Piensa: Hablar claro para que las mujeres sigan siendo inteligentes en un mundo idiotizado
traducción Regina de Uruguay  

Fui a una cena de cumpleaños en la casa de un amigo el fin de semana pasado, y conocí a su hija de 5 años. La pequeña Maya tiene el pelo rizado, castaño, ojos oscuros que parecen los de un ciervo, y estaba adorable en su brillante camisón rosado. Hubiera querido gritar: ¡Maya, eres tan linda!¡ Mírate! Gira y desfila ese hermoso camisón, preciosa! Pero no lo hice. Como siempre me muerdo la lengua cuando conozco niñas pequeñas, restringiéndome a mí misma de mi primer impulso, que es decirle cuán lindas/ hermosas/ bellas/ bien vestidas/ bien arregladas/ bien peinadas están. ¿Qué hay de malo en eso? En nuestra cultura es una forma estándar de quebrar el hielo con las niñitas, ¿no? ¿Y no les estamos haciendo un cumplido sincero para aumentar su autoestima? Porque son tan queribles es que quiero estallar cuando las conozco, honestamente.

tomado de la red

tomado de la red

Piensa en esto por un momento

Esta semana ABC News reportó que cerca de la mitad de todas las niñas de tres a seis años están preocupadas acerca de estar gordas. En mi libro: Think: Straight Talk for Women to Stay Smart in a Dumbed-Down World, revelo que de 15 a 18 % de las niñas menores de 12 años usan rimmel, delineador y lápiz labial regularmente; crecen los desórdenes alimenticios y baja la autoestima; y 25% de las mujeres jóvenes norteamericanas preferirían ganar America’s Next Top Model que el Premio Nobel. Incluso jóvenes brillantes, exitosas estudiantes dicen que preferirían ser sexys antes que listas. Una madre de Miami falleció de una cirugía estética, dejando dos adolescentes. Esto continúa sucediendo, y me parte el corazón. Mostrarle a las niñas que su apariencia es lo primero que notas les dice que la forma en que lucen es más importante que cualquier otra cosa. Esto las predispone a ponerse a dieta a los cinco y  a ponerse base de maquillaje a los 11 y tetas a los 17 y botox a los 23. Como el imperativo cultural de que las chicas estén sexys 24/7 es la nueva normalidad, las mujeres norteamericanas se han vuelto cada vez más infelices. ¿Qué está faltando? Una vida de sentido, una vida de ideas y de lectura de libros y de ser valoradas por nuestros pensamientos y logros. Es por eso que me fuerzo a mí misma a hablar con las niñas pequeñas como sigue.

“Maya”, le dije, bajando hasta su altura, mirándola a los ojos, “encantada de conocerte”.

“Encantada de conocerte también”, dijo, en esa entrenada, educada voz de hablar-a-los-adultos.

“Ey, ¿qué estás leyendo?” le pregunté, con un parpadeo de ojos. Me encantan los libros. Me enloquecen. Dejé que eso se notara.

Sus ojos se agrandaron, y la practicada, bien educada expresión facial dio paso a una excitación genuina acerca del tema. Hizo una pausa, pensó, un poco tímida frente a mí, una extraña.

“Me ENCANTAN los libros”, dije. “¿Y a tí?”

A la mayoría de los niños les gustan.

“Sí”, dijo.” ¡Y ahora los puedo leer yo sola!”

“¡Uau, asombroso!” dije. Y lo es, para alguien de 5 años. Bien por tí, Maya.

“¿Cuál es tu libro favorito?” le pregunté.

“¡Lo voy a buscar! ¿Te lo puedo leer?”

Purplicious fue lo que Maya trajo y era nuevo para mí. Maya se acurrucó junto a mí en el sofá y orgullosa leyó en voz alta cada palabra, acerca de nuestra heroína que ama el rosa pero es atormentada por un grupo de niñas en la escuela que sólo usan negro. Era sobre niñas y sobre lo que usaban, y cómo sus elecciones de vestimenta definían sus identidades. Pero cuando Maya terminó la última página, llevé la conversación a los asuntos más profundos del libro: niñas y presión de los pares y no dejarse llevar por el grupo. Le conté que mi color favorito es el verde, porque amo la naturaleza, y ella también estuvo de acuerdo con eso.

