El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

Libros

ARTEMISA

El espíritu indómito de cada mujer

Jean Shinoda Bolen es doctora en medicina, analista junguiana y profesora de Psiquiatría en la Universidad de California, San Francisco (UCSF), además de Miembro Distinguido de la Asociación Psiquiátrica Americana. Shinoda es también una conferenciante internacionalmente reconocida por profundizar y relacionar temas de espiritualidad, medicina, psicología analítica y feminismo, y de entre sus libros publicados destacan títulos como “Las diosas de cada mujer”, “Los dioses de cada hombre” o “Las brujas no se quejan”.

En “Artemisa”, la autora habla sobre el “espíritu indómito de cada mujer”, explorando el arquetipo de la mujer “activista e indomable” a través del mito griego de Atalanta, abandonada en un bosque por haber nacido niña, salvada y criada por una osa, y que se convierte en una cazadora consagrada a la diosa Artemisa.

En una entrevista con Efe, la escritora ha explicado que las mujeres que siguen el arquetipo de Artemisa poseen una “conexión especial con la luna, una energía apasionada, unas ideas y una voluntad claras, son protectoras de los animales o personas desfavorecidas y sienten curiosidad por la naturaleza salvaje, donde no hay caminos establecidos”. Este arquetipo, reflejado en mujeres con “espíritus que no se someten”, se manifiesta, según la autora, con la “tozudez de la niña de tres años y la perseverancia de la mujer de treinta”. Si bien no todas las mujeres tienen estas cualidades, Jean Shinoda afirma que todas podrían reconocerlas “con el apoyo de otras mujeres para hablar sobre lo que sea importante para ellas”.

Por otro lado, la escritora aconseja a la mujer “Artemisa” a “no decir inmediatamente lo que piensa, porque tiene que aprender, a pesar de su pasión y motivación, a decir las cosas con más tacto”.
En cuanto a la relación con los hombres, la autora señala que “otros arquetipos tratan al hombre como ser superior o infantil”, y considera que “ninguna de esas dos actitudes es buena”. Según Shinoda, Artemisa “se siente cómoda con los hombres como iguales, a menos que se trate de personas patriarcales, a quienes ignora o intenta cambiar”, pero remarca que “muchos hombres en la actualidad han incorporado los valores del feminismo”.

En cuanto a los términos “masculino” y “femenino”, Jean Shinoda asegura que cree en la “universalidad del género”, ya que, según ella, asociamos los términos “a través de una lente social”.

“Las cualidades femeninas o masculinas son en realidad humanas, algunas de ellas son animadas a desarrollarse o bien son reprimidas en los niños y niñas, de manera que la cultura nos va moldeando”, asegura Shinoda. Sin embargo, la autora cree que existe una “clara diferencia”, ya que “el tipo de cuerpo con el que nos manifestamos como personas influye en nosotros y en cómo los demás responden frente a nosotros”.

El objetivo final de este libro es que sirva “como un espejo”, para que las mujeres que lo lean “se sientan identificadas y puedan aprender acerca de los dones y complejidades de este arquetipo, que le afecta a ella y a los demás”.

La autora concluye que “si bien no todas, muchas de las mujeres de la sociedad contemporánea han recuperado el poder de Artemisa y la rebeldía de Atalanta para avanzar contra el sistema patriarcal”, y ha puesto como ejemplo de la “Artemisa contemporánea” a una ecologista o una activista que lucha contra el tráfico de niñas.

Jean Shinoda, que lleva más de una década dando conferencias en Naciones Unidas, es una de las principales promotoras del 5º Congreso Internacional por las Mujeres, que se espera que se pueda celebrar en Nueva Dehli en 2020. EFE

Mary Wollstonecraft, George Sand o Simone de Beauvoir hicieron saltar por los aires, cada una en su época, la concepción del “ser mujer”. Fueron brillantes intelectuales, amaron la literatura y el pensamiento, buscaron activamente la independencia económica, exploraron nuevas fórmulas afectivas fuera del matrimonio, se implicaron apasionadamente en la defensa de las mujeres y el cambio social y todas, invariablemente, fueron acusadas de comportarse como “mulier virilis”.

