El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

SEXUALIDAD

VIENTRE DE MUJER

Un aporte de Pablo Caravia Baratta, Uruguay

Nuestras compañeras de Perú nos comentaron esta castración masiva realizada durante el gobierno de Fujimori. En 2009 se hizo este documental que ha tenido muy poca difusión en las redes. Pablo ha compartido con nosotras esta breve pero impactante selección del mismo. Sólo dura 3  minutos pero es contundente la denuncia. La política de control de la natalidad se está realizando en todo el planeta y en los sitios más pobres, donde la ignorancia da rienda suelta a miedo y el miedo permite que los sistemas de poder, véase los estados, controlen y decidan sobre la vida misma. Denunciarlo, compartirlo, difundirlo es el mínimo compromiso solidario con la vida humana. No se necesitan cirugías masivas, se necesita educación, formación y evolución. Otro aspecto de la violencia que ejerce el sistema patriarcal todopoderoso contra los más débiles.

information.tv5monde.com

TU CEREBRO EN LOS ORGASMOS

1.4.2015 Sdpnoticias

Un grupo de científicos analizó el cerebro humano al momento de alcanzar el clímax sexual, con sorprendentes resultados.  Los científicos Barry Komisaruk y Julia Heiman analizaron a un grupo de personas con un sistema de Imágenes de Resonancia Magnética en el momento justo de alcanzar el orgasmo.

El propósito de dicho estudio, que fue realizado en un grupo reducido de personas, es el de eventualmente poder ayudar a las personas que tienen problemas para alcanzar el clímax. Sin embargo, la investigación arrojó otros importantes datos sobre esta reacción humana que hasta el momento sigue teniendo aspectos desconocidos.

Los orgasmos de ambos sexos (los cuales son más similares de lo que podría creerse) prácticamente se “adueñan” del cerebro humano. Los investigadores encontraron que además de las zonas que regulan el sentido del tacto, el orgasmo también activa partes del cerebro como el hipotálamo y la corteza prefrontal, encargadas del movimiento y del juicio de las personas.

El clímax sexual, encontraron los investigadores, también actúa como analgésico, incrementando la tolerancia al dolor hasta en un 50% en el caso de las mujeres que se masturban. Esto podría, incluso, explicar cómo las mujeres pueden soportar los dolores de parto tan intensos, explicaron los científicos.

Por último la culminación del sexo también podría afectar los sistemas que regulan el miedo y el control de impulsos en el cerebro, ya que además de la corteza cerebral, el orgasmo también influye en la amígdala, una zona del cerebro que es “crucial” para nuestra percepción del miedo.

PREJUICIOS: MUTANDO LA VIOLENCIA

¿Es bueno masturbarse?

filmaffinity

Es tiempo de que el cine porno ¡cambie!

Erika Lust

Compartimos la charla TED-Vienna subida a la red en diciembre de 2014 y subtitulada por UPSOCL en el afán de polemizar acerca del fenómeno de la pornografía que, con una fuerte carga denigrante para la mujer, es un fenómeno endémico actualmente en el mundo, comenzando a ser un problema real en los niños.

Erika Lust estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Lund y se especializó en Derechos Humanos y Feminismo. En esta época tuvo su primer encuentro con la obra de Linda Williams, concretamente su ensayo de 1989 Hard Core: Power, Pleasure, and the Frenzy of the Visible, que influiría fuertemente en su discurso como cineasta. Después de su graduación, en el año 2000, se trasladó a Barcelona. Tras haber trabajado en diferentes proyectos audiovisuales, fundó su propia compañía: la productora Lust Films, especializada en el género de cine pornográfico feminista. Lust Films sigue activa con Erika como directora creativa, guionista, directora y productora. Asimismo, trabaja en distintos proyectos editoriales tanto de ensayo como de ficción.

Su primer trabajo, dirigido, escrito y producido por ella misma, fue el cortometraje The Good Girl, realizado en 2004, antes de fundar su propia compañía de producción, Lust Films. Este cortometraje poco después se integró en el largometraje Cinco historias para ellas, una antología de cinco historias porno, que fue galardonada con varios premios internacionales: mejor guion en el Festival Internacional de Cine de 2007 en Barcelona (FICEB Award), el Venus-Eroticline-Award 2007 en Berlín, así como el premio a la mejor película del año, en los Feminist Porn Awards en Toronto (2008). La película también fue mencionada honorablemente en el CineKink festival en Nueva York (2008). En 2008 rodó la película experimental Barcelona Sex Project, que fue premiada en el festival Venus de Berlín (2008), y se proyectó en el CineKink en Nueva York (2009) y X-Rated en Ámsterdam (2009). En 2010, realizó Life Love Lust, y en la misma época rodó los cortometrajes experimentales Las Esposas (2009) y Love me like you hate me (2010), que tocan de una manera original el fetichismo y BDSM. En 2011 rodó Cabaret Desire, su película más premiada hasta la fecha.

Las películas de Erika Lust se caracterizan por una factura muy cuidada y unos estándares de producción inusuales en el cine para adultos. Erika Lust considera que el cine pornográfico puede ser un instrumento educativo además de placentero, y que puede ayudarnos a conocer mejor nuestra sexualidad para vivirla más libre y naturalmente. Además de rodar sus propias películas, Erika es directora de un cine erótico online, donde se exhiben películas de otros autores de la nueva ola del cine explícito; también mantiene un blog y una tienda online, ambos centrados en el punto de vista femenino de la sexualidad.

Actualmente, en lo que supone una expansión de las fronteras del cine adulto, se encuentra inmersa en el primer proyecto de cine erótico creado colectivamente, a través de la plataforma xconfessions.com. Cada mes se estrenan dos cortometrajes dirigidos por Erika y basados en las confesiones anónimas recibidas en la página. Ya se han publicado las dos primeras compilaciones de cortos: XConfessions vol. 1 (2013) y XConfessions vol. 2 (2014).

Su libro Porno para mujeres fue publicado en 2009 por Melusina, ha sido traducido a 8 idiomas en todo el mundo, sigue siendo una de las obras de referencia sobre el tema. En 2013 publicó un divertido manual práctico titulado “Cómo rodar porno” que ya ha sido traducido a inglés y recientemente al polaco gracias a una campaña de crowdfunding impulsada por sus seguidores en el país.

LA HISTORIA MACHISTA

de los Métodos Anticonceptivos

Artículo de Órbita Diversa, por Daniel Curbelo @Danmarcur

La píldora anticonceptiva oral combinada, ese fármaco hormonal destinado a inhibir la fertilidad femenina tras una relación sexual con riesgo de embarazo, es en realidad otra muestra más de cómo el machismo está presente en todos los ámbitos, incluída la medicina. La invención de esta diminuta pastilla es atribuida al químico mexicano Luis Ernesto Miramontes, quien, en octubre de 1951, sintetizó el compuesto activo básico de los primeros anticonceptivos orales: la noretisterona. El uso frecuente de este derivado del esterano conlleva una larga lista de riesgos para la salud: aumento de la hipertensión y del tromboembolismo, la formación de cálculos biliares, hemorragias uterinas/vaginales, mareos y náuseas e incluso estados depresivos. Todos estos “efectos adversos” están recogidos en los prospectos incluidos en la empaquetación de dichos fármacos.

Al fin y al cabo son hormonas que ingerimos cada 24 horas durante períodos de 28 días aproximadamente, tal y como aconsejan quienes las recetan. Actualmente, más de 100 millones de mujeres, de las cuales 12 millones son estadounidenses, toman este método anticonceptivo tan nefasto para la salud. El uso de los anticonceptivos varía según el país, la educación y la edad, pero el público siempre es el mismo. ¿Por qué?

¿No existen píldoras para hombres? Al parecer, sí. El año pasado llegó hasta nuestros oídos la noticia de que un grupo de científicos australianos había desarrollado supuestamente una píldora anticonceptiva que bloquea el transporte de espermatozoides durante el coito sin afectar a su fertilidad. Uno de sus creadores, Sab Ventura, afirmó que este método podría comercializarse dentro de diez años. Pero, ¿sería exitoso el uso de esta píldora entre los hombres?

Personalmente, creo que es improbable (o mejor dicho, imposible) en esta sociedad ultra-machista y patriarcal, que ha elevado la eyaculación masculina a la categoría “eso es lo que te hace un verdadero hombre”. Por eso se investigó desde un principio los métodos anticonceptivos para mujeres, algo que también ha servido como excusa para quienes prefieren penetrar sin preservativo.

Muchos dirán “la vasectomía es para hombres”, y así es, aunque la práctica de esta operación quirúrgica no es muy habitual, por no decir casi nula. Por cada 12 mujeres, un hombre se practica una cirugía de anticoncepción. Sin embargo, la ligadura de trompas es el método anticonceptivo que más se usa en el mundo: sorprendentemente, más de 150 millones de mujeres ya se han esterilizado.

Curiosamente, cada día vemos por los medios de comunicación anuncios destinados a hombres de más de cuarenta años preocupados por la disfunción erectil, por no hablar de la estimulante “pastillita azul” que consigue levantarte el ánimo y consolidar la reputada virilidad.

Con todo esto no estoy defendiendo aquella idea que nos inculcaron nuestros padres y abuelos de que cada relación conllevaba sí o sí ser madre. El embarazo ha de ser siempre una opción, no una obligación. Tampoco, y mucho menos, defiendo la enfermiza abstinencia sexual. Lo que sí pretendo es sensibilizar a toda persona que lea este artículo en el que he detallado y argumentado lo que, desde mi punto de vista, es algo a tener muy en cuenta: métodos anticonceptivos para ellas, afrodisíacos para ellos.

HYSTERICAL LITERATURE

Stormy

Literatura histérica: una serie videoarte viral que explora el dualismo mente / cuerpo, el retrato de distracción, y el contraste entre la cultura y la sexualidad. Visto más de 30 millones de veces en 200 países. Esta es una entrevista realizada al fotógrafo Clayton Cubitt.

http://www.openthemagazine.com

Entrevista de Sonali Kokra, escritora de origen indio, 8 June 2013

-¿Cuál fue la idea detrás de Hysterical Literature?

Me pregunté a mí mismo, ‘¿Qué pasa si las mujeres podrían, de alguna manera, tener una conversación con ellas mismas? “Pensé que la mejor manera de hacerlo sería que leyeran un pasaje de su libro favorito. Esto permitiría la libre expresión. La sociedad en que vivimos tiende a querer ver el arte y el sexo a través de diferentes lentes. Hysterical Literatura fue mi intento de mezclar los dos conceptos. Así que puse el arte en la mesa y el sexo en virtud del mismo.

– ¿Pero por qué sólo sexo? Hay muchas otras maneras de expresarse sin reservas …

El sexo es uno de los impulsos humanos más básicos, y uno de los más poderosos. Pero a pesar de ser tan básico a la naturaleza humana como comer o dormir, a menudo se restringe, estigmatizado o considerado tabú. El placer femenino, en particular, ha sufrido estigmatización a lo largo de la historia. De hecho, el título del proyecto se deriva de este estigma histórico malentendido de placer femenino que se llamaba ‘histeria’. Las mujeres fueron enviadas al médico para ‘tratamiento’ con dispositivos médicos incluyendo los primeros vibradores.

– ¿Cómo escoge usted sus temas?

Una vez que las piezas se hicieron populares, empecé a recibir solicitudes de voluntarias. Sólo he filmado a las mujeres que son inteligentes y fuertes. Se necesita valor para participar en un proyecto tan vulnerable con un público tan grande. Me siento honrado por la valentía y la confianza de estas mujeres.

-¿Alguien se negó a ser parte del proyecto?

Stoya es actriz de porno

Varios participantes de alto perfil no han podido participar debido a las preocupaciones acerca de ser estigmatizados en sus carreras, a pesar de simpatizar con el trabajo y el deseo de estar en él. Es triste que esto todavía suceda en el día y la época actual, especialmente teniendo en cuenta el origen del título del proyecto. Parece que los tabúes antiguos todavía están vigentes.

¿Cuánto de lo que iba a suceder era conocido por las mujeres?

Ellas sabían todo, y eran colaboradoras por completo en el proceso. Eligieron qué leer, cómo vestirse, cómo hacer su maquillaje y disponer su cabello. Lo único que no sabían era cómo iban a reaccionar una vez que empezáramos. Filmamos una sola toma de forma continua.

-¿Notaste algún cambio significativo en los sujetos después de disparar sus sesiones?

La mayoría de los sujetos se sorprendieron de lo poco que recordaban de la lectura real. Sentían como si hubieran entrado en un trance. La lectura se sentía como un canto religioso. Después, cuando vieron su período de sesiones, les resultó tan o más divertido que a los espectadores, porque verte a ti mismo puede ser muy impactante. Algunas de ellas han escrito relatos bastante elocuentes de su experiencia en el proyecto. Una vez que las sesiones fueron publicadas en línea, los sujetos fueron a menudo sorprendidos por el número de personas que eran fans del proyecto y los reconoció en la calle. Supongo que la Internet les convirtió en una especie de celebridades micro.

-¿Hubo temor de que el proyecto se entendiera mal, como un ejercicio de voyeurismo o exhibicionismo?

Ah, no. Yo sabía que muchas personas entenderían el proyecto y muchos no lo harían. Mi papel como artista era hacerlo y dejar a los espectadores sentir y opinar por sí mismos … Yo no tengo ninguna objeción a que el proyecto sea etiquetado de voyeurismo o exhibicionismo. Se etiqueta todo el arte que involucra la gente hace.

-¿Qué sucede a continuación con este proyecto?

Todavía estoy filmando sesiones, y es un proyecto en curso. Está a punto de entrar en una fase más grande que es más grande que mis propias sesiones originales. Estoy construyendo un sitio web dedicado a las sesiones, los ensayos escritos sobre el tema, y el arte hecho por fans. Parte de esto también incluirá sesiones rodadas en otros idiomas aparte del Inglés, en países distintos de los EE.UU.. Espero tener esta fase lista para el lanzamiento en junio.

-¿Está usted preocupado acerca de cómo este proyecto podría ser recibido en culturas conservadoras?

Solé

En realidad no. La mayoría de las culturas no son monolíticamente conservadora o liberales. Así que espero que ayude a las personas con visión de futuro, con la esperanza de abrir las culturas más conservadoras a las ideas de la igualdad entre los géneros, y para poner fin a la vergüenza de la sexualidad. Si las piezas pueden ser un punto de partida para el debate entretenido, estoy feliz.

Comentario de la periodista
Clayton no estaba exagerando cuando dijo que algunos de sus seguidores había escrito piezas de blogs elocuentes sobre su experiencia.

Sonali Kokra

Mientras escribo, estoy impresionada por la valentía de estas mujeres. Estar de acuerdo en dejar que los extraños, amigos, y aún peor, la familia, sean testigos de su más íntima vulnerabilidad no puede ser una decisión fácil. Supongo que las reacciones pueden ser tan desconcertante como inesperadas.

‘Creo que las reacciones más sorprendentes fueron los de la gente de mi pasado, a los que conocía de joven” dice Danielle. ‘Tal vez ellos tenían una idea preconcebida de lo que yo era entonces, una persona muy diferente de la realidad de lo que soy ahora “.

Solé, en su cuenta, escribe: “A mis padres (que sé que van a leer esto), espero que ustedes estén tan orgullosos de mí como yo de mí misma … Oro para que los susurros de la gente de la iglesia, los conservadores, no vayan a filtrarse en su psique, y que les guste ver como yo he aprendido a amarme a mí misma… espero que si me vuelvo débil por cualquier reacción negativa del público tendré hombros en los que apoyarme …

El entorno marcado de Clayton no ofrece ningún respiro. No hay fondo, no hay sonido ambiente, ningún movimiento que no sea el tema. Las sesiones se podrían haber disparado en la sala de estar de alguien, un estudio profesional o una selva tropical brasileña. No hay manera de saberlo. No hay nada para distraer al espectador de la poderosa exploración de lo erótico que desentraña el video.

Creemos que estas mujeres han compartido un momento bello y sexual de sus vidas. Los libros que han escogido son:

Stoya (“Necrophilia Variations” by Supervert), Alicia (“Leaves of Grass” by Walt Whitman), Danielle (“Still Life With Woodpecker” by Tom Robbins), Stormy (“American Psycho” by Bret Easton Ellis), Teresa (“Sexing the Cherry” by Jeanette Winterson), Solé (“Beloved” by Toni Morrison), Amanda (“A Clockwork Orange” by Anthony Burgess). Una propuesta original y curiosa acerca de la sexualidad, la sensualidad y el erotismo femenino. La diversidad es natural…

SUECIA y LA PROSTITUCIÓN

de la red

En un mar de siglos de clichés desesperados porque ‘siempre habrá prostitución’, el éxito de un país sobresale como un faro solitario que ilumina el camino. En apenas cinco años, Suecia ha disminuido drásticamente la cifra de mujeres dedicadas a las prostitución. En las calles de la ciudad capital, Estocolmo, la cantidad de prostitutas ha sido reducida en dos tercios y la de clientes en un 80 por ciento. En otras grandes ciudades suecas, el comercio sexual en las calles casi ha desaparecido. Y en buena medida también ha ocurrido esto con los famosos burdeles y salas de masaje que proliferaron en el país en las últimas tres décadas del siglo 20, cuando la prostitución era legal.

Adicionalmente, es nula la cantidad de mujeres extranjeras que ahora están siendo traficadas a Suecia para comercio sexual. El gobierno sueco estima que en los últimos años sólo entre 200 y 400 mujeres y niñas han sido traficadas cada año hacia este país, cifras que no son tan significativas en comparación con las 15,000 a 17,000 mujeres traficadas anualmente hacia la vecina Finlandia. Ningún otro país y ningún otro experimento social siquiera se acercan a los prometedores resultados que están siendo observados en Suecia.
¿Cuál compleja fórmula ha utilizado Suecia para lograr esta proeza? Sorprendentemente, su estrategia no es en absoluto compleja. De hecho, los principios de ésta parecen tan simples y anclados con tal firmeza en el sentido común que de inmediato nos llevan a preguntar: “¿Por qué nadie intentó esto antes?”

La trascendental legislación sueca de 1999

En 1999, luego de años de investigación y estudios, Suecia aprobó una ley que: a) penaliza la compra de servicios sexuales y b) despenaliza la venta de dichos servicios. La novedosa lógica detrás de esta legislación se estipula claramente en la literatura del gobierno sobre la ley:

“En Suecia la prostitución es considerada como un aspecto de la violencia masculina contra mujeres, niñas y niños. Es reconocida oficialmente como una forma de explotación de mujeres, niñas y niños, y constituye un problema social significativo… la igualdad de género continuará siendo inalcanzable mientras los hombres compren, vendan y exploten a mujeres, niñas y niños prostituyéndoles”.
Además de la estrategia legal de dos vías, un tercer y esencial elemento de la ley sueca sobre la prostitución provee que amplios fondos para servicios sociales integrales sean dirigidos a cualquier prostituta que desee dejar esa ocupación; también provee fondos adicionales para educar al público. Siendo así, la estrategia única de Suecia trata la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres, en la cual se penaliza a los hombres que las explotan comprando servicios sexuales, se trata a las prostitutas, en su mayoría, como víctimas que requieren ayuda y se educa al público para contrarrestar el histórico sesgo masculino que por tanto tiempo ha embrutecido el pensamiento acerca de la prostitución. A fin de anclar sólidamente su visión en terreno legal firme, la ley sueca referida a la prostitución fue aprobada como parte de la legislación general de 1999 sobre la violencia contra las mujeres.