de la red

de la red

En ningún momento hablamos sobre ropa o pelo o cuerpos o quién era linda. Es sorprendente lo duro que es permanecer apartado de esos temas con las niñitas, pero soy testaruda. Le dije que había escrito hace poco un libro, y que esperaba que ella también escribiera uno un día. Maya quedó alucinada con la idea. Las dos nos pusimos tristes cuando se tuvo que ir a dormir, pero le dije que la próxima vez elegiríamos otro libro y que lo leeríamos y hablaríamos sobre él. Ups. Eso la dejó demasiado excitada como para dormirse, y bajó de su cuarto varias veces.

Entonces, esta es una manera de realizar una diminuta oposición a una cultura que envía todos los mensajes incorrectos a nuestras niñas. Un diminuto empujoncito hacia la valoración de los cerebros femeninos. Un breve momento de modelar intencionadamente el rol. ¿Mis escasos minutos con Maya cambian nuestra multibillonaria industria de la belleza, de los reality shows que degradan a las mujeres, nuestra cultura maníaca de las celebridades? No. Pero cambió la perspectiva de Maya al menos durante esa noche. Intenten eso la próxima vez que conozcan a una niñita. Quizás se muestre sorprendida o insegura al comienzo, porque pocos le preguntan su opinión, pero sean pacientes y perseveren. Pregúntenle qué está leyendo. Qué le gusta y qué no le gusta, y por qué. No hay respuestas incorrectas. Simplemente estarán generando una conversación inteligente que respeta su cerebro. Con las niñas un poco más grandes, pregúntenles acerca de hechos de la vida cotidiana: polución, guerras, los recortes presupuestales de la escuela. ¿Qué le molesta allí afuera en el mundo? ¿Cómo lo arreglaría si tuviera una varita mágica? Es posible que reciban respuestas intrigantes. Cuéntenles sus ideas y realizaciones y sus libros favoritos. Sean para ellas el modelo de lo que dice y hace una mujer que piensa. Y háganme conocer las respuestas que obtienen en www.Twitter.com/lisabloom  y  Facebook. Así se cambia el mundo. De a una niña a la vez.

Por más tips sobre cómo mantenerse inteligente, tú misma y tu hija, puedes leer mi nuevo libro: Think: Straight Talk for Women to Stay Smart in a Dumbed-Down World, http://www.Think.tv.

Ya no grito… amo más

meninomaluquinho

Menino Maluquinho de Ziraldo

Comenzamos la página HIJOS con la intención de colaborar a liberarnos comunitariamente de “la plaga del grito”. A nadie le gusta que le griten, entonces, ¿por qué gritamos? Y, sobre todo, ¿por qué gritamos a los niños o a las personas mayores o a las más débiles? ¿Se nos acaba la paciencia pronto o sentimos que cada vez tenemos menos paciencia? Debería ser al revés, con los años deberíamos hacernos más pacientes, genéricamente hablando. Cuando acaba la paciencia, suele aparecer el grito y éste, muchas veces nos hace sentir mal. Si a nadie le gusta que le griten, a nadie le gusta escucharse gritando, y menos, verse con cara de enfadada, o sentirse un amargado o amargada. ¿Es posible dejar de gritar? Es posible. ¿Es posible enfadarse menos? Es posible.

Compartimos la iniciativa de esta madre norteamericana con cuatro hijos que ha creado el proyecto “The orange rhino challenge”, El reto del rinoceronte naranja, y que está resonando en otras partes del planeta. Su propuesta es tanto para mujeres como para hombres. Creemos que es bueno leerla con atención… y humor.

¿Quieres dejar de gritar a tus hijos? Únete a nuestro desafío

Blog De mamas & de papas, El País. Cecilia Jan, 07 de agosto de 2013

 Mi amiga Eva es una madre excelente. Entre otras cualidades, tiene una paciencia que parece infinita, que une a un gran sentido del humor a la hora de explicarle a su hijo, de casi seis años (la misma edad que mi hijo mayor) por qué no debe hacer esto, o por qué debe hacer lo otro, con el resultado de que el niño parece que razona, también con humor, y se queda con la copla. Eva también resiste con tranquilidad envidiable accidentes caseros de esos que al resto de los padres nos suelen crispar bastante, tipo bebidas derramadas, comida fuera del plato, agua salpicada por la casa; o el ritmo a veces tan cansino de los niños de esta edad, aunque creo que esto tiene más bien que ver con que ella también es de natural pausado…