Junto a mí está la Dra. Jean Shinoda Bolen mirándome seriamente mientras preparo mis notas y pienso que ser una “mujer viril” es una acusación que todavía hoy se oye frecuentemente destinada a mujeres que no actúan como se espera de acuerdo al estereotipo. “Son como hombres” –se dice de ellas, o bien “se masculinizan”. Sin embargo, afortunadamente para las mujeres, el rango de posibles comportamientos femeninos es mucho más amplio de lo que el encorsetado canon designa para nosotras.

 

Y este conocimiento se lo debemos, principalmente, a científicas feministas como la Dra. Jean Shinoda Bolen que profundizó ya en los años noventa en los diversos modelos psicológicos que conforman las personalidades femeninas. En su libro “Las diosas de cada mujer” propuso una nueva psicología de las mujeres basada en los patrones arquetípicos que personificaban siete diosas principales de la mitología clásica. Su gran aportación fue mostrar los modelos de mujeres dependientes (aquellos agradables para el patriarcado ya que los encarnan mujeres sumisas o vulnerables, mujeres que se definen en función de su vínculo de parentesco –esposas, madres o hijas-), y además modelos alternativos de mujeres (también existentes en la mitología griega) independientes, activas, rebeldes y no definidas por sus relaciones masculinas. De este modo, ampliaba el campo de actuación de todas aquellas mujeres peligrosas o extrañas para los valores patriarcales al tiempo que les otorgaba realidad, consistencia y reconocimiento.

Ahora, más de veinte años después, Jean Shinoda Bolen llega a Barcelona a presentar su nuevo libro Artemisa, uno de los mitos que representa la personalidad de la mujer rebelde, la activista, la que no se resigna y desea cambiar el mundo, la que alberga en su interior un “espíritu indómito”. “Cuando la pasión y la perseverancia se presentan juntas día tras día, la voluntad indómita que surge de ellas nos dota de una energía que puede traspasar límites” –dice la autora.

Cuando le pregunto por qué, precisamente, ha escogido a este patrón arquetípico para profundizar en él en estos momentos del siglo XXI me contesta que tiene la intuición de que es el momento de impulsar a todas aquellas mujeres que guardan alguna relación con el mito de Artemisa. “Nos hallamos en la tercera ola del movimiento feminista” –explica- “y esta es la época en que todas las activistas deben tomar las riendas para erradicar de una vez el patriarcado y todo el dolor y violencia que conlleva”.  La Dra. Bolen cree que, aisladamente o de forma dispersa no será posible cambiar las situaciones de opresión y por eso hace años que promueve los “círculos de mujeres” desde San Francisco, en donde vive, como espacios en los que dar y tomar energía para continuar en la lucha personal y colectiva. Es una firme defensora de que el cambio empieza desde abajo y progresivamente asciende hasta impregnar todos los estamentos sociales. Lo describió en su libro “El millonésimo círculo” y cree que ahora los círculos pueden trascender países y nacionalidades ya que en todo el mundo hay mujeres que están defendiendo sus derechos y trabajando por otras, cualidades típicas de la personalidad mítica de Artemisa.

Su propuesta consiste en alentar en las niñas esos aspectos, a menudo reprimidos, que rompen con los mandatos establecidos y que cada una pueda encontrar en sí misma esa rebeldía que la conducirá a la libertad. “Los hijos e hijas de las feministas actuales protagonizarán el cambio que estamos esperando” –afirma, mientras sonríe confiadamente.

La miro y veo a una mujer de aspecto frágil, pero determinación inquebrantable, apasionada y perseverante, sin duda, una Artemisa entre nosotras.

imagen de Casa del Libro

Acerca del libro «El putero español»

de Águeda Gómez Suárez, Silvia Pérez Freire y Rosa María Verdugo Matés.[1]

Escrito por Juanjo Compairé

PRESENTACIÓN

Éste es un libro valiente. Las autoras tienen el coraje de haber sostenido un trabajo de campo a lo largo de 10 años, en los diversos espacios donde se ejerce la prostitución, interpelando a los puteros[2]. Primero en Galicia[3], luego en otros lugares de España. Se necesita mucho valor para hacerlo, para entrar en ese ámbito de lo que aún está al margen, sin status legal claro. Un ámbito donde la actividad se realiza en la intimidad y mediando el poder que da el dinero de quien paga por sexo. Y más siendo mujeres las investigadoras, si tenemos en cuenta que el mercadeo del sexo se realiza sobre el cuerpo de las mujeres mayoritariamente.