Un primer obstáculo en el camino
Es interesante observar que, a pesar de la extensa planificación que tuvo lugar en Suecia previo a la aprobación de la ley, durante los primeros dos años de vigencia de este novedoso proyecto casi no ocurrió nada. La policía efectuó muy pocos arrestos de clientes y la prostitución, que antes había sido legalizada en el país, continuó casi como si nada. Los pesimistas del mundo reaccionaron a la muy publicitada falla con un estridente recordatorio: “¿Ven? La prostitución siempre ha existido y siempre existirá”.
Pero los suecos, muy seguros del pensamiento detrás de su plan, no prestaron atención a las críticas. Rápidamente identificaron el problema y luego lo resolvieron. El punto de falla, donde los mejores esfuerzos se habían estancado, era que las fuerzas de seguridad no estaban haciendo su trabajo. Se determinó que los agentes de policía necesitaban capacitación a profundidad y orientación en lo que el público y la legislatura del país ya comprendían perfectamente. La prostitución es una forma de violencia masculina contra las mujeres. Los explotadores/compradores deben ser castigados y las víctimas/prostitutas necesitan recibir ayuda. El gobierno sueco invirtió cuantiosos fondos, de modo que policías y fiscales, desde los más altos niveles hasta los agentes que trabajaban en las calles, recibieron una intensa capacitación y el mensaje de que el país hablaba en serio. Fue entonces que Suecia empezó a ver resultados sin precedentes.
Hoy día no sólo el pueblo sueco continúa apoyando firmemente el enfoque del país a la prostitución (el 80 por ciento de la gente lo respalda, según los sondeos de opinión), sino también policía y fiscales se encuentran ahora entre sus más fuertes apoyos. Las fuerzas de seguridad de Suecia han descubierto que la ley sobre prostitución les beneficia en el manejo de todos los crímenes sexuales, en particular porque les habilita para virtualmente erradicar el elemento del crimen organizado, que es una plaga en otros países donde la prostitución ha sido legalizada o regulada.

de la red

La falla de las estrategias de legalización y/o regulación
El experimento de Suecia es un ejemplo único y solitario, en una población de tamaño significativo, de una política sobre prostitución que sí funciona. En el 2003, el gobierno de Escocia, con miras a reformar su propio enfoque a la prostitución, le encargó a la Universidad de Londres la elaboración de un análisis integral de resultados de políticas sobre prostitución en otros países. Además de revisar el programa sueco, el equipo de investigación seleccionó a Australia, Irlanda y los Países Bajos a fin de representar varias estrategias orientadas a legalizar y/o regular la prostitución. No revisó la situación en aquellos países donde la prostitución está totalmente penalizada, como es el caso en los Estados Unidos, pues el resultado de dicho enfoque es muy conocido. El mundo ya está bien familiarizado con las fallas y la futilidad del mecanismo de arrestar prostitutas y dejarlas en libertad para luego volver a arrestarlas.
Tal como lo reveló el estudio encargado a la Universidad de Londres, los resultados en los estados bajo revisión que habían legalizado o regulado la prostitución fueron tan desalentadores como la penalización tradicional, o tal vez aún más. En cada caso los resultados eran drásticamente negativos.

Según el estudio, la legalización y/o regulación de la prostitución condujeron a:
un drástico aumento en todas las facetas de la industria del sexo,
un marcado incremento en el involucramiento del crimen organizado en la industria del sexo,
un dramático aumento en la prostitución infantil,
una explosión en la cantidad de mujeres y niñas extranjeras traficadas hacia la región, así como
indicaciones de un incremento en la violencia contra las mujeres.

En el estado de Victoria, Australia, donde fue creado un sistema de prostíbulos legalizados y regulados, hubo tal explosión en la cantidad de éstos que la capacidad del sistema para regularlos fue de inmediato abrumada, y con igual rapidez esos establecimientos se convirtieron en un nido de crimen organizado, corrupción y crímenes relacionados. Además, las encuestas de las prostitutas que trabajan bajo sistemas de legalización y regulación revelan que ellas mismas continúan sintiéndose coaccionadas, forzadas e inseguras en este negocio.

Una encuesta de prostitutas legales bajo la política de legalización en los Países Bajos muestra que el 79 por ciento de ellas dice querer salir de la industria del sexo. Y aunque cada uno de los programas de legalización/regulación prometieron ayuda para aquéllas que deseaban abandonar la prostitución, esa ayuda jamás se concretó en ningún grado significativo. En contraste, el gobierno sueco sí cumplió con proveer amplios fondos para servicios sociales destinados a ayudar a prostitutas que querían salir de la industria. El 60 por ciento de las trabajadoras sexuales en Suecia aprovechó los bien financiados programas y tuvo éxito en abandonar el comercio sexual.*

* El informe íntegro del gobierno de Escocia acerca de políticas sobre prostitución puede ser leído en www.scottish.parliament.uk

de la red

Entonces, ¿por qué nadie intentó esto antes?
Con el éxito de Suecia alumbrando el camino con tal claridad, ¿por qué otros países no están adoptando rápidamente ese plan? En realidad, algunos sí lo están haciendo. Tanto Finlandia como Noruega están a punto de seguir esos pasos. Y si Escocia escucha los consejos de su propio estudio, también irá en esa dirección. Pero la respuesta a la pregunta de por qué otros países no están apurándose a adoptar el plan de Suecia probablemente sea la misma que respondería por qué los gobiernos no han probado antes la solución sueca.
Considerar a las prostitutas como víctimas de coerción y violencia por parte de hombres requiere que un gobierno primero pase de ver la prostitución desde la óptica masculina a verla desde los ojos de las mujeres. Y los países, en su mayoría si no es que prácticamente todos, continúan viendo la prostitución y cualquier otro asunto desde una óptica predominantemente masculina.
Suecia, en contraste, ha sido líder en promover la igualdad de las mujeres durante mucho tiempo. En 1965, por ejemplo, penalizó la violación dentro del matrimonio. En los Estados Unidos, hasta en la década de 1980 había estados que aún no habían hecho ese reconocimiento fundamental del derecho de las mujeres a controlar su propio cuerpo. Suecia también destaca por tener la más elevada proporción de mujeres en todos los niveles del gobierno. En 1999, cuando aprobó la trascendental ley sobre prostitución, el Parlamento sueco estaba conformado casi en un 50 por ciento por mujeres.
La política sobre prostitución de Suecia fue originalmente diseñada y cabildeada por las organizaciones de albergues para mujeres. Luego la promovieron y lucharon por ella, en un esfuerzo bipartidario, las singularmente poderosas y numerosas parlamentarias suecas. Y el país no se ha detenido ahí. En el 2002 aprobó legislación adicional que complementaba la ley original sobre prostitución. Ese año, la Ley de Prohibición del Tráfico Humano para el Propósito de Explotación Sexual llenó algunos de los vacíos que había en la legislación previa y fortaleció aún más las facultades del gobierno para perseguir a la red que rodea y apoya la prostitución, como reclutadores, transportadores y anfitriones.

¿Por qué no copiamos aquí el éxito de Suecia?
Aunque quizás sea cierto que los Estados Unidos y otros países aún están mucho más inmersos que Suecia en la oscuridad patriarcal, no hay razón por la que no puedan impulsar ahora cambios de políticas como los que esa nación ha realizado. La belleza del asunto es que una vez que se ha abierto el terreno y la prueba del éxito ha sido establecida, tendría que ser mucho más fácil convencer a otros de ir por ese mismo camino.

Reservados © todos los derechos, Marie De Santis, Women’s Justice Center,
http://www.justicewomen.com
rdjustice@monitor.net
Traduccion por Laura E. Asturias / Guatemala

FÁDU-JÁ – Obtén el sí o “Que te  digan sí”.

FÁDU-JÁ – Obtén el sí

Corto islandés sobre educación sexual cuyo título original es Fáðu já (Obtén el sí). El corto trata de explicar las diferencias entre sexo y violencia examinando cómo enfoca el porno o los videoclips la sexualidad, desmintiendo ideas equivocadas sobre el sexo y fomentando el respeto en las relaciones. El director es el cantante Páll Óskar y está escrito por Brynhildur Björnsdóttir y Þórdís Elva Þorvaldsdóttir.

En noviembre de 2011 el gobierno de Islandia constituyó un grupo de trabajo con representantes del Ministerio del Interior, Ministerio de Educación y Cultura y el Ministerio de Bienestar para trabajar en la concientización sobre la violencia sexual contra los niños, de conformidad con las disposiciones del Convenio del Consejo de Europa para la protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual. Este es uno de los proyectos que recibieron financiamiento.

Este corto fue presentado en colegios y liceos de Islandia en el año 2013. Su objetivo era colaborar a disminuir la violencia sexual y los abusos hacia niños. Su estilo, de humor juvenil, atrevido y a la vez realista, ha permitido informar y aclarar los límites entre el sexo y la violencia tan presente en los países del norte del continente europeo, pero también en todo el planeta. El corto en Islandia ha recibido buenas críticas por su mensaje directo y uso del humor para expresar mensajes tan importantes en la vida sexual de las personas.

Es posible que te resulte un poco fuerte pero es que muchas y muchos jóvenes viven la sexualidad de forma abierta, explícita y como un juego. Es el juego de ir más allá de los límites, que puede llevarles a vivir experiencias estupendas u otras que no les brindarán ni alegría, ni plenitud y ni felicidad. Todo depende de la elección. La sexualidad es una hermosa forma de continuar conociéndose, de profundizar sueños, gustos, proyectos, de recrearse en el gozo de salirse del tiempo y del espacio, es la danza extásica de los cuerpos… Escoger con quien y cuándo, marca la diferencia. Por eso es tan importante que la chica y el chico tengan claro que no deben ser forzados a hacer nada que no sientan.

Este corto fue presentado en colegios y liceos de Islandia en el año 2013. Su objetivo era colaborar a disminuir la violencia sexual y los abusos hacia niños. Su estilo, de humor juvenil, atrevido y a la vez realista, ha permitido informar y aclarar los límites entre el sexo y la violencia tan presente en los países del norte del continente europeo, pero también en todo el planeta.Vivimos en una sociedad de consumo en la que las jóvenes son vistas como un objeto más.

Es una pena que en pleno siglo XXI muchas chicas sean vistas como un trofeo sexual descartable.

PORNO en el CEREBRO

abc media

10 de julio 2014

Para este mini informe actualizado acerca de las repercusiones de la pornografía en el cerebro humano y especialmente en niños y jóvenes, hemos recopilado dos vídeos y un artículo del 11 de junio de corriente, de un medio de prensa español. El documental español que compartimos plantea el Porno como una epidemia altamente contaminante en las redes y fuera de control. El documental inglés plantea lo mismo, atendiendo especialmente a dar respuestas preventivas y protectoras para los hijos e hijas, en base a una iniciativa que se ha comenzado a desarrollar en Holanda.

Simpatizamos con esta propuesta educativa holandesa y creemos que es ahí desde donde debemos empezar si pretendemos que los niños y niñas que están bajo nuestra custodia tengan la oportunidad de vivir una sexualidad sana, liberadora, sensible y trascendente. En nuestro programa Universo Infancia, hemos comenzado todo un ciclo en torno a la sexualidad y el placer en la infancia, porque creemos importante ofrecer recursos de alta calidad, a los cuales no siempre es fácil acceder. Esa es nuestra tarea: facilitar, animar, proveer.

EL PAÍS 11 de junio 2014

La pornografía y los estudios científicos no son muy buenos amigos. La estadística dice que aproximadamente un 84% de la población masculina occidental la ha consumido en algún momento de su vida, cuando cualquier analítica de tráfico en Internet demuestra que esa cifra se queda dramáticamente corta. Pero estos estudios no paran de llegar. El más reciente uno realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano de Berlín, y publicado por la revista de la Asociación Médica Estadounidense, según el cual los hombres que pasan mucho tiendo viendo pornografía en internet tienen menos materia gris y registran una reducción de su actividad cerebral.

“Hemos encontrado un importante vínculo entre el acto de ver pornografía varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro y en la actividad de la corteza cerebral”, aseguran los investigadores. “Estos efectos podrían incluir cambios en la plasticidad neuronal por una intensa estimulación del centro de placer”.

La pornografía y los estudios científicos no son muy buenos amigos. La estadística dice que aproximadamente un 84% de la población masculina occidental la ha consumido en algún momento de su vida, cuando cualquier analítica de tráfico en Internet demuestra que esa cifra se queda dramáticamente corta. Pero estos estudios no paran de llegar. El más reciente uno realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano de Berlín, y publicado por la revista de la Asociación Médica Estadounidense, según el cual los hombres que pasan mucho tiendo viendo pornografía en internet tienen menos materia gris y registran una reducción de su actividad cerebral.

“Hemos encontrado un importante vínculo entre el acto de ver pornografía varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro y en la actividad de la corteza cerebral”, aseguran los investigadores. “Estos efectos podrían incluir cambios en la plasticidad neuronal por una intensa estimulación del centro de placer”.

La pornografía y los estudios científicos no son muy buenos amigos. La estadística dice que aproximadamente un 84% de la población masculina occidental la ha consumido en algún momento de su vida, cuando cualquier analítica de tráfico en Internet demuestra que esa cifra se queda dramáticamente corta. Pero estos estudios no paran de llegar. El más reciente uno realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano de Berlín, y publicado por la revista de la Asociación Médica Estadounidense, según el cual los hombres que pasan mucho tiendo viendo pornografía en internet tienen menos materia gris y registran una reducción de su actividad cerebral.

“Hemos encontrado un importante vínculo entre el acto de ver pornografía varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro y en la actividad de la corteza cerebral”, aseguran los investigadores. “Estos efectos podrían incluir cambios en la plasticidad neuronal por una intensa estimulación del centro de placer”.

Para el estudio utilizaron una muestra de 64 hombres de entre 21 y 45 años que veían pornografía una nada desdeñable media de cuatro horas semanales. Les hicieron tomografías mientras visionaban estos vídeos y las comparaban con los resultados de cuando veían vídeos de personas haciendo otras cosas, como por ejemplo ejercicio. Observaron que en la mayoría de los casos, cuanta más pornografía consumía un hombre, más se deterioraban las conexiones neuronales entre el cuerpo estriado de su cerebro y la corteza cerebral –zona encargada de la toma de decisiones, el comportamiento y la motivación–. Es decir, desarrollaba lo que se ha llamado Porn Brain (cerebro de pornografía: como el pie de atleta pero con un estigma mayor).

El estudio no está del todo completo: falta determinar la relación causa-efecto. Es decir, confimar que estos fenómenos son causados por el consumo de porno, no de las personas con estas características cerebrales son más propensos a ver material pornográfico en la red.

Por esta falta de confirmación, entre otros factores, el estudio no goza de la popularidad que merecería su sensacional conclusión. Antonio Casaubón, sexólogo, psicólogo y presidente de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (FLASSES), amplía miras: que la producción de dopamina, que está condiciona por el factor sorpresa, sí podría alterarse con el consumo de porno. “Podría darse la circunstancia de que el individuo que consume porno sea inmune al interés sexual. Dicen que tras muchos años de consumo los usuarios terminan de dormir su respuesta sexual. Pero esto sería así si fueramos animales; sería como los perros de Pavlov, pero se pierde en el camino el emoción sexual y la parte afectiva. En el deseo sexual intervienen muchos factores más allá del estimulo, es verdad que los varones somos más visuales pero el porno no tiene porque adormecer sino potenciar, en muchas ocasiones, las fantasías sexuales”.

En defensa del estudio está Efiegnio Amezúa, codirector del Máster de Sexualidad de la Universidad de Alcalá de Henares, que, aferrado al renombre y la solvencia del instituto que firma este estudio, cuenta que es evidente que “el exceso de consumo, pero sea de porno o delante de la televisión viendo fútbol, está constatado que produce pasividad. Y eso es lo mismo que decir que la actividad cerebral no está activa. Me parece coherente y consecuente aunque cuatro horas semanales no es un índice de consumo grande”.

“Es posible que la pornografía inhiba más la capacidad cerebral por el hecho de que es un material que atrae o agarra más que otro contenido”, prosigue Amezúa.

EL ORGASMO FEMENINO

del documental

En los años 70 con la tan mentada revolución sexual se tenían relaciones sexuales porque estaba de moda. Se impuso la pastilla anticonceptiva que liberaba a la mujer del temor de quedar embarazada, y no era bien visto que las mujeres se negaran a mantener relaciones sexuales cuando podían ser iguales al del hombre. La “liberación sexual” se transformó en “esclavitud sexual”, una obligación. Por entonces, se consideraba que el orgasmo femenino debía ser igual al de los hombres. Hoy, en pleno siglo XXI el orgasmo femenino continúa siendo un misterio para mucha gente  y, sobre todo, para algunas mujeres que admiten no haberlo experimentado nunca. En este documental, las mujeres hablan abiertamente sobre sus experiencias sexuales, acompañadas del análisis de expertos, psiquiatras y sexólogos, que describen con la ayuda de ‘sketches’ y vídeos el placer en todas sus formas.

¿POR QUÉ ENVEJECE LA VAGINA?

La dama ignorada

La dama ignorada

Amanda (28), Tenerife (Islas Canarias, España)

Para Proyecto Kahlo

Domingo, once de la mañana. Paz. Café en mano descubro un artículo que acapara toda mi atención. “¿Por qué envejece la vagina?”. Tomo un sorbo de cafeína que me despeje. Me conmuevo tanto al pensar en la persona que publica este contenido, que me lío la manta a la cabeza y no puedo más que teclear en mi ordenador las siguientes líneas:

Me dirijo a usted en calidad de lectora de su revista, para ofrecerle todo mi conocimiento sobre el tema que le preocupa, que no es mucho, pero estimo suficiente para el caso. Entendiendo su preocupación por nuestras vaginas, no le quiero hacer esperar más para saber la respuesta. 
Verá, las vaginas envejecen porque las mujeres que las portan envejecen también. Responde a un complejo proceso que se ha gestado durante millones de años. Se llama vida.

Lamento que usted no conociera tan importante dato antes de publicar su trabajo. Es una verdadera lástima porque podría haberme llamado a mí, casualmente soy portadora de una vagina adulta, y podría haberle ahorrado la pregunta, incluso el artículo entero, sí, para qué voy a engañarle.

Supongo que no me llamó usted, porque aparte de desconocer mi existencia, quiere que tenga la oportunidad de consumir esos productos tan punteros, y tan de moda que publicita a lo largo de todo su artículo, aunque parezca que los ha colocado ahí como quien no quiere la cosa, como quien ilustra unas letras con lo primero que tiene a mano, como ejemplos distraídos con números de teléfono y direcciones al lado.

Hablo de las intervenciones con anestesia local que usted nos recomienda para solucionar lo que describe como nuestro problema de “envejecimiento” vaginal. Hablo de ese tratamiento láser que usted nos invita a probar al final de algún párrafo para que todas podamos blanquear nuestras vulvas y lucirlas rosas como las nubes de algodón. Hablo de esas cirugías para que estemos prietas después de los partos, acompañadas de cremas carísimas para atenuar las cicatrices, que hay que aplicar sin descanso, porque no sólo basta con ponerse delgada un mes después de dar a luz, también hay que rejuvenecer rápido para que nadie lo note.

Déjeme decirle que lo entiendo, y es que tenemos que dar a nuestras parejas el placer que merecen. ¿Cómo vamos a permitir que piensen que esos labios vaginales diminutos, delgados y de un rosa brillante existen sólo en el porno? Eso sería perturbador para todos. Además sé que debemos asegurarnos de que no encuentren ni un solo pelo por el camino, porque eso estropearía la magia.

Cuando el vello existía en nuestro sexo, todo era diferente. No veíamos nuestras vulvas oscuras, desconocíamos que eran antihigiénicas, y no teníamos un complejo que nos hiciera consumir cuchillas, láser, cera, blanqueantes de piel, y desodorantes íntimos, y eso estaba muy mal. 
Lo entiendo, sé que debemos sudar y llorar mientras una desconocida nos arranca sin piedad los pelos que nos crecen en el cuerpo, vaya usted a saber por qué, de forma sistemática. Lo entiendo, porque somos mujeres, porque nuestra prioridad consiste en eso, porque luego ya vendrán nuestras propias aspiraciones. El deber es el deber.

Lo entiendo y no puedo más que ofrecerle mi apoyo la próxima vez que usted quiera responder a tan difíciles preguntas. Y sin más me despido. No quiero quitarle a usted el preciado tiempo del que dispone para hacernos entender que el mundo del rejuvenecimiento vaginal debe ser otra nueva prioridad en nuestra vida como mujeres.

Reciba un afectuoso saludo de una mujer con sexo estándar, de esos que tienen colores, formas y tamaños diferentes. Quizás pruebe alguna intervención de las que usted publicita, pero mucho me temo que tendré que explicarle a mi pareja que está durmiendo con una mujer y no con un bebé cerdito brillante. Gracias por su ofrecimiento, pero puede quedarse usted con todo su arsenal de publicidad apisonadora de la autoestima para sí. Que tenga un buen día.

FUERZA SEXUAL

Mireia Darder

La doctora en psicología y terapeuta Mireia Darder sostiene que toda la fuerza de la mujer radica en su poder sexual, que supera al del varón, una tesis que sostiene en su ensayo “Nacidas para el placer”, en el que reivindica disfrutar al máximo de todas las sensaciones, sin ningún tipo de tabúes.

“Yo propongo a las mujeres que miren en su interior, que dejen fluir el sexo y que actúen en función de lo que sienten, lo que les pida el cuerpo y lo que desean, en detrimento del tópico patriarcal de que el hombre basa sus relaciones en la sexualidad y que la mujer se centra en la emoción”, enfatiza Darder durante una entrevista con Efe.