En fin, mi amiga Eva es la madre que yo creía que sería cuando aún no sabía lo que era ser madre. Una madre paciente, con buen humor, que no se preocupara por naderías, capaz de crear un clima de diálogo con mis hijos y de pasar horas jugando o haciendo manualidades con ellos… Pero la realidad me ha puesto en mi sitio, y me ha descubierto que pese a que quiero ser así, la mayoría de las veces no me sale ser así: me enfado cuando a los niños se les caen las cosas, aunque yo soy bastante pato y tiro vasos, me mancho al comer y rompo cosas. Me enfado cuando tardan en hacer lo que les digo. Me enfado de tener que repetirles todo hasta la extenuación. Me enfado de que me pidan cosas sin parar. Me enfado cuando gritan. Me enfado cuando se pelean. Me enfado cuando no saben gestionar sus frustraciones y ellos también se enfadan. Resumiendo, me enfado cuando son niños, lo que es muy habitual ya que son tres y son, desde luego, muy muy niños (casi seis, cuatro y dos años).

Snoopy-02

Lucy de Charlie Brown, Schulz

Y a veces no solo me enfado. A veces grito. A veces me convierto en mi vecina Alfonsa, a la que cuando yo era niña oía cómo gritaba a sus tres hijos a través del descansillo. No llego al punto de la Manoli, una antigua vecina de Eduardo que, en la vanguardia de la pedagogía, gritaba a sus hijos “Como te pille te voy a chocar contra la pared!!!!”, pero hay días que debo de parecer una verdadera loca a mis propios vecinos y lo que es peor, a mis propios hijos. Y no me gusta. No me gusto. Pero no consigo evitarlo.

Y a esto le doy vueltas de forma recurrente, cuando me entero de la existencia, a través de una recomendación en Facebook, de una cosa llamada “The orange rhino challenge”, es decir, el desafío del rinoceronte naranja. En resumen, se trata de la web creada por una madre estadounidense con cuatro hijos de edades similares a los míos, que se planteó como reto estar 365 días del tirón sin gritarles!

Se lo planteó muy en serio cuando un día se dio cuenta de que conseguía controlarse y no gritar delante de desconocidos por el qué dirán, mientras que sí gritaba a sus hijos, que al fin y al cabo eran su público más preciado y cuya opinión sobre ella era la que más le importaba.

Su desafío, que empezó en enero de 2012, tiene como lema “gritar menos, amar más“. Os resumo los puntos principales:

decada30

Quino

1. Reconocer la necesidad de cambiar y planteártelo seriamente, como una prioridad en tu vida.

2. Fijar un objetivo claro -que no tiene por qué ser un año- puede ser una semana, todas las horas del baño durante 10 días, un mes, etcétera.

3. Hacerlo público a familiares y amigos, para que nos sintamos más obligados a cumplir.

4. Crear una red de apoyo, tanto entre familiares y conocidos como virtualmente, a través de su propia página de Facebook. La pareja o un amigo al que poder mandar un mensaje o llamar cuando estemos a punto de perder el control, una comunidad con el mismo objetivo para apoyarnos y compartir avances, e incluso los propios niños, que nos tienen que avisar cuando vean que estamos a punto de reventar.

5. Identificar las situaciones en las que solemos gritar, para evitar las que se pueden, fácilmente (por ejemplo, dejar preparado el desayuno si sabemos que las prisas por la mañana nos ponen nerviosos), además de crearnos un estado de alerta mental que nos ayude a controlarnos más. Para ello, propone anotar durante unos días en un formulario cuándo hemos gritado y los detalles de la situación.

6. Practicar lentamente. La autora reconoce que los primeros días gritaba en mil sitios (armarios, cuartos de baño, dentro de jarrones, zapatos, etc) con tal de no hacerlo delante de sus hijos. Después pasó a aprender a apartarse y a no decirles palabras hirientes, sino a sustituirlas por simples ruidos, como rugidos tipo ahrggggggg, hasta que al cabo de unos días consiguió controlar el impulso de gritar.