Las autoras se atreven con un tema aún no tratado en profundidad por la academia, al menos en España. Han tenido que ser dos profesoras del Instituto de Ciencias de la Educación de Vigo (con formación sociológica acreditada) y una economista quienes realicen esta investigación que debería haberse hecho hace tiempo desde los Departamentos Universitarios de Psicología Social o de Sociología del Género. Esos mismos Departamentos que, si han tratado el fenómeno, se han dedicado a tratar de las mujeres y demás personas prostituidas[4], pero que apenas han puesto la mirada sobre los «clientes» o «prostituidores». ¿No deberíamos hacer un análisis de género sobre esto? Así como en las otras formas de violencia de género la mirada predominante ha recaído siempre sobre las víctimas, aquí ha pasado lo mismo. Ya es hora de que los miremos a ellos, los clientes, los prostituidores, los puteros.

Es importante reseñar que las autoras no se pronuncian claramente sobre el ya manido debate «regulación versus abolición». De hecho recogen los puntos de vista de ambas posturas. Porque la mirada se dirige sobre todo hacia ellos.¿Quiénes son? ¿Por qué van de putas?

En realidad, el libro son varios libros: un libro sobre la «industria sexual», sin la cual no se puede entender el fenómeno prostitucional. Es también un libro con testimonios de las mujeres en esta industria, con testimonios que invitamos a leer por su crudeza y que a cualquier persona mínimamente sensible le harán estremecer. Hay un pequeño estado de la cuestión de los estudios sobre masculinidades, también necesario para establecer qué mirada vamos a proyectar sobre los “usuarios”, que una abrumadora mayoría (superior al 97%) son hombres.[5]


El libro son varios libros: un libro sobre la «industria sexual»; con testimonios de mujeres en esta industria; con un “estado de la cuestión” de los estudios sobre masculinidades. Revisa las investigaciones extranjeras y españolas sobre el tema. Recoge aportaciones de técnicas y expertas. Pero sobre todo hay un trabajo de campo de diez años con puteros.


El núcleo del libro, sin embargo, lo constituyen los capítulos dedicados a repasar las investigaciones, tanto extranjeras como españolas que han tratado el tema de la prostitución y los puteros; el trabajo de campo (fundamentalmente cualitativo) de 10 años propiamente dicho del que las autoras deducen unas tipologías de puteros. Y, por último, tras consultar técnicas y expertas en el tema (estudiosas, responsables políticos, trabajadoras sociales), las conclusiones del estudio.

La voz de Galicia

Las tipologías de «puteros»

Las autoras distinguen cuatro tipologías de hombres que paguen por sexo:

a) el misógino, que considera que «todas las mujeres son putas» y que las que ejercen lo hacen «por vicio»;

b) el consumidor, que no se plantea para nada la subjetividad ni los deseos de ellas, sino que considera el sexo como un mero objeto de compraventa, como cualquier otro tipo de servicio.

c) el amigo, que sobre todo busca compensación afectiva y pretende establecer algún tipo de vínculo con la prostituta.

d) el crítico, plenamente consciente de las condiciones de la trata de seres humanos y de la precariedad de condiciones de las prostitutas, pero que sin embargo accede a la prostitución.

El libro, como decíamos, hace una relación exhaustiva de los estudios extranjeros sobre el tema. Es esto también los nórdicos llevan la ventaja. El sueco Sven-Axel Mansson ya desde los años 70 del siglo pasado estudió el tema[6] Mansson distinguía cuatro grupos de clientes:

venda d'esclaus a Roma

  •  los que alimentan la fantasía de la «puta-guarra»;
  •  los que piensan que ciertas prácticas sexuales sólo pueden experimentarse pagando a mujeres;
  •  los que consideran que sólo pueden tener relaciones afectivas y sexuales de esta manera (sea por timidez, por edad avanzada o por minusvalía, entre otras razones).
  • los que consideran el uso de la prostitución como una más de las actividades de ocio. Estos clientes consumistas son fundamentalmente jóvenes.