La psicóloga cuestiona todos los convencionalismos y propone a la mujer “obrar en consecuencia con sus deseos”, consciente de que aún queda mucho para lograrlo en un entorno en el que se exige a la mujer ser una buena madre, una excelente esposa, una gran amante, tener un cuerpo perfecto y ser una brillante profesional.

“Yo propongo a la mujer que se suelte y que se olvide de tanta perfección, que acepte su cuerpo tal y como es, que se dé permiso para sentir y que se distienda con técnicas corporales de yoga o estiramientos, porque un buen sexo está totalmente reñido con el estrés”, recalca Mireia Darder.

Para Darder, el modelo de mujer propugnado por la sociedad patriarcal es “la Virgen María”, algo que no es de recibo en pleno siglo XXI, aunque reconoce que cuesta trasgredir el esquema tradicional por un sentimiento de culpa producto de “un comportamiento milenario cuyo cambio requerirá como mínimo tres generaciones”, argumenta la experta.

Darder reconoce que la mujer ha ganado en igualdad y en sus derechos políticos y sociales, con leyes equitativas, pero subraya que poco ha cambiado en el aspecto principal, ya que “no hay modelos positivos en femenino favorables a que una mujer pueda jugar distintos roles sexuales y vitales”, enfatiza.

“Incluso en las relaciones sexuales, la sociedad patriarcal construye a la mujer para que esté pendiente del placer del otro, y yo reivindico el placer para una misma, sin perder de vista a la pareja, pero sabiendo lo que yo quiero y lo que me satisface”, remacha esta psicoterapeuta.

Darder sostiene que muchas mujeres funcionan aún con el modelo de “ahora toca sexo”, sin saber qué quieren, por lo que les propone “sentir sus sensaciones y emociones desde dentro, para saber qué apetece o no, atreverse a jugar y experimentar y obrar en consecuencia”.

Consciente de que algunas de sus observaciones pueden levantar ampollas, Darder, cofundadora de Instituto Gestalt de Barcelona, en cuya editorial ha publicado este ensayo, anticipa que están basadas en sus reflexiones personales y observaciones como psicoterapeuta, ya que no es científica.

Así, la experta sostiene que “en el fondo, el patriarcado no deja jugar a otro tipo de relación sexual que no sea el abuso ya que si, como afirma este tipo de sociedad, la mujer no siente deseo y el hombre sí, la relación sexual solo se puede sostener desde el abuso de él hacia ella”.

Sobre la prostitución, Darder considera que “en según qué circunstancias, tiene sentido si la mujer la acepta y disfruta con ello, algo que se percibe con un gran rechazo social, porque significaría que sería empresaria de sí misma”.

Mireia Darder está convencida también de que la mujer es capaz de mantener simultáneamente varias relaciones a la vez, “como ocurre en algunas sociedades ancestrales, en las que la comunidad es la cédula de la convivencia y no la pareja”.

Por último, la psicoterapeuta considera que el hombre se siente desbordado en la actualidad porque no sabe cuál es su “rol” en las relaciones sexuales, ya que “estamos en un momento en el que el hombre no se sabe situar en una relación de menos poder”.

En este sentido, sugiere que “cuando un hombre te gusta sexualmente, hay que consensuar el papel de cada uno, averiguar lo que nosotras queremos y hacérselo saber”, para evitar malos entendidos y ver cuál es la relación posible”.

SEXO y MATERNIDAD

Ana Casas Broda

Mónica Felipe Larralde

Voy a ser políticamente incorrecta. Que conste que esto lo empezó mi querida Ileana hablando de sexo y María, que me dijo que había que hablar de la maternidad gozosa sin complejos. Les tomo la palabra. Sé que hay mujeres que tienen una maternidad frustrada y frustrante, llena de renuncias y dolor, rencor y soledad. Después de cinco años dedicada a acompañar a madres en sus procesos me he dado cuenta de que la maternidad es subjetiva y está hecha de experiencias presentes y pasadas. Me explico mejor. La maternidad es como la sexualidad. Si tú no gozas con el sexo (y no has gozado nunca) es harto improbable que puedas comprender a otra mujer que le gusta tener sexo. No podrás ni plantearte que las mujeres deseen tener sexo. Que muchas mujeres quieran tener mucho sexo te puede parecer de locas. Quizá pienses que las mujeres que tienen sexo, lo hacen porque están sometidas a la pareja y ellas no encuentran ninguna satisfacción haciéndolo, que el hecho de tener sexo es un acto retrógrado y machista. ¿Te lo imaginas? Pues con la maternidad pasa lo mismo. Nos acusan de machistas o retrógradas a las que disfrutamos de nuestra maternidad, porque para muchas mujeres no es fácil comprender que se encuentre placer (también sensual y sexual) en el embarazo, parto y crianza de nuestros hijos. Si nunca se ha sentido el placer de esa entrega, si no se ha traspasado la delicada dulzura y la fuerza, el poder y la sabiduría de la maternidad, es muy difícil de explicar que una quiera y le satisfaga estar en contacto con sus criaturas. La naturaleza es sabia y ha decidido (inmejorable elección) que sea a través del placer sensual y emocional que se garanticen los cuidados del pequeño. Que muchas mujeres accedan a esta experiencia desde el dolor, en vez de desde el placer, es lo que deberíamos mirar. Damos por sentado en esta sociedad que una mujer que no goza del sexo puede tener un problema físico o psicológico que puede solucionarse, o una pareja o unas circunstancias que no son las adecuadas. Sin embargo, cuando se toca la maternidad, en vez de procurar cuidados para la mujer y un mejor entorno para ver qué está sucediendo, las madres nos dedicamos a hacer ideología del fracaso (a veces casposa) o a señalarnos con el dedo. Estoy convencida de que detrás de una mujer que no ha gozado su maternidad, hay algún asunto pendiente: quizá las circunstancias del nacimiento no fueron las adecuadas, o no se deseó esa maternidad (este es el primer mandamiento del buen sexo, que nazca del deseo, no de la imposición (ni siquiera de los propios debería)), o esa mujer se quedó sola sin apoyos, o se desconectó del sentir para que no le doliera el alma y no tuvo acompañamiento, o le faltó sostén económico o emocional, o su pareja estaba en crisis o hizo las cosas que se esperaba de ella, en vez de lo que sentía o se arrepintió… Ahora encontramos también a madres que se arrepienten de haber caído un camino maternal que no era el suyo, el de la crianza con apego. Se quejan de que esa corriente de crianza respetuosa las dejó vacías y las convirtió en una sombra irreconocible, siempre dispuesta a dar, siempre renunciando. Y las comprendo. Porque la verdadera crianza que respeta a la crías, respeta a las madres. Pretender funcionar desde la lógica de los escritos, aplicar métodos y sostener ideologías en la crianza es como fingir los orgasmos. Nos quedamos agotadas y sufrimos. Creo que vivir con un libro de instrucciones bajo el brazo es un inmenso error. Creo en las mujeres que se escuchan y actúan con sus hijos desde su sabiduría interior (aunque a veces se equivoquen), en las madres que conectadas con sus bebés les escuchan y atienden porque a ellas también les da placer amamantar, dormir abrazada o sostener a la cría; no porque lo diga el último libro de moda. Y no me malinterpretes, no estoy diciendo que la maternidad sea caramelo y sonrisas todo el tiempo. Como los buenos amantes te llevará de un estado a otro, con mayor o menor intensidad y encontrarás multitud de sensaciones nuevas (algunas incómodas) y partes de ti que no habías conocido antes. Pero, como cuando estás con un buen amante, no querrás estar en otro lugar. Hay tantas maneras de ser madres como mujeres hay en la tierra, pero me da miedo comenzar a normalizar en la maternidad lo que en otros ámbitos señalaríamos como patológico o extraño. Me gustaría dejar atrás esas visiones almibaradas de puntillas y lacitos porque en nada se ajustan a la maternidad. La maternidad es un estado salvaje, poderoso, sexual y creativo que lo arrasa todo. Y si llegamos a la maternidad con muchas cuestiones vitales pendientes, puede ser un revolcón intenso y doloroso. Lo que no implica que no se pueda disfrutar de la maternidad, incluso en momentos de crisis intensas. Sobre todo, si tenemos la capacidad de distinguir la felicidad de la comodidad.

Ana Casas Broda

Como en el parto, una no puede más que entregarse al momento, disfrutarlo, hacerse a un lado para que se produzca el milagro que hace que después del nacimiento del niño, renazca la mujer que lo parió con los pies plantados en la tierra y los brazos alzados al cielo. En ese espacio, cabe la Vida en mayúscula y la mujer que lo sostiene conoce, al fin, su valía y poder. Igual que deseo que todas las mujeres del planeta gocen de la mejor vida sexual posible, desearía que todas nosotras fuésemos capaces de criar en el gozo y el placer. Porque no he encontrado nada más subversivo, libertario y revolucionario que el amor salvaje de “la madre mamífera” a sus crías. Porque no hay estamento, sistema ni ideología que se resista a la fuerza arrolladora de una madre dispuesta a sentir placer; a ser, por fin, ella misma.

SEXO y MATERNIDAD II

“La verdadera maternidad es un despliegue de nuestra sexualidad”

Casilda Rodrigañez Bustos

En el patriarcado, todo el mundo está huérfano de madre.

Victoria Sau

Cuando la madre antigua reverdece, bello pastor, y a cuanto vive aplace.

Lope de Vega

  1.- La madre como elemento determinante de la sociedad. Con la sentencia ‘dadme otras madres y os daré otro mundo’, San Agustin ponía de manifiesto cuál era el punto débil de su proyecto de sociedad, y la necesidad que tenían de cambiar de una vez por todas a las madres. Cambiar a las madres para vencer a la naturaleza humana y su predisposición a organizarse y a vivir como lo había hecho durante mucho tiempo, sin dominio ni esclavitud, en paz y en cooperación (1). Nuevas madres para reproducir los filia continuadores de las empresas guerreras, humanos aptos para hacer la guerra o para ser esclav@s. No se podía hacer este mundo sin cambiar a la madre. La sociedad patriarcal se levantó sobre un matricidio, acabando con las generaciones de mujeres con cuya desaparición desapareció también la paz sobre la Tierra (Bachofen). Y esta es la civilización que hoy todavía perdura, sin cesar de destruir la vida y de corromper la condición humana, más competitiva, más fratricida, más guerrera y más despiadada que nunca. Desde mi punto de vista, no es la economía lo que está en crisis, sino el modelo de civilización. La encrucijada en la que se encuentra la humanidad, lo que tenemos planteado, si es que queremos acabar con este mundo de dominación y sobrevivir, es la recuperación de la verdadera madre, y con ella las cualidades básicas de los seres humanos, que nos capacitan para el entendimiento (y nos incapacitan para el fratricidio). Recuperar la madre verdadera es recuperar el entorno que la rodea, su habitat; Bachofen acuñó una palabra en alemán para definirlo: el Muttertum, hecha con el sufijo ‘tum’ (equivalente al ‘dom’ inglés) que significa el sitio, el lugar de la madre. Pero no es solo un espacio físico, sino un conjunto de relaciones trabadas con su fluido libidinal específico: el fluido femenino-materno, al hálito materno (2), porque las producciones de nuestro sistema orgánico libidinal, diseñado para organizar las relaciones humanas, son la materia prima del tejido social humano original. El Muttertum es entonces como la urdimbre de la tela social, como lo llamó en su preciosa metáfora Martha Moia (3): un conjunto de hilos, porque un hilo solo no hace urdimbre. Recuperar la madre verdadera entonces supone recuperar el colectivo de mujeres y su función colectiva dentro de un grupo social determinado. La recuperación de la madre no es una recuperación individual (aunque tenga una dimensión individual y corporal), sino la recuperación del femenino colectivo, del nosotras. Según Malinowski (4), las mujeres trobriandeses de un clan tenían un nombre colectivo, tábula; la tábula era la que atendía el parto de las mujeres del clan.

Ana Casas Broda – Niños y deseo

En castellano hay una acepción de ‘madre’ que es un vestigio de la madre ancestral, como lo de ‘salirse de madre’, que sería salirse del Muttertum que nos hace madurar y ser consistentes; también una acepción como fuente originaria de algo (‘la madre del vinagre’); o como la raíz de algo (cuando decimos que hemos dado con ‘la madre del cordero’). Si un río se sale de madre, todo se inunda y es el desastre. Pues así andamos la humanidad, salidos de madre, en permanente estado de esquizofrenia y cada vez con más brotes de violencia (Deleuze y Guattari, Laing). […] Vivimos en un ambiente en el que nuestro sistema libidinal humano, diseñado filogenéticamente para trabar las relaciones humanas, está congelado. Hoy las madres viven lejos de sus hijas y las abuelas vamos de visita a ver a l@s niet@s; la persona de la familia que nos echa una mano si enfermamos vive en la otra punta de la ciudad, y apenas conocemos al vecino o la vecina del rellano; l@s ancian@s son atendid@s por mano de obra barata de inmigrantes, y a menudo mueren solos en sus viviendas o en residencias; el mercado laboral obliga a las mujeres a dejar a sus criaturas también al cuidado de una inmigrante o en la guardería… etc. etc.. En definitiva, vivimos en ciudades, en las que estamos tod@s junt@s pero como desconocid@s, las calles llenas de gente que pasan unas al lado de otras como extrañas. Y sin embargo, la vida ha diseñado un sistema de producciones libidinales para mantenernos unid@s de verdad: las pulsiones amorosas, los sentimientos, la ternura, la caricia, el deseo de darse y de deshacerse en l@s demás, la gratitud como sentimiento de reciprocidad, los sentidos, la percepción del placer, el gusto por los besos y los abrazos, la capacidad orgásmica, el enamoramiento, los fluidos sexuales, las hormonas del amor, del cuidado y de la complacencia, etc., en fin, todo, absolutamente todo lo necesario para hacer una raigambre de sentimientos amorosos en la que cada persona participa con sus propias raíces; una raigambre que traba las relaciones humanas en base a la confianza, a la complicidad y a los sentimientos de empatía y de apego, las relaciones entre hermanas y hermanos. Todo para enamorarnos de los bebés y para que su cuidado se convierta en nuestro afán y en nuestro placer; para que los sentimientos echen raíces formando agrupaciones humanas de interacción amorosa y cooperativa, con producción abundante de generosidad, hospitalidad y sentimientos de gratitud para la correspondencia al derramamiento de l@s otr@s; grupos de seres humanos consistentes, no manipulables, fieles y leales a sus sentimientos para con su entorno, sus propias raíces enlazadas con las raíces de sus herman@s. Así el cuidado de l@s demás, de l@s niñ@s, de l@s viej@s y de l@s enferm@s sólo sería un producto de los sentimientos que se realizaría amorosamente y no como un trabajo ingrato o mercenario. Pero nuestra sociedad está hecha para la competitividad y la dominación y tiene el sistema libidinal congelado; las relaciones humanas se establecen contractualmente al arbitrio del dinero, sin empatía libidinal. Dirán que para eso están los expertos que conocen las técnicas y los métodos para hacer las cosas. Como si nos diera igual que nos cuidase nuestra madre, o nuestr@s hij@s, un ser querido de nuestra confianza y de nuestra intimidad, o una persona desconocida. En este contexto tenemos el concepto de sexualidad asociado, por un lado, a este estado de estagnación de la energía sexual, y por otro, a unas descargas periódicas directas de la carga acumulada, que además se vinculan a la práctica del coito, en la cual el deseo es cada vez más secundario e irrelevante; porque en el estado de congelación general del sistema libidinal, los encuentros amorosos también se institucionalizan y se convierten en contrato o pacto. Sin embargo, la sexualidad humana no es sólo coital, y tiene poco o nada que ver con la práctica del sexo sin deseo. Sabemos que los niveles de oxitocina suben en una reunión de amigas, o en una comida familiar de esas en las que nos sentimos a gusto. Y que las descargas más altas de oxitocina en la vida de una mujer se producen inmediatamente después del parto. También sabemos que los picos no aparecen por arte de magia, sino que todo es un continuum de procesos a lo largo de la vida y que unos son la preparación de los que vendrán después. Por un lado nuestro modo de vida impide la continuidad de los procesos, y por otro la represión se centra en los picos, en las puntas del iceberg que ponen en evidencia el sistema general destruido. El deseo materno se captura antes de producirse para deformarlo y se le convierte en un deseo coital y edípico prohibido (Deleuze y Guattari) mientras que la noción general de la sexualidad es capturada y colonizada por la pornografía y la práctica del sexo sin deseo (tecnosexología). En esta situación, como digo, la capacidad orgásmica femenina estudiada por Masters y Johnson aparece descontextualizada, y sólo se puede asociar a una especie de orgía permanente o, como en un reciente artículo del New York Times (10), a la actividad sexual de las hembras bonobos que al parecer se pasan el día copulando. Sin embargo, los hábitos sexuales ancestrales de las mujeres nos muestran un desarrollo bien diferente de la energía sexual en la vida cotidiana, maternidad incluida. Las mujeres micénicas pintaban en los cántaros con los que iban a diario a por agua, unos pulpos con sus tentáculos ondeando y abrazando toda la panza de la vasija, emulando el recorrido del placer sobre sus cuerpos, como una humilde muestra de la integración del placer en la vida cotidiana.[…]

 2.- La maternidad y la sexualidad femenina La historia de la humanidad se divide en dos: antes y después del patriarcado; antes y después de las sociedades esclavistas. Entre una y otra parte de la historia humana, hay una discontinuidad en la noción de las cosas, de los conceptos y de los símbolos. Esta discontinuidad es perfectamente detectable, pero requiere de un esfuerzo especial porque ha sido sutilmente borrada en los medios de transmisión de los conocimientos, y la nueva noción de las cosas se asienta sobre un magma dogmático que nos cierra las puertas a la noción verdadera y genuina de la vida. Este dogma conceptual básico (Ruth Benedict (11)) presenta al ser humano arquetípico, como un ser dominador predispuesto para la guerra y para desplegar una capacidad y una voluntad de dominio supuestamente innatas (Amparo Moreno (12)). Intimamente unida a la noción de este arquetipo humano, tenemos una falsa noción de la madre y de la sexualidad humana. La primera noción perdida es que la verdadera maternidad es un despliegue de nuestra sexualidad, y que la eliminación de la función social de la madre tiene una dimensión corporal y orgánica importantísima. Esta dimensión corporal del matricidio no es otra cosa que la contrarrevolución sexual que dice Borneman. La enemistad de la mujer con la serpiente (la pérdida de sus espacios y de hábitos sexuales) y su consecuencia, el parto con dolor, fueron –y son- claves para establecer la dominación del hombre sobre la mujer. […] El útero está diseñado para realizar 50 orgasmos consecutivos y para realizar el proceso del parto de manera placentera, sin violencia y sin dolor. Las llamadas ‘contracciones’ del parto deberían ser latidos: movimientos suaves de los potentes músculos de la bolsa uterina, que se encogen y se distienden, y se vuelven a encoger y a distender, rítmicamente; un movimiento ameboide con el que desciende el feto hacia la salida, al tiempo que los músculos circulares de la bolsa uterina relajan su función de cierre. […] Juegos y bailes en corro y danzas del vientre en la infancia, en la adolescencia y en la adultez, autoerotismo, intimidad y complicidad femenina, sexualidad coital y parto orgásmico. Así es la sexualidad de la mujer, diversa. La sexualidad de nuestro cuerpo no tiene como única orientación el falo. El falo-centrismo ha sido una consecuencia de la falocracia, de la dominación, que se impuso con la aparición de las sociedades patriarcales esclavistas.