Aquí tiene otro lema:

“No puedo controlar siempre las acciones de mis hijos, pero PUEDO controlar siempre mi reacción”.

basta-mafalda

Mafalda, Quino

La página está en inglés, y contiene muchos consejos útiles, como 100 alternativas a gritar a tus hijos, lo que ha aprendido después de los primeros 365 días sin gritar (ella ya va por el segundo año), 12 pasos para empezar, y su propia experiencia de este último año y medio contada en forma de blog anónimo (se puso como alias Rinoceronte naranja porque es un color que le evoca energía y determinación, y el animal es fuerte, tenaz y en apariencia pacífico, aunque con un comportamiento agresivo si es provocado).

Si estáis en la misma situación que yo, gritáis, perdéis los nervios con frecuencia, tenéis la sensación de que a veces la crianza se hace cuesta arriba y en vez de depararos días de felicidad consiste en días de malhumor y agobio; si luego os sentís fatal, culpables, tristes, decepcionados, pero al día siguiente no conseguís evitar caer de nuevo, os recomiendo que le echéis un vistazo a la web.

Así que he aceptado el desafío, y el viernes pasado empecé, con el objetivo de un mes. Aunque hoy tengo que volver a empezar a contar porque… ups, sorpresa, he vuelto a gritar.

 Testimonio de la mamá creadora de “The orange rhino challenge”

Alguien me preguntaba qué había aprendido, al cumplir 365 días, al dejar de gritar a mis 4 hombrecitos. Me quedé pensando y me di cuenta que aprendí muchísimo más de lo que pueda escribir en esta página.

1. Gritarles no es lo único que he dejado de hacer por un año (399 días para ser exacta), tampoco me he ido a dormir con el estómago retorcido, sintiéndome la peor mamá del planeta, no he tenido que vociferarle a mi marido que grite y grite todo el día. No he tenido que escuchar que alguno de los niños me diga que soy la peor mami del mundo y que ya no me quiere.

¡Si, he aprendido que tiene sus ventajas no gritar!

2. Mis niños son mi auditorio más importante Cuando decidí no volver a gritarles, me di cuenta que no grito en presencia de extraños porque quiero que crean que soy una mamá cariñosa y paciente. La verdad es que yo era así, era muy rara la ocasión en que no les gritaba al estar solos cuando no había un auditorio que me juzgara. Aprendí que mis hijos siempre me están observando, son mi auditorio y son el auditorio que más importa. Quiero mostrarles lo amable y paciente que puedo ser. Quiero que me juzguen como la mejor mamá que podrían desear. Este pensamiento lo tengo presente cuando las cosas se ponen difíciles.

3. Los niños son niños; pero no solo niños, también son personas Igual que yo tienen buenos días y malos días. Algunos días son encantadores y obedientes; otros son huraños y difíciles. A veces son gritones y rebeldes. Tengo que revisar mis expectativas y recordar que son pequeños, que están creciendo, que están aprendiendo, que no saben todavía como resolver que se levantaron de la cama con el pie izquierdo. Cuando se equivocan, mis gritos no van a corregir el error, y como a mí no me gusta que me griten, a ellos tampoco.

stickers-calados-decals-de-snoopy-charlie-brown-peanuts10479607_3_201027_21_4_38

Linus, de Schulz

4. No puedo controlar siempre sus acciones, pero si puedo controlar mis reacciones Yo puedo tratar de seguir todas las sugerencias del manual de manejo experto de niños excelentes pero no van a funcionar siempre, algunas veces ellos no harán lo que yo quiero y quiero gritarles ¡Recoge tus juguetes! Cuando estamos en ese plan necesito retirarme de la habitación por un segundo, tranquilizarme y buscar un nuevo argumento. Salirme, respirar profundo pueda que resuelva la recogida más pronto.

5. Gritar no funciona. Ha habido innumerables ocasiones que he querido abandonar mi reto, incluso he pensado que gritando sería más fácil que salir de la habitación y buscar alternativas a los gritos, pero he aprendido que no funciona, que solo provoca una espiral fuera de control que hace difícil que aprendan lo que quiero enseñarles como personas. Una mezcla de órdenes intimidantes a gritos, solo los hará llorar.