 

Otros estudios posteriores[7] coinciden, aunque con variantes. Recientemente se señalan algunos estudios específicos en España, aún incipientes. La mayoría de ellos estudian la prostitución en un territorio y, de forma tangencial, tratan de la demanda. Las autoras pasan revista de todos estos estudios. De hecho, a pesar de estas tipologías, las autoras han optado por poner el título en singular «El putero…». Es decir, que aprecian que hay elementos comunes a los diferentes grupos de compradores de sexo.

«El proceso de socialización de los hombres está construido sobre la certeza de que su sexo les otorga derecho a disponer de su entorno, del espacio y del tiempo de otros y, en primer lugar, otras. Este derecho se extiende también al cuerpo y a la sexualidad de las mujeres» (p. 24)

La prostitución como rito

reuters

El ir de putas en grupo, después de una cena laboral o de amigos, se convierte en una forma de ritual de afirmación de la virilidad. Como sabemos, la masculinidad se construye en el grupo de iguales y debe ser siempre demostrada. Aquí el sexo de pago cumple este papel. Algunos testimonios afirman verse prácticamente obligados, cosa que deja clara la fuerza de esta presión social.

Pero nos podemos preguntar el por qué es necesaria esta afirmación. Resulta patética, puesto que se hace sobre personas cuyo deseo no cuenta. Y implícitamente nos habla de una incapacidad de seducir o de convencer, de una pérdida de autoridad (en el sentido en que usan este término las feministas italianas, como reconocimiento que las demás personas te dan, no como algo que hay que imponer). Esta afirmación, pues, se hace desde el poder; al menos desde el poder que tiene quien paga y se cree con derecho a exigir. A exigir, en muchos casos (como vemos en los relatos) prácticas sexuales no contratadas y de riesgo.

«Enrique Javier Díez Gutiérrez (2012)[8]  afirma que cada vez son más los hombres que buscan prostitutas para dominarlas, más que para gozar sexualmente con/de ellas.: los hombres han experimentado una pérdida de poder y de masculinidad tradicional y  no consiguen crear relaciones de reciprocidad y respeto hacia las mujeres (…) Hoy en día la virilidad se construye  a través de una ‘compulsiva vida sexual’ de la que se presume delante del grupo de pares masculinos» (p. 26)

Hace unos días yo le comentaba a una de las autoras que quizá podríamos vincular el creciente uso del sexo de pago en nuestro país con la proliferación de clínicas que tratan las disfunciones eréctiles, puesto que los hombres hemos aprendido a somatizar nuestras impotencias (fijémonos en la palabra de doble sentido) en nuestro órgano más sensible.


Cada vez son más los hombres que buscan prostitutas para dominarlas. Hoy en día la virilidad se construye  a través de una ‘compulsiva vida sexual’ de la que se presume delante del grupo de pares masculinos.


La prostitución como compensación

Los puticlubs, los clubs de alterne, etc, son espacios en los que se manifiesta la pobreza emocional de muchos hombres que han de pagar para que alguien les escuche y les alabe su ego. Necesitan eso también para excitarse sexualmente. Las asociaciones de discapacitados han protestado a menudo también de que se use esa excusa (las necesidades afectivas y sexuales de esas personas) para justificar el uso de la prostitución.


Son espacios en los que se manifiesta la pobreza emocional de muchos hombres.


La razón principal aparece en muchos estudios y testimonios: conseguir esta compensación sin ningún compromiso, sin responsabilidad. Además, de una manera no sólo falsa (las prostitutas han de fingir estar interesadas en lo que les explican y lo que les hacen) sino unidireccional.

La realidad de la trata de mujeres, de sus condiciones de trabajo, etc todo hombre con un mínimo de interés la conoce. Está al alcance de cualquiera. Incluso vemos que hay un grupo de puteros que afirma estar al corriente. ¿Entonces? ¿Por qué siguen yéndose de putas?