Ana Casa Broda

[…] (Sobre la lactancia): Es preciso también mencionar la lactancia, un periodo importantísimo de la vida sexual de las mujeres. Ruth Benedict (16) contaba que hacia los años 30 del siglo pasado, las autoridades sanitarias japonesas quisieron promover el destete de la mujer a los 8 meses del parto, en una sociedad en la que la lactancia era muy prolongada y reconocida como un estado de gran placer para la mujer. Hicieron campañas con supuestos argumentos científicos para convencer a las mujeres de que era lo mejor para sus bebés. Pero aunque las convencían de que el destete era lo mejor para los bebés, no las podían convencer de que era lo mejor para ellas, y no estaban dispuestas a renunciar a dicho placer. En la época en que escribía el libro, Benedict decía que la campaña de destete a los 8 meses estaba siendo un fracaso. En Japón, cuenta Michael Balint (17) el amor materno es un concepto muy específico, y tiene su reconocimiento semántico: el amaeru. Según Balint, el amaeru o amor primal, se caracteriza por tener la mayor carga libidinal de la vida humana, porque es un amor para promover el deseo de un estado permanente de simbiosis. La fisiología nos explica que la lactancia también es una parte de nuestro sistema sexual (18); la eyección de la leche cuenta con un dispositivo interno en la mujer, que se activa con la pulsión sexual y la consiguiente descarga de oxitocina; y al encajarse la oxitocina en sus receptores situados en las fibras mioepiteliales que recubren los alveolos de los pezones, pone en marcha su latido, el movimiento de contracción-distensión que bombea y eyacula la leche. Es el mismo dispositivo que tenemos las mujeres también para eyacular el flujo vaginal para el coito o para el trabajo del parto; el mismo dispositivo también en los hombres para bombear y eyacular el semen almacenado en la vesícula seminal. Es decir, es un dispositivo del sistema sexual, que se activa con la pulsión sexual, y que por eso se puede poner en marcha con una sola mirada de amor verdadero. El mapa de la ubicación de los receptores de oxitocina es el mapa de las principales zonas erógenas de la mujer, y explica la relación que el movimiento expansivo del placer establece entre ellas.

Ana Casas Broda, explorando la maternidad

Dice Lea Melandri (20) que la negación de nuestra sexualidad es una violencia interiorizada, que empieza cuando a la niña se le niega el cuerpo materno, y ve su propio cuerpo a través del cuerpo negado para ella de la madre; entonces interiorizamos el paradigma de mujer a través del filtro de la mirada del hombre. Esta negación y violencia contra nosotras mismas es el resultado inmediato del falocentrismo que aplasta la diversidad de nuestra sexualidad. La relación madre-hija sería en términos libidinales la fuente principal del Muttertum humano, y por eso su destrucción es el principal objetivo del diseño artificial de las relaciones humanas. Nuestra incorporación a la vida pública y la igualdad de los derechos sociales, no puede hacerse haciendo tabla rasa de lo que somos, ni haciendo tabla rasa del matricidio. En nuestra sociedad no hay espacio ni tiempo para la madre verdadera; ni para la madre ni para la mujer. Somos diferentes a los hombres y nuestra sexualidad no se complementa unívocamente con la sexualidad masculina. Necesitamos el reconocimiento, el tiempo y el espacio social para la otra sexualidad. La verdadera pareja no es la heterosexual adulta, sino la pareja simbiótica, la díada madre-criatura en donde empieza y se desarrolla toda la vida y la sexualidad humana, masculina y femenina. Si la sociedad no se vertebra desde la madre, si no reconstruimos el Muttertum, el espacio y el colectivo femenino, seguiremos viviendo una sociedad desquiciada, fuera de madre. Las mujeres hemos recuperado subjetivamente nuestra dignidad; y hemos necesitado reconocernos iguales para empezar a reconocer nuestra diferencia. Y el reconocimiento de la diferencia nos ha llevado a la mujer perdida y prohibida que tenemos que recuperar, y con ella a la madre que cada ser humano y la sociedad necesita. Hay que tender la urdimbre. Y también hay que tramarla. […] No se trata tampoco de la vuelta al hogar tradicional: la actividad profesional de las mujeres debería hacerse desde la urdimbre lo mismo que la actividad profesional de los hombres desde la trama, y nadie tendría que conquistar nada ni dominar a nadie. Como se había hecho siempre, durante miles de años, en otras civilizaciones. […]

Ana Casas Broda: Nacida en Granada, España, en 1965, de madre austriaca y padre español, pasó sus primeros años entre estos países. En 1974 vino con su madre a vivir a México D.F.. Estudió fotografía, pintura e historia, dedicándose a la fotografía desde 1983. Entre 1989 y 1993 vive en Viena y Madrid. Vuelve a México en 1993, hasta la muerte de su abuela en el 2002 pasa largas temporadas cuidándola en Viena. Desde el año 2007 trabaja como coordinadora y tutora del Seminario de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen, en colaboración con Alejandro Castellanos, director del Centro y otros asesores como Gerardo Montiel Klint, Jesús Sánchez Uribe, entre otros. Actualmente el seminario se realiza en colaboración con el Centro de las Artes de Oaxaca. En el 2003 nació su primer hijo Martín, y en el 2008 Lucio. Trabaja en el proyecto Kinderwunsch desde el 2006 y en la actualidad está por terminar el libro Kinderwunsch, en el que imágenes y textos construyen una narración.  También realizará una exposición individual de este proyecto en el 2013.En 2012 funda el proyecto Hydra con Gabriela González Reyes y Gerardo Montiel Klint, una plataforma para generar proyectos relacionados con el medio de la fotografía.  www.lahydra.com

¿Y si te pagaran por tener la menstruación?

El ciclo del rojo

El ciclo del rojo

Algunos países tienen leyes que permiten a las mujeres saltarse una jornada de trabajo en el caso de que sus menstruaciones sean dolorosas, ¿se trata de una medida paternalista o de una ley necesaria?

Luna Miguel, viernes 23 de mayo de 2014

¿Y si te pagaran por tener la menstruación? En ocasiones nos dejamos llevar por prejuicios, obviamos matices y entonces echamos a perder discusiones que podrían derivar en avances productivos para nuestra sociedad. Algo así es lo que siempre ha ocurrido con el debate sobre las vacaciones menstruales pagadas —es decir, que la mujer tenga opción a no acudir al trabajo debido a la regla—, que ahora vuelve a los medios internacionales como un asunto prioritario para la mujer y sus derechos como trabajadora. ¿Medida sexista o ley necesaria?, se preguntan algunos, en una discusión que nunca termina. Las vacaciones infernales La primera duda procede de la vaguedad del propio concepto. Hablamos de “vacación pagada”, cuando en realidad nos estamos refiriendo a una variación de la baja médica, destinada a que la mujer tenga la opción de perder un día de trabajo al mes, en el caso de que su dolor sea agudo, su ánimo decaiga, su rendimiento sea insuficiente y su salud esté en peligro. La posibilidad de implantar una ley que permita a las mujeres tomar esta decisión suele levantar ampollas, y lo hace entre dos grupos muy distintos de personas. Por un lado están los que se refieren a esta medida como a un favor que ha de concedérsele al “sexo débil”; por el otro quienes consideran sexista a todo el que apoye el proyecto. El pasado verano, el miembro del Partido Liberal Demócrata de Rusia, y entonces candidato a alcalde de Moscú Mijail Degtyarev, declaró que “obligar a que se proporcionaran dos días de descanso a las mujeres rusas ayudaría a sus condiciones, y evitaría sus futuros problemas psicológicos”. Sin embargo, el proyecto de ley se cayó en cuanto llegaron las críticas de otros partidos y también de colectivos feministas. Las declaraciones de Degtyarev fueron consideradas machistas, y la posibilidad de debate quedó anulada. Ciertamente, la ley estaba mal planteada desde un principio: las palabras desagradables y paternalistas del político no ayudaban, y la negativa radical de los colectivos feministas tampoco permitió negociación posible. Decidir sobre nuestro cuerpo

Baubo ANa BCamponovo

Algunos países tienen leyes que permiten a las mujeres saltarse una jornada de trabajo en el caso de que sus menstruaciones sean dolorosas, ¿se trata de una medida sexista o de una ley necesaria? Sin embargo, la idea del Partido Liberal Demócrata no había surgido de la nada. El país precursor de este concepto es Japón. Ya desde los años 20 del siglo pasado, los sindicatos lucharon por el derecho de las trabajadoras, hasta que después de la Segunda Guerra Mundial modificaron su Ley Laboral introduciendo la siguiente frase: “cuando durante su periodo menstrual una mujer tiene dificultades para trabajar y solicita permiso para abandonar sus tareas, el empleador no podrá negárselo”. Siguiendo el ejemplo de Japón, en países como Taiwán, Indonesia, Filipinas o Corea del Sur se implantaron medidas parecidas. Además, en Corea, las mujeres que no hacen uso de esos días libres también son recompensadas económicamente por el esfuerzo. O eso dice la teoría. En Occidente, sin embargo, no existe esa teoría, ni mucho menos la voluntad de llevarla a la práctica. Desde que el pasado 16 de mayo la periodista y columnista Emily Matchar publicara un polémico artículo en The Atlanic replanteando la posibilidad de que en Estados Unidos se pudieran implantar medidas parecidas, la prensa anglosajona y las redes sociales se han sumado al debate, exponiendo los pros y contras de considerar “diferente” a una trabajadora. Para una sociedad empeñada en esconder la enfermedad de la vida pública, no es raro que la menstruación siga siendo tabú. La sangre hay que eliminarla de nuestra vida, y hay que limpiarla de nuestras legislaciones. En el libro Culture, Society, And Menstruation, la ensayista Alice J. Dan escribió que en el Japón de mediados del s. XX, aquella ley era una manera de dignificar el cuerpo y demoler los muros que separaban a las empleadas de sus jefes. Así explicaban y ponían remedio a algo tan simple como es la fisiología. ¿Entonces, desde qué óptica debemos mirar el concepto de “vacación menstrual”? ¿Por qué en ocasiones parece tan libre, y en otras tan peligroso? Quizá, de tanto reclamar la igualdad, nos hayamos olvidado de la diferencia. Al fin y al cabo, lo único que deseamos es poder decidir sin obstáculos qué es lo que queremos para nuestro cuerpo.

EVITAR LOS DESGARROS DEL CLÍTORIS

diario Jaén

Evitar los desgarros del clítoris durante el parto. Con este fin el doctor Manuel Linares diseña un dispositivo en el seno de la Universidad para hacerlo realidad gracias al Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec). Un estímulo para los profesionales que les permitirá reducir las suturaciones, pero, sobre todo, un alivio para las mujeres.

El gran desconocido del aparato sexual femenino: el clítoris. Marginado por unos e ignorado por otros, el llamado “botón del placer” femenino cuenta con un aliado más gracias al investigador del Departamento de Enfermería, Manuel Linares. Motivado por una especial preocupación debido al elevado porcentaje de desgarros que se producen durante el parto, el estudioso se adentró hasta el “desconocido” mundo de la zona femenina para protegerla durante la expulsión de bebé. “Se trata de la parte externa del glande del clítoris”, aclaró el doctor durante la presentación del invento. Es una especie de pinza que minimiza e, incluso, puede evitar los desgarros. “Gracias al dispositivo, que sería desechable y de un solo uso, se busca el máximo bienestar de la parturienta. Estas roturas pueden llevar a la pérdida de sensibilidad y disfunciones sexuales”, indicó Linares, para hacer hincapié en la importancia de la pieza patentada, así como para subrayar la falta de estudios sobre este problema. “De los 500.000 partos que se producen en España anualmente, en unos 5.000 hay desgarros”, informó el doctor. A la espera de adentrarse en el mercado y ser fabricada industrialmente con material biocompatible, la idea que gestó Manuel Linares fue diseñada en el seno de la Universidad de Jaén.El siguiente paso fue hacer realidad la creación del papel. Para ello se puso en contacto con el Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec). Unión entre ciencia y tecnología que materializó la idea. Así, Daniel Aguilera, director de Proyectos I+D de Andaltec, explicó que se modificó el diseño de la patente para realizar el interior de la pieza en un plástico rígido, recubierto por otro blando para hacer el efecto pinza. Por su parte, Mari Ángeles Peinado, vicerrectora de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación de la UJA, destacó la “unión estratégica” entre la Universidad de Jaén y Andaltec.

José Poyatos

FLORA MÁGICA

El alemán Hermann Försterling tiene una serie de composiciones fotográficas en las que modifica imágenes de flores para hacer aparecer la forma de la vulva de la mujer. Este es nuestro homenaje a Baubo que de vez en cuando viene a echarse unas carcajadas con nosotras. Esperamos las disfruten. La pagina con toda la serie es Floramagica. Les presentamos la galería.

LA DANZA DE LA VAGINA

Video of performance by Snappy Dance Theater as part of the benefit performance of Eve Ensler’s, The Vagina Monologues (Boston, MA, 2004). Choreographed by Snappy Dance Theater members. Subido a la red en 2007 nos lo descubre nuestra bauba Carolina Correa desde Medellín. ¡Muchas gracias porque tiene mucho humor y mucho arte! Así es nuestra vagina, vulva, útero y ovarios, frescos y lúdicos. No se puede vivir sana sin esas cualidades sexuales naturales. Es mejor que le des la dignidad que se merece a esa parte vital de tu cuerpo, ¡qué esperas para descubrirla, mimarla y reírte con ella! Baubo, la diosa de la carcajada sagrada te lo recuerda con el mayor de los amores.

LAS PAREJAS DE LA NUEVA VIBRACIÓN

Diesa Soumaya junto a Papis y una niña de La Casa de Soumaya

Por Diesa Soumaya

Nuevas ideas, nuevas perspectivas marcan el nacimiento de un nuevo sentido en las relaciones de pareja. Actualmente hay muchas rupturas por vibraciones distintas entre ambas partes, problemas personales, etc. También ahora ocurre que hay quien despierta a la realidad actual y deja de aguantar con las situaciones que llevan arrastrando desde hace tiempo. Las nuevas parejas conectadas a la nueva vibración, son parejas muy especiales con una consciencia de luz y amor, y conscientes de la renovación cada día de su conquista-enamoramiento a la pareja, siendo así cada día una nueva experiencia llena de ilusión, felicidad, amor y consciencia. Parejas conectadas álmicamente, luego la atracción predominante no es física ni pasional, sino espiritual, y por lo tanto la atracción y felicidad es muy duradera. Una pareja más holística, que comparten físicamente, sentimentalmente, intelectualmente y además espiritualmente, siendo ésta última la cualidad más destacada e importante.

Este nuevo enfoque del amor es una vía para crecer, evolucionar, expandir la conciencia y alcanzar la divinidad a través de esta experiencia.

Hay que saber estar con uno mismo, pero sin sentir soledad, sino todo lo contrario, sintiéndote feliz por dedicarte tiempo, conectando con tu interior, con tu paz, auto-descubriéndote. Es elegir cada día estar contigo. Mientras tanto y hasta que llegue a ti la persona que te corresponde, debes de trabajarte personalmente para elevar tu vibración y así el universo te pondrá a esa persona delante de ti, incluso puede que esa persona ya haya pasado antes por tu vida pero que no la hayas visto con la claridad de ahora, y es porque este es el momento y porque te has dado el tiempo suficiente. Sin embargo si durante este tiempo de espera te entretienes con pequeñas distracciones, vas de acá para allá hasta que llegue el gran amor, pues al estar tu sistema de información ocupado energéticamente por alguien, aunque sea algo esporádico, pues la llegada de ese gran amor se retrasa, y si son muchas veces las que haces esto, puede que ese gran amor no llegue jamás. Lo mismo ocurre si esa persona ya está en tu vida pero no terminas de sentirla o tenerlo claro, pues esto muchas veces se da porque el sistema informático de la persona está saturado o con una información de baja vibración o desfasada y que no se ajusta a la actual.

Incluso estas pequeñas distracciones el universo lo interpreta como que has bajado el listón de ese gran amor a conformarte con menos, lo que te traerá cada vez personas de menor vibración y que también hará bajar la tuya, es como un bloqueo que te haces tú mismo al dejarte llevar por las pasiones o falsa felicidad, y digo falsa porque al no partir del corazón tiene los días contados.

Antes los vínculos de pareja eran por necesidad, y ahora son vínculos para complementar y compartir. Antes eran seres incompletos y se movían desde la carencia, y ahora son completos y por eso pueden compartir. Primero debe de ser feliz uno mismo, para después poder compartir. Las nuevas parejas están unidas, pero sin perder la libertad. Dos seres completamente entregados viviendo el amor y que unen sus almas en armonía, plenitud, pasión, sencillez, dulzura, y admiración, sin importarles los demás, sin bloqueos, ni trabas, etc.

Un amor libre, sin tener que guardar las formas ni normas establecidas, un amor libre actuando espontáneamente como los niños. Cuando dos almas se encuentran, éste puede considerarse un momento sagrado, y es vivir el tiempo en el no tiempo, en el que cada día aparece de forma natural y espontánea.

MI SECRETO: VIRGEN A LOS 21

¿virginidades...?

De Proyecto Kahlo

“Hoy sé que “ser virgen” no es ni malo, ni bueno, ni NADA. No significa nada.”

La escena ya es casi un cliché: estás con un grupo de chicas, relajada, charlando y, por medio de sutiles transiciones, el tema de conversación cambia y comienzas a escuchar las últimas hazañas sexuales de las presentes. Te limitas a sonreír, asentir y soltar una carcajada en los momentos en que (ya sabes) debes hacerlo. Y por más que parezca que lo estás pasando de maravillas y que nada de este mundo podría preocuparte en este momento, hay algo que te inquieta. Y sin que digas ni una palabra, ya todas las que están contigo lo saben. Eres virgen. La palabra resuena dentro de tu cabeza mil veces, con mil timbres de voz diferentes, como si te lo repitiera cada persona que has conocido. Sí, así es. Esta es la historia de toda mi adolescencia y lo que va de mi juventud. Y estoy dispuesta a compartirla porque sé que no estoy sola. Pero fundamentalmente, porque hoy sé que “ser virgen” (como lo dicen taaaaantas personas, ¡como si fuera algo que definiera quién eres!) no es ni malo, ni bueno, ni NADA. No significa nada.El concepto de la “primera vez” es algo tan subjetivo que estoy segura de que, si todxs lo pensáramos, cada unx lo tomaría de una manera totalmente distinta. No fue fácil el camino que transité para poder llegar a pensar de esta forma. Pasé días sintiéndome muy triste y excluida, noches enteras llorando hasta dormirme del cansancio. Buscaba el “error” que creía que había dentro de mí y que no encontraba. Comencé a sentir vergüenza de mí misma, de mi inexperiencia, de mi incapacidad de sentirme cómoda con otras personas de mi edad. Luego empecé a creer que no era digna de que ningún chico me conociera. ¿¡¿Qué iba a pensar cuando supiera mi gran secreto?!? Y por supuesto, no faltaron aquellxs compañerxs de colegio que, al no verme los fines de semana en ninguna fiesta, asumieron que nunca había tenido relaciones sexuales y se creyeron con el derecho de humillarme y hacerme sentir menos mujer… Hace poco tiempo, después de todos esos episodios desagradables, recobré la memoria. Y recordé que la sexualidad es una parte de la personalidad, y por lo tanto no te define más que las otras partes de tu yo. Recordé que, si todavía no tuve sexo, fue porque estuve ocupada trabajando duro, estudiando mucho para poder tener una profesión y no tener que depender de nadie en el futuro (y quizás por eso mi vida sentimental no fue una prioridad, o quizás simplemente estaba bien así). Recordé que, aunque me gustaron muchos chicos, no me enamoré de ninguno: pero soy joven, solo tengo 21 años, y sé que tengo mucho por vivir y confío en que ya conoceré a aquella persona que me haga sentir amor. También recordé que poco a poco me fui liberando de tabúes y vergüenzas, me animé a conocer mi cuerpo y experimenté muchos orgasmos increíbles por mí misma. Entonces, debí replantearme: ¿Por qué la culpa? ¿Por qué la vergüenza? Y como ya no tuve respuestas válidas,sólo tuve que deshacerme de todos esas presiones que la sociedad metió en mi cabeza sólo para hacerme infeliz sin sentido. Por eso, a todas las que estén leyendo esto, les digo: jamás sientan vergüenza de quiénes son. TODAS somos únicas, especiales y bellas. Es una pérdida de tiempo enorme dejarse llevar por las habladurías y los prejuicios de lxs demás (y especialmente por aquellas personas que viven sin conmoverse frente a las numerosas y terribles consecuencias de formar parte de una sociedad machista). ¡Disfrutemos de nuestra vida, de nuestro cuerpo, de nuestra personalidad! Nos sorprenderemos de todo lo que podemos llegar a obtener si salimos al mundo con esta actitud. “Virgen” a los 21, y no me importa lo que pienses. Si te molesta, es tu problema.

Clara (21), Argentina

NO DEJES DE VER COMENTARIOS en PROYECTO KAHLO

“Guardo todavía muchos secretos”

Hablamos con el único órgano humano dedicado única y exclusivamente a dar placer, y que es exclusivo del género femenino.

Rita Abundancia 04 DE FEBRERO DE 2014, EL PAÍS

A pesar de tener un nombre universal, igual para casi todas las lenguas, esta parte de la anatomía femenina ha sido la gran desconocida y hasta perseguida culturalmente. Al estar parcialmente escondido, su protagonismo ha sido menor que el de su homólogo masculino, el pene. Pero el clítoris parece dispuesto a hacerse oír y conquistar su trono. La industria del juguete erótico empieza a tenerlo en cuenta y, recientemente, la ciencia nos ha permitido visualizarlo en toda su extensión y en 3D. Ahora que el universo catódico nos ha dado una lección de historia sobre la importancia del orgasmo clitoriano (gracias a Virginia Johnson y Bill Masters en Masters of Sex), charlamos con el clítoris para averiguar un poco más sobre este gran desconocido.