6. Momentos increíbles suceden cuando no gritas. Una noche ya tarde, escuche pasitos por la escalera. Aunque me enojó ser interrumpida en mi tiempo libre, me levante a regresar al pequeño a su cama. Cuando lo estaba tapando me dijo, “Mami, ¿si yo voy al cielo primero que tú, me seguirás queriendo? Porque si tú te vas primero, yo si te seguiré queriendo. De hecho, yo siempre te querré”. De haberle gritado que regresará a su cama, nunca hubiéramos tenido es conversación tan importante.

7. No gritar es un reto enorme, pero se puede lograr. No puedo decir que no gritar sea fácil y factible, pero ser creativas con las alternativas ciertamente lo ha hecho posible. Me siento muchas veces como una tonta, usando servilletas naranja para recordar mi meta, o tener pegotes en los espejos o cuadros de la casa, etc. que me mantengan en línea. “Cuando menos” son dos palabras que uso para mí constantemente: “El desaguisado no fue peor, fue accidental y está ayudando a componerlo”.

8. Muchas veces el problema soy yo, no mis hijos. Decir “No eres tú, soy yo”, suena muy incómodo cuando estás aprendiendo a no gritar. Me he dado cuenta rápidamente que muy seguido quería gritar porque había tenido un pleito con mi marido, estaba agotada por mi trabajo, estaba cansada o era “esa fecha del mes”. También aprendí que verbalizar conmigo misma esas situaciones hacían que me diera cuenta que los niños no tenían nada que ver y bajara el tono.

9. Atenderme a mí me ayuda a no gritar. Generalmente soy buena cuidando a los demás, pero no lo era tanto cuidándome a mí. Una vez me di cuenta de que tener sobrepeso, estar alejada de mis amigas y estar cansada, eran gatillos para mis gritos. Empecé a cuidarme, priorizando mis horas de sueño, la dieta, el ejercicio, llamar cuando menos a una amiga cada día y lo más importante decirme a mí misma que “vale no ser perfecta”. Cuidarme me ayuda a no gritar, a estar más contenta, más relajada y cariñosa. Manejo las situaciones estresantes con mayor pericia y bondad, y me comunico más amablemente con mi marido y los demás.

10. Es maravilloso no gritar Ahora que dejé de gritar, no solo me siento más feliz y calmada sino más ligera. Me voy a dormir sin culpa, despierto con la confianza de que puedo ser una mamá comprensiva de sus niños, de mis necesidades, de cómo ser más amable y paciente. Estoy segura que mis niños son más felices y tranquilos. Todos quisieran leer que son no solo felices sino, además, muy educados, pues no. Siguen siendo niños traviesos con berrinches, a lo mejor más cortos o que se evitan parcialmente. Olvídense de niños perfectos, ahora que actúo razonablemente, mis niños son más amorosos conmigo y esto no solo se siente maravilloso sino fenomenal.

menino-maluquinho

Menino Maluquinho, de Ziraldo

7 pensamientos en “Hijos

  1. Good day! Would you mind if I share your blog with my twitter group? There’s a lot of people that I think would really appreciate your content. Please let me know. Cheers

    Me gusta

  2. Wow… qué bonito mensaje, que bella forma de expresar ternura y posibilidades…Gracias por tu hacer generoso, que nos empapa de frescura, y sostiene al niño de todos y cada uno, en la amorosa estancia de cada día! un abrazón

    Me gusta

  3. Lo que puedo expresar es gratitud ! Me sumo a la sugerencia de una pagina en español ” Yo no grito, amo mas ” ! Encantada de conocerlas !

    Me gusta

  4. GRACIASSSS!!! Sobre todo este último mes ha sido agónico y me sentía extraterrestre por pensar en que pueda existir una educación sin gritos cuando todo a tu alrededor te empuja a ello. Vamos a montar en este tren y a ver qué nos depara el viaje. Muchos besos.

    Me gusta

    • Querida Maitane, te propongo que abras una página comunitaria en facebook que se llame “Ya no grito, amo más”, te apoyamos como asociación y convocamos a diversas madres y padres a apoyarse mutuamente en ese emprendimiento. ¿te gusta?

      Me gusta

  5. Mil gracias!!!!!!!!!!!!!!1Excelente artículo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s