Es el único órgano humano encargado única y exclusivamente de dar placer y, sin embargo, no se le ha reconocido como se merece. ¿Es eso una prueba más de la tendencia masoquista del ser humano?

 El pene tiene muchos monumentos, una corriente artística, casi un género –el fálico–. A mí me han hecho pocas estatuas y debería ser todo lo contrario. Mi labor es totalmente altruista y desinteresada. Y, sin embargo, soy también el único órgano que debe pedir derecho de asilo. En algunos países nos cortan la cabeza y lo hacen las propias madres a sus hijas. ¿Imagínese un lugar donde se le cercenaran las orejas a los niños al llegar a la pubertad? Sería de locos, pero a nosotros nos sigue ocurriendo.

 Lo imagino resentido con la vagina; a lo largo de la historia le ha quitado todo el protagonismo…

 ¡Qué se puede esperar de una sociedad tradicionalmente machista y puritana! La penetración vaginal tiene una función reproductora y la consigna durante siglos ha sido “creced y multiplicaos”. Sin embargo, yo no traigo hijos al mundo. Todavía mucha gente identifica el órgano sexual masculino con el pene y el femenino con la vagina. Pues no señor, soy yo. La vagina es mucho menos sensible. Cuando oigo todavía la diferencia entre orgasmo vaginal y clitoriano me echo a reír. Todos los orgasmos pasan por mí. Los de la vagina no son sino una estimulación indirecta de mi persona. Se podría decir que soy como un iceberg, solo muestro una parte muy pequeña de mí, la otra se ramifica por toda la pelvis.

¿Y qué me dice del famoso punto G?

 Sí, vaya marketing se ha montado, con ese halo de misterio que lo rodea y que fluctúa entre la realidad y la leyenda. Pero cada día nacen más puntos el A, el U. Todo un alfabeto. Yo el punto G lo veo como un plan B. No es sino una estimulación indirecta de mí. La ciencia todavía tiene mucho que descubrir al respecto. Últimamente se empieza a hablar del complejo uretra-clítoris-vagina, una zona de estimulación erótica y sensorial muy potente que todavía está por descubrir.

 Los orgasmos que pueden experimentar algunas mujeres manipulando sus pechos, ¿también pasan por usted?

 Siempre se ha hablado de una ligazón entre el pezón y el clítoris, un cablecito que une estos dos puntos y que algunas mujeres conocen muy bien. Expertos de la Universidad de Rutgers, en EE UU, crearon en 2011 un mapa cerebral del placer sexual femenino. A través de escáneres, los investigadores pudieron identificar las áreas del cerebro implicadas en la excitación de los genitales femeninos. Los resultados, publicados en el Journal of Sexual Medicine, revelaron que la estimulación del clítoris no es la única que activa la corteza sensorial, como se pensaba, sino que estimular la vagina, el cuello del útero e incluso los pezones, también desencadena respuestas cerebrales. El biólogo Barry Komisaruk, autor principal del estudio, explicaba al diario argentino Perfil: “Lo inesperado fue, además, que la autoestimulación del pezón activa las mismas áreas cerebrales que la región genital”. Lo que explica que algunas mujeres puedan llegar al orgasmo con la sola masturbación de sus pechos.

La ciencia no ha estado muy interesada en usted a lo largo de la historia, de hecho se ha visto su anatomía completa por primera vez en 1998, gracias a los estudios de imagen por resonancia magnética que realizó la uróloga australiana Helen O’Connell.

Y hace tan solo cuatro años que los investigadores franceses Dr. Odile Buisson y Dr. Pierre Foldès crearon el primer sonograma completo en 3D del clítoris estimulado. Ya le digo que nunca ha habido demasiado interés en mí. Freud dijo que yo era un pene inacabado y que la mujer que solo experimentaba placer conmigo es que no había madurado demasiado. Solo en mi parte externa poseo unas 8.000 terminaciones nerviosas, el doble que las del pene, y estas se comunican con otras 15.000 más en la región pélvica.

Sin embargo, los estudios de Masters y Johnson lo dieron a conocer al gran público, incluso contribuyeron a desarrollar un nuevo tipo de feminismo.

Sí, ellos descubrieron una sexualidad femenina independiente del coito con los hombres. Los hallazgos científicos sobre mí, demostraban que se podía prescindir del hombre. “La mujer a menudo no queda satisfecha con una única experiencia orgásmica” dijeron Master y Johnson en su libro La respuesta sexual humana. Las feministas más radicales estaban muy contentas con estos descubrimientos porque demostraban la superioridad sexual de la mujer, ya que además era multiorgásmica. Mientras, los conservadores veían al orgasmo clitoideo como una amenaza para la heterosexualidad. Sin ir tan lejos, ni ser tan apocalíptico, la verdad es que, gracias a estos descubrimientos, muchas mujeres se replantearon sus relaciones sexuales y empezaron a tomar las riendas de su vida erótica. Puedo presumir de mi contribución al feminismo.

¿Se dice que aguanta mejor el paso del tiempo que el pene?

Muchas mujeres experimentan su plenitud sexual en la madurez, a los 40 y tantos, pero no es del todo cierto que aguante el tiempo muy bien. Mi mecanismo es muy similar al del órgano masculino. Tengo erecciones y eyaculo –a veces a la manera masculina– y, como el pene, soy un cuerpo cavernoso y me afectan la hipertensión y la diabetes. Los años no me favorecen, lo que ocurre es que muchas mujeres me descubren tarde, y es entonces cuando me empiezan a disfrutar, a hacerse adictas al sexo y a tratar de recuperar el tiempo perdido.

¿Y qué me dice de su fama de lento, de necesitar más tiempo y que se le dore más la píldora para empezar a ponerse a trabajar?

¿En qué se tarda más: en hacer una pechuga a la villaroy o en meter una pizza precocinada al horno? Las cosas buenas se hacen esperar y lo que llega rápido se va aún más deprisa. De todas formas eso es también un mito. Un estudio realizado por la Universidad McGill, de Quebec, Canadá, dirigido por el Dr. Irv Binik, demostró que no existe diferencia en la cantidad de tiempo que ambos sexos requieren para alcanzar su máximo nivel de excitación. Binik y su equipo se sirvieron de la termografía, midiendo la radiación, en términos de temperatura, que emitían los genitales de los sujetos del estudio mientras contemplaban diferentes imágenes, pornográficas o no. Tanto los hombres como las mujeres comenzaban a sentir excitación en los primeros 30 segundos. Esto demuestra que si a la mujer se la estimula adecuadamente, ésta puede llegar al orgasmo tan rápido como el hombre, pero ¿realmente interesa correr tanto?

El problema parece ser que usted es bastante rarito y dar con lo que le gusta no es tan fácil.

Lo que ha habido es mucha incultura y desconocimiento. Si incluso muchas mujeres no están demasiado familiarizadas conmigo, ¿qué le vamos a pedir a los hombres? Los hay que me ignoran totalmente y se dedican a hacer espeleología vaginal. Los hay que nada más verme arremeten contra mí sin piedad y a lo bruto, esto me asusta y me retraigo, pues soy bastante tímido. Abundan los que se creen expertos con la boca y, en vez de lamerme con cuidado, parece que me estuvieran haciendo una ablación. Y luego están los que saben satisfacerme, aunque no se puede decir que sean legión. Solo pido algo de tacto y delicadeza, pero de nuevo me han creado una fama que no me merezco, la de tiquismiquis. Como si el pene no tuviera también sus prontos y sus gatillazos.

¿Cómo hay que tratarlo entonces para que se sienta a gusto?

Como se merece una parte de la anatomía tan delicada y sensible. Para estimular a la mujer hay que empezar por tratar las zonas erógenas secundarias para luego ir a las primarias. Una vez en la zona genital, yo debo ser el último en tocar. Hay que empezar por el monte púbico, labios mayores, menores, espacio entre éstos, para luego comenzar a tocarme, primero indirectamente y luego ya más directo. A veces hay que retirar un poco el capuchón que me cubre. Me gustan los lametones y las succiones, más lentos o rápidos, e intercalando el ritmo. Cada mujer tiene sus preferencias. Algunas veces abordarme por la retaguardia es más placentero que de frente. Y la ducha, bien dirigida puede ser muy estimulante.

de la red

Tengo entendido que le gustan mucho los juguetes y que las vibraciones lo estimulan.

Sí son como burbujas de champán y hay que decir que últimamente quien más caso me ha hecho ha sido la industria de la juguetería erótica. Casi todos los vibradores tienen ahora sus estimuladores del clítoris, cada vez más anatómicos y sofisticados. Por no hablar de los diseñados especialmente para nosotros. Mi mánager me está buscando un esponsor y todavía no me está permitido hacer publicidad, pero hay verdaderas maravillas en el mercado. Toda mujer debería tener un pequeño kit de supervivencia para las épocas de vacas flacas y descubrir que, cuando la cosecha ha sido mala, también se puede ser autosuficiente.

¿En su caso el tamaño también importa?

No para mi perfecto funcionamiento. Es más, si soy muy grande, acomplejo a mi dueña, que ve la cosa poco estética. Sin embargo, el hombre que tienen un pene grande está muy orgulloso de él. Existe todavía este doble rasero.

¿Qué me dice de los pubis depilados, está a favor o en contra?

Entre nosotros mismos hay diversos sectores. Algunos prefieren no estar rodeados de pelo, porque argumentan que así se les localiza mejor y que tienen mayor sensibilidad; pero también está la línea pro Mato Grosso, que esgrimen la naturalidad y el papel protector del vello de los genitales, que actúa como barrera para evitar la entrada de virus e infecciones. Tener el pubis como una actriz porno exige la eliminación constante del pelo, causando la inflamación de los folículos pilosos y dejando heridas abiertas microscópicas. Si esto se combina con el calor y el ambiente húmedo de los genitales, se ha creado un caldo de cultivo para los patógenos bacteriales. Es cuestión de modas y, según he leído recientemente, ya hay algunas abanderadas del felpudo. No me extrañaría nada que vuelva la tendencia de los genitales peludos. Muchas que se han hecho la depilación láser deberán recurrir entonces a los postizos.

MÁS ALLÁ DE LA DISCRIMINACIÓN

del film

Recientemente Rosa del Alba una querida y joven amiga de El Cuenco de Baubo nos envió desde Uruguay este video, una entrevista a un grupo de niños norteamericanos sobre el matrimonio gay, un tema álgido en USA, donde hay algunos estados en los que no es legal este tipo de vínculo. No entramos en el análisis de si es válido el matrimonio o no, sino en la imposibilidad de decidir la forma social de relación que a cada ser le apetezca. Esas fobias sociales, esos temores a lo diverso, ese estigma que genera la exclusión, es manifestación de una escasa cultura y reducida capacidad de adaptación, pero sobre todo manifiesta un escaso nivel de amor. Todo ocultamiento lleva a la enfermedad social e individual. En esta entrevista algunas niñas y niños saben de la existencia de la homosexualidad, otros lo descubren en la entrevista. En un mundo tan contaminado, rabioso y sexista como el que vivimos, donde los adultos son capaces de condenar a cadena perpetua a las personas que escogen otra forma de vida, como es el caso de Uganda o de otros países donde directamente se les condena a muerte, este testimonio infantil nos resulta, fresco, natural y profundo a la vez.

Este episodio contó con la presencia de estos chicos: Lucas, 5 años, Maxim, 7 año, Samirah, 7 años, Dash, 9 años,Krischelle, 9 años, Jayka, 10 años, Elle, 11 años, Lydon, 11 años, Derek,12 años, Dylan, 12 años, Megan y Shannon, 13 años, Troy, 13 años.

Versión con subtítulos en español del video “Kids React to Gay Marriage” propiedad de TheFineBros.

CÓMO TRANSMITIR EL ODIO AL CUERPO

Las palabras que decimos sobre nosotras mismas pueden calar muy hondo en aquellas personas que nos rodean.

dama6

 Traducción: Mines y Eloísa, de Proyecto Kahlo

Querida Mamá,

Tenía siete años cuando descubrí que eras gorda, fea y horrible. Hasta ese momento había pensado que eras preciosa -en todos los sentidos-. Recuerdo ojear viejos álbumes de fotos y ver imágenes tuyas en la cubierta de un barco. Tu bañador blanco y sin tirantas parecía tan glamouroso como el de una estrella de cine. Cada vez que tenía la oportunidad sacaba ese bañador oculto en tu cajón de abajo e imaginaba un tiempo en el que yo sería lo suficientemente mayor para llevarlo; en el que sería como tú. Pero todo eso cambió cuando, una noche, estábamos arregladas para ir a una fiesta y me dijiste: “Mírate, tan delgada, guapa y encantadora. Y mírame a mí, vieja, gorda y horrible”. Al principio no entendí lo que querías decir. “No estás gorda”, dije seria e inocentemente, y tú contestaste: “Sí lo estoy, cariño. Siempre he estado gorda; incluso cuando era una niña.”

En los días que siguieron, tuve unas cuantas revelaciones dolorosas que han determinado mi vida.Aprendí que:

1. Debes estar gorda, porque las madres no mienten. 2. Ser gorda es ser fea y horrible. 3. Cuando crezca seré como tú, así que seré gorda, fea y horrible también.

Años más tarde recordé esta conversación y las centenares que la siguieron, y te maldije por sentirte tan poco atractiva, insegura e infravalorada. Porque, como mi primer y más importante modelo de conducta, me enseñaste a pensar lo mismo sobre mí misma. Con cada mirada a tu reflejo en el espejo, cada nueva dieta milagrosa que iba a cambiar tu vida y cada culpable cucharada de “Oh, en realidad no debería, pero…”, aprendí que las mujeres deben estar delgadas para ser válidas y valoradas. Las chicas deben prescindir de ciertos placeres porque su mayor contribución al mundo es su belleza física. Como tú, he pasado toda mi vida sintiéndome gorda. ¿Cuándo se convirtió “gorda” en un sentimiento, de todos modos? Y porque creía que estaba gorda, sabía que yo no estaba bien. Pero ahora que soy mayor y madre, sé que culparte a ti por el odio a mi cuerpo es inútil e injusto. Ahora entiendo que tú también eres producto de un largo y rico linaje de mujeres que fueron educadas para odiarse a sí mismas. Mira el ejemplo que la abuela fue para ti. A pesar de ser lo que podrías describir como una mujer chic víctima del hambre, hizo dieta cada día de su vida hasta que murió a los 79 años. Solía ponerse maquillaje para salir al buzón, por miedo de que alguien pudiese ver su cara desnuda. Recuerdo su “compasiva” respuesta cuando anunciaste que Papá te había dejado por otra mujer. Su primer comentario fue: “No entiendo por qué habría de dejarte. Te cuidas, llevas pintalabios. Tienes sobrepeso, pero no mucho.” Antes de que Papá se fuera, él tampoco te alivió por el tormento de la apariencia de tu cuerpo. “Dios, Jan”, escuché por casualidad que te decía. “No es tan difícil. La energía que entra frente a la energía que sale. Si quieres perder peso, simplemente tienes que comer menos”. Esa noche en la cena observé cómo ponías en práctica el remedio para adelgazar “Energía dentro, Energía fuera: Dios, Jan, Simplemente Come Menos” de Papá. Serviste tallarines chinos para cenar (¿recuerdas cómo en los suburbios australianos de los años ochenta una mezcla de carne picada, repollo y salsa de soja se consideraba la cumbre de la alta cocina?). La comida de todo el mundo estaba en un plato grande excepto la tuya. Tú te serviste tus tallarines chinos en un diminuto plato de postre. Cuando te sentaste delante de esa patética cucharada de carne picada, unas lágrimas silenciosas resbalaron por tu cara. No dije nada. Ni siquiera cuando tus hombros comenzaron a agitarse de angustia. Todos nos comimos la cena en silencio. Nadie te reconfortó. Nadie te dijo que te dejaras de ridiculeces y que cogieras un plato en condiciones. Nadie te dijo que ya eras querida y lo suficientemente buena. Tus logros y tu valía -como profesora de niños con necesidades especiales y como dedicada madre de tres hijos- palidecieron insignificantes comparados con los centímetros que no podías perder de la cintura. Me rompió el corazón presenciar tu desesperación y siento no haber salido en tu defensa. Ya había aprendido que era tu culpa que fueras gorda. Incluso había oído a Papá describir el perder peso como un proceso “simple” – pero al que tú no te podías enfrentar.  La lección: no te merecías la comida y ciertamente no te merecías ninguna compasión.

Pero estaba equivocada, Mamá. Ahora entiendo lo que es crecer en una sociedad que le dice a las mujeres que su belleza es lo más importante y que al mismo tiempo define un estándar de belleza que  está completamente fuera de nuestro alcance. También conozco el dolor de interiorizar estos mensajes. Nos hemos convertido en nuestras propias carceleras y nos infligimos nuestros propios castigos por fracasar dando la talla. Nadie es tan cruel con nosotras como nosotras mismas. Pero esta locura tiene que terminar, Mamá. Termina para ti, termina para mí y termina ahora. Nos merecemos algo mejor –mejor que arruinar nuestros días con malos pensamientos sobre nuestro cuerpo, deseando ser de otra manera. Y ya no es sólo sobre ti y sobre mí. Es también sobre Violet. Tu nieta sólo tiene tres años y no quiero que el odio hacia su cuerpo eche raíces dentro de ella y estrangule su felicidad, su confianza y su potencial. No quiero que Violet crea que su belleza es su valor más importante; que definirá su mérito en el mundo. Cuando Violet nos mira, aprende cómo ser una mujer y necesitamos ser los mejores modelos que podamos. Necesitamos enseñarle con nuestras palabras y nuestras acciones que las mujeres son lo bastante buenas tal y como son. Y para que nos crea, nos lo tenemos que creer nosotras.

Cuanto más mayores nos hacemos, más personas queridas perdemos por accidentes o enfermedades. Su fallecimiento siempre es trágico y demasiado temprano. A veces pienso en lo que esos amigos –y la gente que les quiere- darían por tener más tiempo en un cuerpo sano. Un cuerpo que les permitiera vivir un poco más. El tamaño de los muslos de ese cuerpo o las arrugas en su cara no importarían. Estaría vivo y, por lo tanto, sería perfecto. Tu cuerpo es perfecto también. Te permite desarmar a una habitación entera con tu sonrisa y contagiar a cualquiera con tus carcajadas. Te da brazos para arropar a Violet y estrujarla hasta que se ríe. Cada momento que pasamos preocupándonos por nuestros “defectos” físicos es un momento desperdiciado, un preciado pedazo de vida que nunca volverá.

Permitámonos honrar y respetar nuestros cuerpos por lo que hacen en lugar de despreciarlos por su apariencia. Centrémonos en llevar una vida activa y saludable, dejemos a nuestro peso caer hasta donde deba, y enterremos nuestro odio al cuerpo en el pasado, adonde pertenece. Cuando miraba aquella foto tuya con el bañador blanco un montón de años atrás, mis inocentes ojos jóvenes veían la verdad. Veían amor incondicional, belleza y sabiduría.Veía a mi Mamá.

Con amor, Kasey.

Autora: Kasey Edwards (@KaseyEdwards). Escritora y columnista. Artículo originalmente publicado en: Essential mums

 Traducción: Mines y Eloísa, de Proyecto Kahlo http://www.proyecto-kahlo.com/2013/07/como-transmitir-el-odio-al-cuerpo/

Soy una mujer, el dolor es mi origen y destino. O eso dice mi gine.

Erika Irusta Rodríguez
No soy de fechas. Me repatean las fechas. Sobretodo las fechas que hablan de nosotras y que parecen decir:” mirad mujeres si nos ocupábamos de vosotras”. Primero de todo, no necesito que papá estado se ocupe de mí. Más bien, y tal como andamos, le pido que me deje tranquila. Segundo si nos dais un par de días en el calendario evidencia que el resto de éste es de otros, así que no me da la gana hacer lo que esperan que haga. En plan “señora si va a hablar de violencia de género (que no les gusta llamarla machista) hágalo en la fecha que tenemos para ello”. De todos modos hoy es un buen día (como cualquier otro) para escribir sobre un tipo de violencia que vivimos las mujeres por ser cíclicas. En realidad son varios tipos de violencia (no, no creo en las violencias micromachines) que taller tras taller, mail tras mail y experiencia tras experiencia siento, veo, leo y tiemblo del horror al corroborar que no hay lugar de este planeta donde no suceda.

Hablo de la violencia obstétrica que es la violencia que sufrimos las mujeres en manos de nuestrxs ginecólogxs y comadronas. No hablaré de la violencia obstétrica de las mujeres embarazadas y mujeres madres, hablaré de la que todas padecemos cuando acudimos a algunxs de estos profesionales (no todxs. De nuevo hay grandes profesionales de la obstetricia y ginecología) con dolores menstruales. Comienza el teatro (basado en decenas de hechos reales): Consulta del ginecólogo Enfermera: Andrea López Andrea: Yo Enfermera: Pase (andre pasa a consulta) Ginecólogo (desde ahora Gine): Buenas, Andrea. Tú me dirás Andrea: Pues nada, que, que resulta, a ver. Que de un tiempo para acá me duele un montón la regla. Los días antes de que me baje grito un montón, no puedo dejar de llorar, tengo fuertes dolores de cabeza, el pecho…ufff duele y… Gine: (sonriendo) Bueno, bueno. No sigas más. Es normal. Ya sé lo que me dices. Andrea: Ya pero… Gine: No, no. Ya sé. No digas más. Esto es común.  Andrea: ¿Pero qué me pasa? Gine: (riendo) Pues que eres mujer. Mira, hija, tienes dos opciones: una, te tomas la píldora y otra te quedas embarazada. Y por la edad (la mira de arriba a bajo) creo que es mejor la primera (le guiña un ojo) Andrea: (sonrojada) Ya, pero, no entiendo. ¿Es normal? Pero antes no me dolía. Gine: Bueno, bueno. Antes fue lunes y hoy es viernes. Mira te voy a recetar la píldora. Te va a ayudar a regular el ciclo, dejarás de tener dolores, si tienes novio podréis hacerlo sin condón (se ríe) y la regla dejará de dolerte. Andrea: ya… pero es que no creo que quiera. Mi prima la tomó y engordó mucho, le salieron granos y me contó que …que… que apenas tenía ganas de… de… sexo y no sé, es que me da cosa. Gine: ¡Bh mujer! eso no es lo común. Si todo son beneficios. Mira si fuera por mí os dejaba a todas las mujeres sin menstruación porque en realidad no sirve para nada. Cuando quisiérais tener críos os la quitaba y ya. Sólo da problemas.  Andrea: ¿Eso no es malo? Gine: jajajajajajaja. Qué va. Si la regla no sirve para nada más que dar problemas y dolores. (Escribiendo en el ordenador) Bueno te imprimo la receta y ya puedes ir con ella a la farmacia. ¡Ah! ¡mira! si tengo aquí muestras de la píldora Laurylin. Esta va muy bien. Toma, así te ahorras un dinerito (guiño) Andrea: Emmmm…. vale. Gracias. Gine: Ya me contarás. Andrea sale del ginecólogo ¿Familiar? Sí, creo que sí. Una llega a la consulta con dolores menstruales y nadie, NADIE, opta por: 1. Esuchar activamente 2. Oscultar 3. Preguntar por hábitos y situaciones estresantes que hayan ocurrido en estos últimos meses 4. Considerar el dolor menstrual como un dolor anómalo 5. Validar las emociones de Andrea. “Sí Andrea, tienes razón en venir aquí pues no es normal que te duela. Algo ocurre y hemos de ver qué puede ser” 6. Hacer una batería de pruebas para ver cuál puede ser el origen y causa de estos dolores El dolor menstrual, como casi cualquier dolor propio de las mujeres, se entiende como algo normal, habitual y que no necesita de dedicación ni investigación. El Génesis 3:16 ya lo dice: “Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos […]” Sí amigas, como bien intuímos la religión sigue presente en nuestro cuerpo y en la mirada poco científica de nuestrxs profesionales de la salud (algunxs de ellxs). Ahora bien, alguien podría no ver la violencia que ha ocurrido en estos 10 minutos de consulta médica. Veamos los puntos más candentes: 1. No le ha escuchado. Andrea no ha podido expresar con claridad ni con el tiempo que necesitaba lo que le ocurría. en seguida lo ha dado por supuesto y no ha respetado su diferencia como mujer. Cada una somos diferentes y nuestros dolores no son homogéneos. 2. La ha infantilziado. Esas risitas socarronas que nos echan tantas veces, esos guiñitos que nos hacen empequeñecer y nos ponen en ese lugar común a todas que es “la eterna niñita” generando inseguridad y provocando nuestro silencio para no rechistar y menos rebatir. 3. Ha ignorado por completo su dolor además de reírse (sin acritud, ¿eh?) de ella por no saber de sobra que ser mujer y sufrir va siempre junto. 4. Le ha privado de su derecho a decidir sobre su cuerpo. Automáticamente él sabe lo que ella ha de hacer y no le da espacio a que lo medite. Ella tomará la píldora y punto. 5. Le ha prescrito un fármaco con un fuerte impacto sobre su salud sin informarle de los efectos secundarios. Le ha omitido información necesaria además de haber mentido afirmando que hechos como el aumento de peso, acné y falta de líbido no son efectos secundarios de la píldora, cuando científicamente se sabe que sí lo son y además son muy comunes. 6. Ha dado por hecho que sus relaciones son heterosexuales además de tratar este hecho con un tono de picardía que no le corresponde para nada a un profesional de la salud. 7. Su desconocimiento del ciclo menstrual ha validado la máxima cultural de que “la regla duele”, alimentando las sospechas de Andrea de que “ser mujer es una mierda”. 8. La sugerencia de ser madre para no padecer dolores menstruales roza la locura. Traer vida a este mundo como analgésico es una broma macabra. Además no es cierto que los dolores menstruales desaparezcan tras un parto. 9. Sus deseos de “dejar a las mujeres sin regla” evidencia ese poder que sabe que ostenta en esta sociedad en la que nosotras somos un objeto al que quitar y poner complementos. 10. Las pildoritas de muestra evidencian quién ha sido el que le ha dado “clases de ciclo menstrual”. Las farmaceúticas saben muuuucho del ciclo de las mujeres. Sí, sí. Bien, seguro que sois capaces de ver más rasgos de violencia. El señor gine ha ejercido el poder que su posición laboral le da para imponer su ignorancia. Él decide sobre el útero y ovarios de nuestra amiga. Se supone que él es el que sabe con lo que Andrea, aún sintiendo que algo desagradable ha pasado, no es capaz de verbalizarlo y entiende que lo que pasa es que ella no sabe. Sí, ella es la tontita que no sabía nada de esto. Él sabe mucho más de su cuerpo que ella ¡dónde vamos a ir a parar! Ahora tomará la píldora, en concreto Laurilyn, y aunque sienta cambios extraños en su cuerpo, creerá que son historias suyas. Esta historia tiene varios finales. Cada cual la continuará como quiera/ sepa/ pueda. No se trata de que la píldora no sea buena o que sea mala. La píldora sirve para lo que sirve y una ha de contar con toda la información. Lo que ha ocurrido aquí es que una llegó con dolores y de nuevo, nadie, NADIE, la escuchó. Y muchísimo menos apostó por buscar aquello que los causó. De nuevo, nosotras, a la cola, ninguneadas e infantilizadas. Justo, justo como todos los días del calendario. Todos salvo el 8 de marzo y el 25 de noviembre.

Día 15: fase ovulatoria

31 de octubre Samhain

Encuentro con la oscuridad, los ancestros y la muerte

Samahin, imagen de la red

Samahin, imagen de la red

 
Texto inspirado y traducido por Sophia Style
de las palabras de Glennie Kindred “Sacred Celebrations: A Sourcebook”

En el hemisferio norte, del 31 de octubre al 1 de noviembre nos encontramos en el punto medio entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno. Samhain, el nombre de este festival en la tradición celta, viene del dios pre-cristiano Samana, el aspecto subterráneo del Sol.

Es un momento para adaptarnos al incremento de la oscuridad: los días son cada vez más cortos, las hojas caen de los árboles, los pájaros están migrando. El invierno se acerca. Es el momento de desprendernos de lo viejo, y ancestralmente, un tiempo para honrar la muerte y los ancestros. Durante estos días, el velo entre los mundos está en su punto más estrecho: un portal se abre entre el mundo visible de la materia y el mundo invisible del espíritu, una grieta en el telar del tiempo-espacio.

imagen de la red

imagen de la red

Los muertos recientes y otros ancestros visitan sus seres queridos, y se deja un lugar para ellos en la mesa de la cena, o en un altar, con su comida preferida. Es el momento de hacer viajes chamánicos y recibir visiones y poderes sanadores.

Al haber crecido en culturas patriarcales, la mayoría de nosotr@s hemos aprendido a temer la oscuridad, la muerte y todo lo relacionado con el “submundo”. Hel  era la reina nórdica y mágica del submundo, y se convirtió en hell – infierno en inglés-. Originalmente  se refería a un santuario uterino o cueva sagrada de renacimiento. En las culturas matriarcales, el submundo era el lugar de los misterios profundos, donde tenía lugar la transformación y la regeneración, donde una moría para renacer. El fuego de la purificación era el útero de la Madre Tierra. Con el patriarcado apareció el temor a lo que no se podía identificar y nombrar, entonces se convirtió en el ardiente abismo del diablo: hell – infierno-.

Ahora hace falta deshacer la manera en que hemos reprimido y rechazado tanto la muerte como la oscuridad. Todos los miedos y emociones no deseados que hemos guardado en el inconsciente están esperando y deseando ser abrazados a la luz cálida de la consciencia: que los miremos, los afrontemos, los atravesemos para liberar las energías que yacen debajo del inconsciente condicionado. A medida que empezamos a aceptar la presencia de la oscuridad y la muerte como otro aspecto de la vida, dejan de ser monstruos que hay que temer y empiezan a ser aliados y guías a través del laberinto.

Carta de Sinéad O’Connor a Miley Cyrus

“…Te van a prostituir por todo lo que vales y astutamente te van a hacer pensar que eso era lo que TÚ querías… y cuando termines en rehabilitación como un resultado de haber sido prostituida, ellos van a estar tomando el sol en sus yates en la costa de Antigua…”

El sitio oficial de Sinéad ha colapsado luego que subiera una carta abierta dirigida a Miley Cyrus. En esta, relata un par de consejos a Miley, luego de que la misma artista ex-Disney reconociera que el video “Wrecking Ball” estuviera influenciado por el hitazo  “Nothing Compares 2U” de O’Connor: “No iba a escribir esta carta, pero hoy he estado evadiendo llamadas de varios periódicos deseosos de conocer mi opinión luego de que dijeras a Rolling Stone que el video de Wrecking Ball fue diseñado pensando en ser similar al de Nothing Compares… Así que esto es lo que necesito decir… Y lo digo con amor, en un espíritu maternal. Estoy sumamente preocupada por lo que aquellos a tu alrededor te han llevado a pensar, o bien reforzar lo que tal vez sea tu idea, de que es de cualquier manera “cool” aparecer desnuda lamiendo un mazo en tus videos. En realidad lo que sucede es que oscureces tu talento cuando permites que te exploten de esa manera, ya sea el negocio musical o tú misma quien está detrás de tal explotación. [Nota: Sinéad utiliza la expresión “pimped” que se deriva de “pimp” que significa “proxeneta”]. Permitir tal explotación solamente acarreará daño a largo plazo. Enviar el mensaje de que se te debe valorar (o de que tú misma lo haces) por tu atractivo sexual y no por tu obvio talento NO es de NINGUNA manera una forma de empoderarte ni de empoderar a ninguna mujer joven. Me alegra escuchar que soy de alguna manera una especie de modelo para ti y espero que por ese motivo escuches con atención lo que te estoy diciendo. Al negocio musical no le importas una mierda, tampoco ninguno de nosotros. Te van a prostituir por todo lo que vales y astutamente te van a hacer pensar que eso era lo que TÚ querías… y cuando termines en rehabilitación como un resultado de haber sido prostituida, ellos van a estar tomando el sol en sus yates en la costa de Antigua… yates que compraron gracias a que vendieron tu cuerpo. Te vas a sentir muy sola entonces. A ninguno de los hombres babeando mientras te mira les importa una mierda, no te engañes. Muchas mujeres confunden lujuria con amor. Si un hombre te desea sexualmente no significa que le importas un cuerno. Todavía más cierto cuando tú misma das la impresión de que tampoco te importas un carajo. Y cuando empleas a personas que dan la impresión de que a la vez tampoco les vale madre lo que pase contigo. Nadie que realmente se preocupe por ti va a apoyar la idea de que te exploten así… y eso te incluye a ti misma. Sí, estoy sugiriendo que no te estás cuidando. Eso debe cambiar. Debes protegerte como la joven hermosa que eres de cualquiera de tus empleados y de cualquiera que te rodee, incluyéndote. Este es un mundo peligroso. No andamos diciéndole a nuestras hijas que caminen desnudas por ahí porque las convertiríamos en presas de animales y tipos que son menos que animales (una preocupante cantidad de los cuales trabaja en la industria musical y media asociada). Vales más que tu cuerpo o tu atractivo sexual. El mundo del espectáculo no ve las cosas de ese modo, les gusta que se vean de forma distinta, ya sea las revistas que te quieren en su portada, o lo que sea… no caigas en esas ilusiones… TODOS ellos te quieren porque les estás haciendo dinero con tu juventud o tu belleza… dinero que no podrían hacer si no fuera porque tu juventud te ciega frente a la maldad de la industria del espectáculo. Si tienes un corazón inocente no puedes reconocer a quienes no lo tienen. Repito, tienes suficiente talento como para no necesitar que la industria de la música te utilice como a una prostituta. No deberías permitirle que te traten como a una bruta. No pienses ni por un momento que le importas un cuerno a cualquiera de ellos. Están ahí por el dinero… nosotros estamos ahí por la música. Siempre ha sido y siempre será así. Mientras más pronto una muchacha joven se da cuenta de esto, más pronto podrá estar REALMENTE en control. También dijiste en Rolling Stone que tu aspecto está basado en el mío. El aspecto que yo elegí, lo elegí adrede en un momento en que mi compañía disquera me estaba pidiendo que hiciera lo que tú has hecho. Sentí que prefería ser juzgada por mi talento y no por mi aspecto físico. Estoy contenta de haber tomado esa decisión, en parte porque me evité encontrarme a mis casi 47 años con tremendo pedo mental en la cabeza… como desafortunadamente le sucede a tantas mujeres artistas que han basado su imagen en la sexualidad cuando alcanzan estas edades. [Nota: Sinéad utiliza la expresión “middle age” que es un modismo para expresar que tienes más de 40 años]. Empoderarse realmente como mujer sería rehusarte en el futuro a explotar tu cuerpo o tu sexualidad para que los hombres hagan dinero contigo. No necesito siquiera hacer la pregunta… He estado en este negocio lo suficiente como para saber que hay hombres haciendo más dinero que tú gracias a que te desnudas. Esto no está nada bien. Y está enviando señales muy peligrosas a otras mujeres jóvenes. Por favor en el futuro di que no cuando te pidan prostituirte. Tu cuerpo es para ti y para tu pareja. No es para cada basura bota-semen en la web, o cada miserable/avaro ejecutivo de la casa disquera para que compre a su amante diamantes. En cuanto a deshacerse de la imagen de Hannah Montana… quien sea que te esté diciendo que desnudarte es la forma de conseguirlo NO respeta tu talento, o a ti como una joven mujer. Tus discos son lo suficientemente buenos como para preocuparte por sacudirte de la imagen de Hannah Montana. Ella está más que superada para este momento… no porque te estés desnudando, sino porque haces excelentes discos. Nos guste o no, nosotras las mujeres de la industria somos referentes y como tales tenemos que tener muchísimo cuidado con el mensaje que enviamos a otras mujeres. El mensaje que sigues enviando es que de alguna manera está bien ser prostituido… y no está nada bien Miley… es peligroso. A las mujeres se les debe valorar por mucho más que su sexualidad. No somos solo objetos de deseo. Te animo a enviar un mensaje más saludable a tus pares… que tanto ellas como tú valen más que lo que está pasando en este momento con tu carrera. Amablemente despide a cualquier maldito que nohaya expresado alarma por todo esto pues eso significa que realmente no le importas”.

Fuente: 89 decibeles 

http://www.youtube.com/watch?v=iUiTQvT0W_0

http://youtu.be/My2FRPA3Gf8

La lengua de Miley Cyrus y su diagnóstico desde la  M.T. Oriental

Si has navegado por la Internet últimamente o visto los VMAs -Premios de Video Música- de 2013, entonces habrás visto definitivamente la lengua de Miley Cyrus. Como acupunturista en Irvine , me veo la lengua a diario como herramienta de diagnóstico. La lengua es un reflejo de la salud en general. Como seguía viendo la lengua de Miley, decidí que sería una gran oportunidad para mostrar cómo cambia la lengua.

Miley antes y ahora

En el exterior , Miley se ve hermosa y saludable, pero viendo estas dos imágenes de la lengua, no es necesario un título de Master en Medicina Oriental para ver que su salud se encuentra en un rápido declive. Echemos un vistazo más de cerca … En la foto de la izquierda la lengua es de color rosa, una grieta en el centro, y tiene una punta de color rojo. Las encías tienen un color rosa y saludable. Se podría decir que tiene algunos problemas de salud que deben ser abordados, pero con un poco de cuidado preventivo y cambios de estilo de vida hay una buena perspectiva para su salud. La foto de la derecha, sin embargo, muestra una historia completamente diferente: la lengua y las encías están pálidas, hay una capa blanca húmeda gruesa y grasosa, la punta es significativamente roja Según el libro, lengua diagnóstico en la medicina china, por Giovanni Maciocia: “Las manifestaciones clínicas de… una lengua húmeda pálida incluyen falta de apetito, distensión abdominal, cansancio, una tez blanca y brillante, diarrea, sensación de frío en las extremidades… Una lengua húmeda pálida acompañada de una capa pegajosa puede indicar obstrucción del espíritu por flema, que puede manifestarse en ansiedad severa o comportamiento maníaco moderado”. Maciocia continúa diciendo que, la punta de la lengua roja se asocia generalmente con el fuego del corazón , más oscura será la punta , más grave es la condición… esta condición por lo general se asocia con la persistencia de los problemas emocionales como la depresión, la ira reprimida, o el resentimiento.” Una persona con este tipo de lengua tiene síntomas físicos evidentes y las emociones alteradas. En el caso de Miley , espero que ella haga caso de la advertencia que la lengua está mostrando tan desesperadamente. Nuestra lengua es una hoja de ruta para la salud general. Me di cuenta de la validez de esto en mi vida cuando yo estaba en la universidad y mi profesor me llevó aparte y me dijo que tenía una enfermedad muy grave, mucho antes de que la medicina occidental puede diagnosticar cualquier cosa. Por suerte para mí , tuve la oportunidad de hacer cambios y evitar una enfermedad grave . ¿Te has mirado la lengua últimamente? Programe una cita con su acupunturista hoy y descúbralo.

Lori Sibbers , L.Ac. Acupunturista Irvines

¿Aporta beneficios la mamografía precoz?

mamografía -imagen sin referencias-

Este trabajo realizado con seriedad, por el Centro Nórdico Cochrane, 2012, ofrece una perspectiva clara sobre un tema que atormenta a muchas mujeres: el fantasma del cáncer. Creemos que es importante leerlo y adjuntamos información de España. Difúndelo ¿Cuáles son las beneficios y perjuicios de participar en un programa de cribado para detectar el cáncer de mama? ¿Cuántas mujeres se beneficiarán al participar en el programa de cribado y a cuantas se perjudicará? ¿Cuál es la evidencia científica?

folleto

folleto

Cuando se publicó por primera vez este folleto en 2008, el resumen fue:

Podría ser razonable participar en cribados con mamografía como método diagnóstico para cáncer de mama, aunque al mismo tiempo podría ser razonable no hacerlo ya que este cribado ha demostrado tener tanto beneficios como perjuicios. Si 2000 mujeres son valoradas regularmente durante 10 años, una se beneficiará del cribado debido a que se evitará una defunción por cáncer de mama. Al mismo tiempo, de estas 2000 mujeres, 10 mujeres sanas serán diagnosticadas como pacientes con cáncer de mama y en consecuencia serán tratadas innecesariamente. Estas mujeres llegarán a sufrir la extirpación de una parte o la totalidad de su mama, muchas de ellas recibirán radioterapia y algunas de ellas quimioterapia. Adicionalmente, 200 mujeres sanas serán afectadas por una falsa alarma. La tensión psicológica durante el lapso de tiempo entre saber si tienen o no cáncer y, a veces después del diagnóstico, puede ser importante.

Estas cifras se obtuvieron a partir de ensayos con asignación aleatoria de la mamografía de cribado. Sin embargo, desde que estos ensayos se llevaron a cabo, el tratamiento del cáncer de mama ha mejorado considerablemente. Estudios más recientes sugieren que el cribado mamográfico puede no ser eficaz para reducir el riesgo de morir por cáncer de mama. El cribado mamográfico diagnostica como pacientes con cáncer de mama a mujeres sanas que nunca desarrollarían síntomas de cáncer de mama. El tratamiento de estas mujeres sanas aumenta su riesgo de morir, por ejemplo, por enfermedades del corazón y cáncer. Por lo tanto, no parece razonable participar en cribados de cáncer de mama. De hecho, al no participar en los cribados, el riesgo de4 tener un diagnóstico de cáncer de mama se reduce. Sin embargo, a pesar de ello, algunas mujeres todavía podrían desear ir al cribado. Lo que siempre quiso saber sobre el cribado mamográfico Publicado por el Centro Nórdico Cochrane, 2012 – Puedes descargar el trabajo en http://www.cochrane.dk/screening/mamografia-es.pdf

Datos de España

Fiabilidad del cribado  En el cribado de cáncer de mama no todos son beneficios, también tiene aspectos negativos que hay que conocer. La mamografía permite distinguir a las personas que tienen imágenes radiológicas sospechosas de las que no las tienen. A las mujeres que se les ha identificado una imagen radiológica sospechosa se les realizan nuevas pruebas para llegar a un diagnóstico. De cada 1.000 mujeres que se hacen una mamografía de cribado, 50 son citadas para hacerse nuevos estudios que pueden ser invasivos o no. A cuatro de estas mujeres se les diagnostica un cáncer de mama y se pueden beneficiar de la detección precoz. A las otras 46 mujeres, que han sido falsos positivos y se les ha sometido e pruebas sin necesitarlo. A una mujer de cada 1.000 exploradas no se le detectará un cáncer con la mamografía del cribado aún teniéndolo; esta mamografía habrá sido un falso negativo y esto ocasiona una falsa tranquilidad. La angustia que puede generar este proceso en algunas mujeres, es otro de los aspectos negativos del cribado. En cambio es positivo, el hecho de que al diagnosticar el cáncer en sus estados iniciales, las mujeres se pueden curar o aumentar la supervivencia, contribuyendo así a la disminución de la mortalidad debida a esta enfermedad. Datos de: servicioandaluzdesalud

¿Cómo vender un tabú?

La menstruación nos es ajena

Cuando creemos que lo tenemos todo sabido acerca de la menstruación aparece una nueva investigación que nos hace dar cuenta de que, en pleno siglo XXI, la inmensa mayoría de las jóvenes y las mujeres, se sienten a disgusto con esa manifestación de su sexualidad. Desde Argentina nos han enviado este artículo del diario Página 12, que creemos de interés. Las imágenes las hemos incorporado nosotras.

compresas

UNA MIRADA SOBRE LAS PUBLICIDADES EN TORNO DE LA LLAMADA “HIGIENE FEMENINA” A TRAVÉS DE LOS TIEMPOS

Página 12, 1 de septiembre

Cómo vender un tabú Una investigación sobre las retóricas publicitarias de tampones y toallas femeninas muestra la construcción social de cada época en torno del sangrado menstrual, un tabú que persiste. Y los discursos feministas, apropiados por los publicistas.

Por Mariana Carbajal

¿Cuál es la construcción cultural del sangrado menstrual? ¿Por qué sigue siendo un tema tabú? ¿Cómo han contribuido los medios de comunicación y en particular la publicidad para que así sea? Estas son algunas de las preguntas que buscó responder Eugenia Tarzibachi, psicóloga y becaria de investigación del Conicet, a partir del análisis de los discursos sobre el cuerpo de las mujeres, la menstruación y las tecnologías corporales de higiene menstrual plasmados en publicidades gráficas de tampones y toallas femeninas, desde la aparición de las primeras marcas a comienzos del siglo XX hasta la actualidad en Estados Unidos y en la Argentina. Para su investigación –de su tesis doctoral–, se internó en las hemerotecas de la Biblioteca Nacional y del Congreso de Washington DC, para revisar una por una las revistas femeninas de todas las épocas y también las publicaciones médicas de ambos países en busca de anuncios y encontró varias perlitas, como la primera copa menstrual, patentada en la década del ’30 –un método revalorizado en los últimos años por una corriente ecofeminista por ser reutilizable–, y un aviso de 1944 donde se promocionan los Tampax apelando al argumento de que su uso reducía el ausentismo de las obreras en las fábricas. Uno de los ejes de su trabajo profundiza en cómo la retórica publicitaria de esos productos usufructuó el discurso del feminismo, restando su potencia reivindicatoria y haciendo de él un look, una moda. Y en ese sentido destaca un dato singular: los dos movimientos más importantes del feminismo en Estados Unidos coincidieron con el lanzamiento de las mayores innovaciones en tecnologías de higiene menstrual.

betty_boop8

Betty Boop ya usaba copa menstrual.

“Los fluidos corporales y las excreciones del cuerpo son objeto de vigilancia cultural, constituyen bordes, materias liminales entre el cuerpo individual y el social, y son regulados mediante dos afectos privilegiados: la vergüenza y la repulsión”, dice Tarzibachi, en diálogo con Página 12. La charla transcurre en el Café del Lector, al lado de la Biblioteca Nacional. Hizo un alto en su pesquisa en la hemeroteca. Dice que está enamorada del tema de su tesis. Por estos días, además de perderse en pilas de revistas, está entrevistando a mujeres que eran jóvenes en los años ’70 y ginecólogas de reconocida trayectoria que eran médicas en esa época. “La construcción sociocultural del sangrado menstrual merece atención, y la publicidad de los productos de la llamada “higiene femenina” permite recomponer sentidos no sólo acerca del cuerpo de las mujeres, sino de ese sangrado cíclico que tiene lugar únicamente en el cuerpo femenino. Aunque alude indirectamente a la fertilidad –una condición socialmente valorada del cuerpo de las mujeres por su potencial reproductivo–, la menstruación es aún planteada como una condición vergonzante, sucia y, desde la perspectiva de un sector del discurso médico, ‘inútil’”, dice Tarzibachi, investigadora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. image003A partir de sus hallazgos armó una genealogía de las primeras publicidades de toallas y tampones en Estados Unidos y en la Argentina. “La comparación es importante porque hay una retórica publicitaria que viaja transnacionalmente y arma un cuerpo ‘femenino’, señaló. En su trabajo, Tarzibachi otorga un especial análisis a la introducción del tampón en Argentina durante la década del ’70. “El análisis de su presentación a través de la publicidad constituye un prisma para mostrar las tensiones que atravesaron la emergencia de un nuevo ideal corporal femenino bajo la idea de la ‘liberación femenina’. obeend2 Se entiende al tampón como una tecnología de enmascaramiento del cuerpo menstrual, que posiciona al cuerpo ‘femenino’ vinculado de manera compleja con el sexo –y en relación sinérgica con otras prácticas y tecnologías que se democratizaron en esa época–, en una relación de lucha contra sí mismo y en línea con un ideal corporal transnacional”, destacó la investigadora. “Los productos que recibimos en la Argentina fueron patentados en Estados Unidos. Aunque ha habido marcas nacionales, se impusieron los de origen transnacional y, en mi trabajo, una de las cosas que analizo es qué cuerpo armaron en diálogo con lo local”, explicó. –¿Cuándo aparecen las primeras publicidades sobre estos productos en Estados Unidos? –En Estados Unidos, las publicidades de toallas femeninas descartables emergieron alrededor de 1920 vinculando el producto a la medicina y las heridas de la guerra por las particularidades de la invención del cellucotton, un sustituto del algodón utilizado por el ejército de Estados Unidos como algodón quirúrgico durante la Primera Guerra Mundial, luego por la aristocracia y el drama higiénico. Los tampones lo hicieron a partir de 1930, en relación con la posibilidad de hacer deportes y actividades recreativas puntuales. La aceptación masiva del tampón en Estados Unidos fue a partir de la emergencia de Tampax en 1936, el primer tampón con aplicador, patentado por el doctor Haas en 1931. –¿Cómo fueron cambiando los discursos publicitarios con el paso del tiempo? –Luego de la Segunda Guerra Mundial, la incorporación de las mujeres al mercado laboral tomó al tampón como la solución para reducir el ausentismo laboral. El tampón tornó el cuerpo de las mujeres productivo, incluso durante la menstruación. No olvidemos de que el tampón perfeccionó la ocultación del sangrado desde lo que es posible de ser visto, sentido y olido. El tampón enmascaró de mejor manera el cuerpo menstrual. –¿Qué pasó en la Argentina? –Desde una revisión minuciosa de publicidades en revistas femeninas argentinas desde 1930 hasta 1980, encontré toallas de marcas nacionales y las famosas toallas Modess, de Johnson & Johnson, desde 1930, con un fuerte auge en las décadas de 1940 y 1950. “Las Modess” dejaron huella en la memoria de las mujeres argentinas de clase media por la innovación que significaron en tanto producto descartable que reducía el olor profundo que la sangre producía sobre otros materiales. De allí que muchas mujeres relatan como dicho popular estigmatizante de época que los hombres decían que “las mujeres olían a pescado”.

publicidad-modess-toalla-higienica-con-desodorante-econimica_MLA-O-84469714_5554

Modess

Durante la década del ’30, sólo encontré una publicidad aislada de un tampón en 1939 –Absorbol, con su clara referencia a la palabra inglesa absorb all– presentado como un absorbente interno. A diferencia de Estados Unidos, pasaron cuarenta años para que el tampón comenzara a popularizarse en la Argentina. La década del ’70 muestra antecedentes de marcas nacionales, pero el hito lo marcó la introducción de la marca o.b., de Johnson & Johnson, un tampón sin aplicador “digital”, que se impuso en el mercado argentino vinculado con el uso estacional y recreativo: actividades sociales relacionadas con la inmersión del cuerpo en el agua, el deporte, o el uso de ciertas prendas que sugieren de manera casi explícita la zona del sexo. -¿Cómo cambiaron los mensajes publicitarios en el país? -Manteniendo el tabú y el significante “protección”. De 1930 a 1970, el secreto sobre la menstruación y en relación con el producto pervivió. La historia publicitaria de estos productos viró su retórica en otro sentido alrededor de la década del ’70. Del argumento de la higiene y su importancia para la respetabilidad social, pasaron a centrarse en el valor del producto para la liberación de la mujer. Ambos argumentos retoman fuertes discursos de época, el higienismo y la revolución sexual, así como los prototipos de la “mujer moderna” y la “joven liberada”, respectivamente. Mientras que en esa primera época se mostraron mujeres compungidas y retraídas, en el segundo momento se privilegió una estética del movimiento expansivo, la alegría y el cuerpo descubierto de ropas. –¿Cómo se la nombra por aquellos días? –El tabú referido a la menstruación puede recomponerse en estrategias privilegiadas: la ausencia de referencias sobre la menstruación, los eufemismos textuales referidos al sangrado –“esos días”– y del producto –“diga simplemente Modess”– y la negación visual de la sangre. Esa misma tensión en el lenguaje se registra en los modos en que las mujeres que eran jóvenes y adolescentes en los ’70 indican como modos en los que se solía llamar a la menstruación: “Eso”, “esos días”, “vino Andrés”, “estoy indispuesta”, “me vino”. Se reitera un hallazgo de Emily Martín: la menstruación es planteada por las mujeres como ajenidad, una distancia se registra entre la sensación del cuerpo y la identidad.

Ampliando el saber sobre el clítorisG o el Gclítoris

en busca del punto G, imagen de internet

en busca del punto G, imagen de internet

Este documental de la “Televisión Española 2”, “Documentos TV”, hace ya unos meses que se ha emitido. Es muy esclarecedor en cuanto al vínculo entre el Punto G y el clítoris, de modo que es muy importante difundirlo, pues es un medio muy bien realizado. Su contenido favorece el incorporar al mapa mental de la población en general, detalles sobre cuáles son los protagonistas del orgasmo y el gozo femeninos, por tanto, colabora en afianzar la identidad de jóvenes, adultas –o féminas lunares–, y antiguas –o féminas estelares–. Agradecemos que se tomen el tiempo de verlo y, si les parece que es una información necesaria para la salud humana, se den la oportunidad de compartirlo.

Sostenes, Brassieres, Sujetadores… ¡Fuera?

de google imágenes

de google imágenes

Ana B.Camponovo

Mayo 2013, BBC Mundo

Lo que queda claro de esta noticia es que la naturalidad en la mujer es algo condenable, socialmente hablando. Llevar las tetas sueltas y naturales bajo cualquier prenda, sin el escudo del sostén, es considerado un atrevimiento, un descaro, e incluso algo de mal gusto. Que se nos vean los pezones, que naturalmente reaccionan al fresco poniéndose erectos o si se nos remarcan las aréolas, es motivo de toda clase de comentarios de parte de hombres y mujeres –salvo excepciones, claro, como la de nuestras y nuestros lectores–.

En definitiva, los brassieres se han constituido más en una “defensa” para poder caminar en paz por cualquier calle o participar de cualquier reunión sin llamar la atención de ‘las y los prejuiciosos’, que una necesidad fisiológica, en un gran porcentaje de mujeres.

Dr. Jean-Denis Rouillon

Dr. Jean-Denis Rouillon

En este 2013 de cambio y renovaciones el Dr. Jean-Denis Rouillon afirmó que los sujetadores no son necesarios y agregó que podrían hacer más daño que bien al cuerpo femenino. La declaración del médico deportivo, profesor de la universalidad francesa de Franche-Comté, la hizo después de un juicioso estudio que desarrolló durante 15 años en una población 130 mujeres voluntarias entre los 18 y 35 años, cuyo objetivo era analizar los efectos que tiene el uso del sostén en sus senos.

Según resultados preliminares el médico ha logrado comprobar que “el pezón vuelve a subir un promedio de siete milímetros en un año cuando no se usa sostén”, señaló BBC News. Los senos podrían fortalecerse y se prevendrían dolores de espalda e indisposiciones relacionadas con el uso del sostén.

Aunque hay puntos que se deben tener en cuenta, como que las voluntarias estudian carreras deportivas o hacen actividades relacionadas con la kinesioterapia.

En entrevista con la cadena BBC Mundo, Laurette, de 31 años, cuya talla es 34B y no usa sostén, contó: “No fue difícil cambiar mis costumbres. Antes cuando me quedaba en casa, muy rara vez me ponía sujetador. Ahora sólo lo uso de vez en cuando, por razones estéticas”. Ella es deportista, practica el triatlón y es entrenadora deportiva, y asegura que el único inconveniente de aplicar el proyecto de Rouillon en su vida diaria fueron las miradas y los comentarios  de los demás.

Resultados preliminares

A pesar de los primeros resultados, Rouillon no quiere sacar conclusiones definitivas, ya que el grupo de mujeres estudiado no es representativo de la población francesa. El objetivo del estudio es comprobar si los senos se caen más o menos al no estar contenidos.

Aclara que sólo se trata de resultados preliminares y que está prosiguiendo sus investigaciones con mujeres de más edad. Rouillon enfatiza que “contrariamente a la creencia popular, el seno se aprieta y levanta, y la calidad de la piel mejora”.

“Aunque no tenemos la respuesta por el momento, es una problemática que merece plantearse”, concluye Rouillon, que afirma que ninguna investigación científica ha comprobado la eficiencia del sostén para mantener los senos.

Ya hay mujeres que se han resuelto a no usar sostén, como Anne Hathaway, quien en varias ocasiones ha sido fotografiada con sus pechos al natural; la más recordada, claro, su aparición en los Premios  Oscar, que suscitó todo tipo de comentarios.

Anne Hathaway, de google imágenes

Anne Hathaway, de google imágenes

Las aficionadas a la lencería pueden continuar usando este artefacto en los momentos que les apetezca, pero ya no se tienen que preocupar de que si no usan sostén, sus senos caerán sin remedio. En lo  personal, no he usado sujetador sino como una prenda estética y sólo en momentos muy puntuales. He comprobado que, pasado el medio siglo, no tengo los senos por el ombligo, ni se los ve decrépitos. Es verdad que su tamaño no es grande y no me ha tocado amamantar. Pero también es verdad que hay que renovar y replantearse muchas de las costumbres y usos femeninos, pues en un porcentaje alto, se pueden deber a la publicidad que nos convierte en grandes consumidoras y en objetos sexuales.

Es probable que el invento que patentó Mary Phelps Jacobs en 1914 con el nombre de Backless Bassiere, continúe, por un tiempo, en plenitud. Usémoslo cuando sea un disfrute y nos apetezca, quitémoslo cuando nos haga falta sentir nuestra feminidad sin ataduras.

sínteses em PORTUGUÉS

De acordo com um estudo feito na França, está na hora das mulheres queimarem os sutiãs de novo, só que dessa vez podem jogá-los fora. Isto porque, segundo o estudo conduzido durante 15 anos, usar sutiã não previne e pode ainda aumentar a queda dos seios. “Os nossos primeiros resultados confirmam a hipótese de que o sutiã é uma necessidade falsa” afirmou o diretor da pesquisa, Jean-Denis Rouillon. Jean-Denis chegou a esse resultado depois de medir os seios de 330 voluntários, entre as idades de 18 e 35 anos. Surpreendentemente, as mulheres que não usaram sutiãs tiveram uma queda de apenas 7 mm e registraram também peitos mais firmes. Outra conclusão do estudo afirma que não há nenhuma evidência de que a peça íntima também previne problemas na coluna. Além disso, os pesquisadores acreditam que os sutiãs atrapalham a formação de tecido mamário e, como consequência, a detetriorização dos músculos. Confira na galeria acima as famosas que já entraram na onda e foram vistas sem sutiã!

El Punto-G es el clítoris interno

La perla Preciosa. Ilustración tomada de la red, probablemente realizada en China o Japón

La perla Preciosa. Tomada de la red, según los ideogramas, es probable que haya sido realizada en China

Navegando y dando vueltas por la intrincada red de internet en busca del origen de esta ilustración, llegamos a un artículo realmente interesante sobre el clítoris publicado recientemente -mayo de 2013- en el blog de Pere Estupinya, del periódico El País, España. Creemos que éste puede nutrir nuestra formación y conocimiento sobre un instrumento musical tan peculiar con el que la natura nos ha provisto.

Con alegría compartimos esta información interesante tanto para mujeres como para los nuevos hombres. Si bien Pere Estupinya dice que el clítoris es como el pene, luego durante el artículo se desvela que si bien tiene algo en común, como su origen embriológico, sus funciones son otras, tiene una estructura bastante más compleja y la inervación también difiere.

Pere Estupinya | 11 de mayo de 2013

El punto-G podría ser una zona del interior de la vagina desde donde se alcanza la estructura interna del clítoris, órgano que es mucho más similar al pene de lo que pensamos y que también crece internamente durante la excitación sexual La búsqueda científica del punto-G tiene aspectos casi cómicos. En 2012 La revista Journal of Sexual Medicine publicó una revisión de 96 artículos peer-reviewed sobre el punto-G, la fisiología de los genitales femeninos, la eyaculación femenina y el orgasmo vaginal, y una de las conclusiones fue: “las encuestas demuestran que la mayoría de mujeres sí creen que el punto-G existe (…) pero medidas objetivas han fracasado en aportar evidencias fuertes y consistentes de la existencia de un lugar anatómico que pudiera estar relacionado con el punto-G. (…) Quizás el punto-G no se ha estado investigando correctamente”. Es decir, que cuando más allá de conversaciones de bar o esa acientífica costumbre de referenciar siempre en función de experiencias personales, los investigadores realizan encuestas amplias y metodológicamente rigurosas, un porcentaje alto de mujeres dice tener un área en la parte frontal de la pared vaginal a unos 2-4 cm de la entrada que -cuando están excitadas y en diferente grado depende de la mujer- resulta más sensible que el resto de la vagina. Otra cosa es que los científicos se pongan de acuerdo en qué diantre es fisiológicamente el tan esquivo punto-G…

La búsqueda científica del Punto-G

de la red

de la red

El médico alemán Ernst Grafenberg fue el primero quien en los años 50 sugirió la existencia de “una área erótica de 1-2 cm en el interior de la vagina que inducía orgasmos por estimulación mecánica directa”. Sus hipótesis pasaron desapercibidas hasta 1982 cuando tras varios estudios la sexóloga Beverly Whipple publicó con su colaborador John Perry el best seller “El punto-G y otros descubrimientos sobre la sexualidad humana”. Desde entonces la ciencia occidental (en la India ya hacía siglos que hablaban de zonas más sensibles en el interior de los genitales femeninos) empezó a buscar qué podía haber en esa parte frontal de la vagina que ofreciera un placer más intenso.

Primero hicieron análisis anatómicos para ver si encontraban alguna especie de órgano o estructura interna específica que pudiera ser el punto-G. Pero no descubrieron nada. Luego con estudios histológicos analizaron si esa área de la pared vaginal tenía más concentración de terminaciones nerviosas que pudieran ser responsables de la mayor sensibilidad. Tampoco.

Posteriormente algunos autores sugirieron que las glándulas de Skene (glándulas situadas cerca de la uretra de origen común con la próstata masculina e involucradas en la eyaculación femenina), podrían ser contactadas presionando desde el interior de la vagina y ser las causantes del placer. Pero estudios fisiológicos lo descartaron entre otras cosas por no tener suficientes receptores sensitivos.

Tal fue el fracaso en la búsqueda anatómica del punto-G, que algunos científicos empezaron a declarar que el punto-G era “un mito de la ginecología moderna” (Hines TM, 2001).

Entrevistada para el libro “S=EX2”, Beverly Whipple reconoce que “quizás el problema haya sido el nombre de punto, que nos hace pensar en una especie de botón mágico cuyo contacto directo genera más placer. Nosotros nunca dijimos que fuera una unidad anatómica independiente, sino simplemente un área de la pared vaginal con más sensibilidad que el resto. Y eso es incontestable, por mucho que los investigadores no sepan identificarla.”

La ciencia iba un poco perdida, hasta que en 2009 la francesa Odile Buisson publicó una hipótesis realmente interesante: el punto-G no era más que una zona de la vagina desde donde contactar indirectamente con el clítoris interno.

El clítoris de la mujer es mucho más grande y parecido al pene de lo que pensamos (ambos vienen de la misma estructura embrionaria, sólo que el pene crece y sale hacia fuera y el clítoris se desarrolla por dentro). La parte externa que vemos del clítoris es sólo su glande -equivalente al glande masculino-, y por dentro tiene un cuerpo mayor con cuerpos cavernosos y esponjosos que como el pene también se hinchan durante la excitación sexual. Mediante detallados sonogramas, Odile Buisson demostró que cuando el clítoris está erecto sus partes int

6a00d8341bfb1653ef01910205bc56970c

ernas quedan muy cerca de la vagina, y sugirió que esto podría ser la explicación a la mayor sensibilidad.

Otros estudios con imágenes de ultrasonidos encontraron diferencias en el grosor del espacio uretrovaginal entre mujeres que tenían orgasmos por contacto en el punto-G y las que no. Uniendo todos estos datos, Buisson concluyó que el punto-G sería la zona de la vagina desde donde ejerciendo presión –y favorecido por un espacio uretrovaginal estrecho- se podrían alcanzar la parte interna del clítoris.

Los orgasmos exclusivamente vaginales son menos frecuentes, pero sí existen

La hipótesis de Buisson es la más aceptada hasta la fecha, y algunos la han interpretado asegurando que en realidad todos los orgasmos femeninos son clitorianos, ya sea por estimulación externa directa o interna a través del punto-G. No es del todo acertado.

Cierto que la mayoría de orgasmos “vaginales” durante la penetración lo son por contacto indirecto con el clítoris interno, pero hay varias evidencias de que el orgasmo exclusivamente vaginal sí existe.

La primera sería que muchas mujeres definen ambos tipos de orgasmos como muy diferentes. El clitoriano sería más localizado y el vaginal más “corporal”. Esto no invalida necesariamente la hipótesis anterior, puesto que las terminaciones nerviosas que llegan al glande y cuerpo de penes y clítoris son diferentes. A los glandes sólo llega el nervio pudendo mientras que al cuerpo lo hace también el pélvico, y eso podría explicar las diferentes sensaciones.

Sin embargo estudios recientes introduciendo sensores térmicos en las vaginas han observado mayor sensibilidad de la pared anterior que la posterior sin necesidad de realizar presión alguna, y también recientemente el italiano Emmanuelle Jannini ha sugerido la existencia de una zona más gruesa y con más terminaciones nerviosas en la pared vaginal anterior, que en lugar de punto-G él prefiere llamar complejo clito-uretro-vaginal (CUV). Además por otra parte sabemos que algunas mujeres tienen orgasmos “no genitales” por estimulación de pechos u otras áreas del cuerpo, sin que el clítoris esté involucrado.

Pero quizás los datos más concluyentes son los de Barry Komisaruk con escáneres de resonancia magnética funcional, mostrando que se activan dos zonas diferentes de la corteza sensorial del cerebro cuando una mujer estimula su clítoris o el interior de la vagina. Esto indica que hay diferentes nervios recibiendo la señal del clítoris y de la vagina, y que en algunas mujeres la estimulación sólo de estos últimos puede conducir al orgasmo.

Barry Komisaruk

Barry Komisaruk

De hecho Barry Komisaruk ha investigado con mujeres con lesión medular sin sensibilidad en clítoris ni entrada de la vagina, debido a que la lesión es por encima de la salida del nervio pudendo y pélvico, pero que sí tienen sensibilidad en áreas vaginales más internas y en el fondo del cuello del útero. Allí llegan el nervio hipogástrico (que sale de la columna vertebral a una altura superior) y el nervio vago (que no pasa por la médula espinal y transmite información al cerebro de órganos internos como riñones, hígado, estómago, pulmón o útero). Según ha publicado Komisaruk algunas de estas mujeres “discapacitadas sin sensibilidad clitorial” han alcanzado orgasmos estimulando zonas más profundas de la vagina, siendo la evidencia más fuerte hacia la distinción entre ambos tipos de orgasmos. Cierto que en realidad muchos de los orgasmos “vaginales” en realidad son “clitorianos internos”, pero varios estudios indican (además de las experiencias de millones de mujeres) que los exclusivamente vaginales también pueden existir.

El Clítoris

El_clitoris_ese_gran_desconocido-356841149-large

El clítoris, ese amigo desconocido

Una noticia vieja que para muchas mujeres es aún nueva. Hoy vuelve a ser noticia en avantsex.com que, a su vez la extrae de boingboing.com, otra web. Desde 2005 con la aparición de la película “El clítoris: ese amigo desconocido” ha sido difundida por diversos medios la anatomía y fisiología de este órgano que nos distingue completamente, biológicamente hablando, de la especie masculina y, por ahora, de otras especies. Es decir que las mujeres somos la única especie que tiene un órgano preparado para viajar en el universo del “deseo”: “La Perla Preciosa”, como lo llaman los alkimistas taoístas o el clítoris. El artículo lo expresa así, haciendo aparecer como nuevo algo que se sabe hace más de ocho años. Por esta razón compartimos un extracto del documental que hemos mencionado antes, “El clítoris: ese amigo desconocido”.

Primero hay que considerar que en más de un millón de años de evolución humana solamente ha llegado a existir un órgano que tiene el sólo propósito de proveer placer: el clítoris. No es requerido para la reproducción. No tiene, como el pene, una uretra que lo atraviese, y por lo tanto no orina. Su sola y singular función es hacer que una mujer sienta delicioso placer. Tristemente, lo anterior es la razón por la cual la ciencia ha descuidado tanto su estudio. La extensión de la parte interna del clítoris no fue mapeada completamente hasta el 2005, cuando la uróloga Helen O’Connell del Hospital Real de Melbourne publicó sus revolucionarios estudios. El clítoris se bifurca internamente como un hueso de los deseos y luego se ramifica más lejos. Esto sugiere que el argumento sobre el orgasmo vaginal vs. el orgasmo clitoriano ha sido malentendido, ya que el clítoris recorre la vulva y la vagina. Si le preguntas a una mujer dónde está su clítoris lo más seguro es que te responda que está en la superficie de la vagina, protegido por los labios, la realidad es que la mayor parte del clítoris se encuentra dentro de la pelvis. Es decir, es mucho más interno que externo. La pequeña estructura contiene aproximadamente 8.000 fibras de tejido nervioso y consiste de dos cuerpos cavernosos que cuando están erectos envuelven la vagina por los dos lados como si le estuvieran dando un gran abrazo.

picture-9.png1_

el clítoris rodeando “la Garganta Dorada”, la vagina y la uretra

El clítoris es tan intrincado como quizá los cuernos de un venado viejo o un sistema de ríos submarinos. No por nada una mujer puede llevarse a sí misma a un profundo orgasmo con sólo estimularse exteriormente. Con esta información todo un mundo telúrico de placer se abre a la imaginación de hombres y mujeres.

La gran muralla de vaginas

 

The great wall of vagina

The great wall of vagina

 

A propósito del libro de Naomi Wolf “Vagina: una nueva biografía” y de la fotografía que lo ilustra en algún blog sin la cita adecuada “La gran muralla de Vaginas o Vulvas”, de Jamie McCartney. Compartimos la síntesis del video sobre esta exposición y las ideas que llevaron a Jamie a realizar esta sanadora muestra. También podrán ver la entrevista que hace la televisión italiana a este artista que muestra otras actividades que está realizando, utilizando el scanner común, para descubrir otras perspectivas del cuerpo humano.

Los órganos genitales femeninos han sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación, recientemente de celebración, pero en general de confusión. El pensamiento actual es que la creación de imágenes de distintos tipos de vulvas, es del dominio exclusivo de los pornógrafos, los artistas eróticos y las feministas, pero el artista británico Jamie McCartney, supo crear una escultura monumental, sobre el más íntimo de los lugares, 400 mujeres entendieron su mensaje y se prestaron a participar de esta obra de arte, que nada tiene de sexista. El políptico de nueve metros de largo consta de cuatrocientos moldes de yeso de vulvas, todos ellos únicos, organizados en diez paneles de gran tamaño, McCartney propuso hacer este proyecto tan amplio e inclusivo como sea posible. Se incluyen madres e hijas, gemelas idénticas, transexuales, labioplastias antes y despues, etc. McCartney espera con esta escultura, aliviar esa ansiedad y ayudar a combatir la tendencia de la cirugía estética labial que ha visto un aumento exponencial en los últimos años, el número de operaciones se duplica año a año y suelen ser realizadas sin el conocimiento adecuado de lo que constituye una “vulva normal” en apariencia. Esta preocupante tendencia a crear “una perfecta” vulva, es el equivalente moderno de la mutilación genital femenina y sienta un precedente preocupante para las futuras generaciones de mujeres.”Si esta escultura ayuda a una sola mujer que decide no proceder con la cirugía innecesaria de plástico en sus genitales, entonces tendrá éxito”.

 

The great wall of vagina, panel

The great wall of vagina, panel

Pueden visitar su página en: http://www.greatwallofvagina.co.uk

OTRO EJEMPLO DE COSIFICACIÓN SEXUAL

¿A quién va dirigida la publicidad, a ellos o a ellas?

¿Muerdes el anzuelo?

Autor: Avant Sex

La cosificación de las mujeres en la publicidad no es una realidad nueva ni ajena a la línea de ventas de los desodorantes Axe; sin embargo, como parte de nuestro consumo cotidiano de información es factible que olvidemos rápidamente la violencia de género que se desarrolla frente a nuestros ojos, normalizándolas como imágenes desechables dirigidas a un público ausente.

La narrativa es muy simple: una conferencia internacional que parece disfrazada de saber científico/político llega al importante descubrimiento de que, debido a que las mujeres se ponen más “calientes” (“hot”) conforme pasa el tiempo, el calentamiento global tendría ahí su origen. Para protegerse de sus efectos nocivos (a saber, el provocar deseo entre los hombres que las ven), los hombres deberían usar Axe para mantenerse frescos (“cool”). ¿Cómo identifica el comercial –y construye la marca– la idea de esta mujer “hot”? Esto también es muy simple: por la manera en que se viste. En el plano donde vemos la Universidad, por ejemplo, muchas chicas no-hot aparecen fuera de foco. Desplazadas a un plano secundario por la presencia de la chica hot en la que la cámara se fija, la función de las chicas normales es servir como comparación en el marco general de la apariencia, como un valor negativo: la publicidad así no les dice a los hombres qué tipo de mujer desear, sino que pretende dictar en las mujeres un modelo aspiracional. Un aspecto que hay que notar es que comerciales de este tipo no van dirigidos a los hombres, sino a las mujeres y a los hombres más jóvenes; Mike Dwyer, director de desarrollo de marca de la empresa, afirma que “aunque hombres de distintas edades usen Axe, el público objetivo de Axe son hombres de entre 18 y 24 años”, hombres jóvenes e impresionables por mensajes redundantes y burdos como estos. El mensaje es claro: la hegemonía masculina autoriza y desautoriza las modalidades de comportamiento de la mujer, definiendo además las condiciones de ese comportamiento. En otras palabras: la publicidad no le dice tanto a los hombres que escojan entre un tipo u otro de chica, sino que dice a las chicas qué modelo de chica es más deseable para los hombres. Identificar estos mensajes es evitar, al menos en parte, su normalización en la cultura.

CÍRCULOS DE MUJERES

Sanar la sexualidad

El trabajo de Alkimia Interior Femenina tiene muchas concordancias en diferentes partes del mundo. Traemos el testimonio de América donde las mujeres también se juntan en círculos reconectando con la energía de Gaia, la Tierra y consagrando su sangre lunar -menstruación-. Así van sanando sus desengaños, sus desorientaciones, sus sentimientos de inferioridad. Se van apoyando unas a otras, tejiendo entre todas la trama de la identidad sexual femenina. Un video que es necesario ver para situarse en el proceso de sanación que las mujeres, por sí mismas, están expandiendo.

La orientación sexual, un motivo de condena

2013-04-07-el-pac3ads-semanal-caza-al-homosexual-uganda-1a Hemos tropezado con este artículo de EL PAÍS que nos ha llamado la atención y que creemos va de la mano de esta entrada. Es fácil horrorizarse,  incluso indignarse con lo que pasa en África, pero ¿qué hay de lo que sucedió en España hace unos pocos decenios? Conocíamos la fobia que despertó la homosexualidad durante la dictadura, sobre todo por el atroz crimen de Federico García Lorca. Sin embargo desconocíamos que esa caza de brujas afectó a unas 5000 personas.  Después de todo, no estamos en una situación tan diferente de la de África.  Les invitamos a leer las entrevistas y testimonios que hacen parte de la historia reciente de España. La orientación sexual, un motivo de condena.

http://elpais.com/elpais/2013/05/10/eps/1368188535_439636.html

CUERPO DE MUJER, CAMPO DE BATALLA

La Guerra Contra las Mujeres 

12.07.2013

la_guerra_contra_las_mujeres

Hernán Zin, un hombre conmovido y comprometido con la denuncia del maltrato continuo a la especie femenina en el planeta, emprende esta dura investigación periodística en los sitios más álgidos y sangrantes del planeta. Tres años de rodaje en diez país y más de cien entrevistas en una docena de idiomas para dar voz a las mujeres que sufren violencia sexual en las guerras. Hombres y mujeres esperamos su documental para expandir nuestra consciencia acerca de la situación límite en la que viven tantas y tantas mujeres, y redoblar nuestro compromiso en la promoción de la especie mujer.

 Este nuevo documental de Hernán Zin es una contundente denuncia de la pasividad del mundo ante el uso del cuerpo de la mujer como campo de batalla. Y un homenaje a estas mujeres que siguen adelante con sus vidas a pesar de todo y que se animan a levantar la voz para que estos terribles hechos no se sigan repitiendo.
En realidad, cinco años desde que en julio de 2008 desembarcara en la República Democrática del Congo para conocer de primera mano el sufrimiento de las mujeres víctimas de violaciones – como fui contando día a día en las páginas de este blog -, para volver en 2009 y 2010 y así poder retratar la evolución de historias tan desgarradoras como las de Vumilia, Jane o Jeannete.
Lamentablemente, en su recta final el documental se demoró por cuestiones ajenas a mi voluntad, pero ahora está listo y en poco tiempo más podrá ser visto en España y en todo el mundo. Desde ya, gracias por la paciencia y el apoyo a toda la gente que ha hecho posible este proyecto, empezando África Directo, la Junta de Castilla y León, pasando por tantos amigos y colaboradores, hasta las propias mujeres, por supuesto, razón de ser de estas historia, que tuvieron la valentía de abrirse, de compartir sus testimonios con nosotros.
 Hernán Zin  Desde hace 17 años me dedico a recorrer compulsivamente el mundo. He rodado documentales, he escrito libros y reportajes desde unos 40 países de África, Asia y América Latina. He colaborado con El País, Rolling Stone, El Mundo, La Voz de Galicia, La Nación, El Cronista, Cadena Ser, RNE… Comencé este blog en junio de 2006. Me ha llevado ya a Somalia, Afganistán, Sudán, Uganda, Israel, Palestina, Líbano, Argelia, Ruanda, Congo, Sudáfrica, India, Etiopía, Bosnia, Nicaragua, Kenia, las favelas de Río de Janeiro y las barriadas marginales de Buenos Aires… De estas páginas sale mi cuarto libro: “Llueve sobre Gaza” (Ediciones B). Viaje a la Guerra fue nominado a mejor blog en los premios BOBs en 2011. La fecha de estreno es octubre de 2013. guerraTambién es el realizador y director de la Serie MUJERES QUE CAMBIAN EL MUNDO. Mujeres ejemplares, valientes, comprometidas, que un día decidieron rebelarse contra la injusticia y ponerse manos a la obra para transformar la realidad social a su alrededor. Rodados en Afganistán, Argentina, Brasil, Paraguay, Bosnia-Herzegovina, Kenia, Etiopía, India, República Democrática del Congo, Uganda y España, los cortos documentales dan voz a estas mujeres extraordinarias, que hacen de nuestro mundo un lugar mejor.

LA CAZA del HOMOSEXUAL

Hernán Zin y Jon Sistiaga, 28 de febrero 2013

Un tema tan indignante como difícil de explicar que hemos tratado en numerosas ocasiones a lo largo de los años en este blog: la persecución de homosexuales en África. Continente que, paradójicamente, vive un momento de prosperidad sin precedentes desde la descolonización. Siete de los diez países que más crecen se encuentran en África, lo que está gestando una clase media urbana conectada con el mundo, emprendedora y sabedora de sus derechos que será la que seguramente reescribirá la historia de esta parte del planeta en las próximas décadas. La persecución de los homosexuales cae así como una losa no ya sobre los propios afectados sino sobre estas sociedades en su conjunto, que no deberían malgastar un instante siquiera en dejar de mirar al futuro para perderse en estas disquisiciones absurdas, retrógradas y excluyentes sobre la sexualidad particular. Pero la homofobia no surge de manera espontánea. En un discurso que dio el 12 de marzo de 2010 en Soweto, Sudáfrica, el siempre lúcido arzobispo Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, destripó la esencia última de este problema:

 Los gays, lesbianas y transexuales son parte de tantas familias. Son parte de la familia humana. Son parte de la familia de Dios. Y, por supuesto, son parte de la familia africana.

 Pero tenemos esta ola de odio que se está diseminando por mi amado continente. Hay gente a la que se le está negando sus principios y libertades fundamentales. Estos son terribles retrocesos para los derechos humanos en África. Tenemos que parar esta ola de odio. Los políticos que se benefician al explotar y alentar esta ola de odio, no deben caer en la tentación de sacar rédito del miedo y la falta de entendimiento. Mis compañeros religiosos, de toda confesión, deben defender la dignidad universal y la fraternidad. La exclusión nunca es un avance en el camino hacia la libertad y la justicia.

 El estreno fue el 10 de abril en Canal Plus.

Les dejamos una  entrevista a este argentino que creemos es interesante escuchar y sentir para saber algunas cosas más acerca del mundo y de una humanidad en femenino.

También dejamos el video de presentación de documental sobre Uganda y su fobia a la homosexualidad.

Creemos que gracias a periodistas sensibles como Zin, entre tantas personas que buscan un cambio, individual y grupa, en la humanidad, la esperanza se balancea suavemente con la brisa de la fe y  la creencia.

2 pensamientos en “SEXUALIDAD

  1. Me encanto el temario de la pagina me llama a conocerme como mujer y como dar desde ese autoconocimiento empoderandome de los que verdaderamente quiero.

    Me gusta

  2. MI APOYO IRRESTRICO!! asi es, hay que denunciar, no callar y ser cómplice. A favor del SER DE HUMANIDAD en su INTEGRALIDAD, ya basta de etiquetar solo como válido MACHO o HEMBRA

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s