Prostitución y sexualidad masculina

Acertadamente las autoras enmarcan la demanda de prostitución con una concepción de la sexualidad (ellas lo llaman «ideología sexual»). La relacionan con otras prácticas como son la pornografía, el turismo sexual, etc. Dentro de esta «industria» (con su lado ilegal, por supuesto, con su «economía sumergida»), la prostitución aparece como un elemento más de una sexualidad hegemónica masculina. Ideología que abarca a muchos hombres que no van de putas. Ideología que se manifiesta en la publicidad, en los medios, en el lenguaje.

Si leemos los testimonios del libro[1] vemos esta parte más «oscura», que produce hasta vergüenza a los mismos que la practican. No se trata tan solo de prácticas que los puteros no quieren o no se atreven a realizar con la pareja habitual (por ejemplo, el sexo anal o relaciones sado-maso, etc), sino de prácticas de riesgo (como puede ser el coito sin condón) muy peligrosas para las mujeres.

Esta sexualidad es la responsable de este negocio, uno de los más importantes del mundo, junto con el tráfico de armas y de drogas. La pregunta sería, pues, ¿mantenemos el negocio o repensamos nuestra sexualidad?

Prostitución e identidad masculina

No me resisto a transcribir dos párrafos del libro, en los que las autoras nos llaman a los hombres a reflexionar sobre nuestra identidad:

«La identidad masculina dominante se centra en un ‘falocentrismo narcisista’ (…) En los espacios prostitutivos es donde se ampara, reproduce y legitima este tipo de identidad masculina (…); se es testigo y connivente de abusos, aunque se normalizan porque su contexto es consentidor. Los elementos en los que se apuntala esta dimensión son: consumo colectivo (…); patrones homoeróticos (…); pacto de silencio compartido por los prostituidores y grupos de amigos (…); el lupanar como lugar de impunidad.

(…) El consumo generalizado de prostitución en nuestro país es un producto vinculado con una cultura sexual anémica en lo afectivo-sexual y en lo comunicativo, y que consideramos un exponente muy significativo de una civilización concreta, en el que la misoginia, la heteronormatividad, la homofobia y el androcentrismo son sus ejes fundamentales» (pp. 176-177).

Por eso, el libro considera que son necesarias campañas de sensibilización (especialmente -pero no exclusivamente- dirigidas a los hombres) que inviten a la reflexión sobre nuestra vida afectivo-sexual, nuestra propia identidad masculina y sobre la existencia de esta industria sexual tan potente. Que estas campañas, dentro de un marco estatal sirvan para impulsar conductas basadas en el respeto y la igualdad.

Esto significa introducir la educación afectivo-sexual «igualitaria y postpatriarcal» (p. 178) en la educación. Porque aprender a relacionarnos es lo más importante de nuestra vida. En España tenemos ya proyectos en marcha, en algunos de los cuales participamos y que requieren ser impulsados.


Introducir la educación afectivo-sexual «igualitaria y postpatriarcal» en la educación. Porque aprender a relacionarnos es lo más importante de nuestra vida.


Nos jugamos nuestro bienestar relacional y personal. Pero también evitar el sufrimiento de millones de mujeres en todo el mundo. El empeño vale la pena.


(1) A. Gómez Suárez; S. Pérez Freire y R.M. Verdugo Matés (2015), El putero español. Quiénes son y qué buscan los clientes de la prostitución, Madrid: Los libros de la catarata. Véase la entrevista a la autora principal, Águeda Gómez, en este mismo número de la revista.

(2) De entre las diversas terminologías con que nos referimos a los «clientes», «prostituidores», «usuarios», las autoras eligen el término «puteros», porque es el más claro.

(3) Este libro de hecho es una ampliación de uno anterior en gallego de Águeda Gómez y Sílvia Pérez (2009), Prostitución, clientes e outros homes, Vigo: Edicions Xerais.

(4) Aunque en alguna ocasión se cita  el testimonio de un «travesti» prostituido (o sea, un trans, no sabemos si transgénero o transexual), el resto todos son testimonios de mujeres prostituidas.

(5) Es sabido que el número de mujeres usuarias de prostitución es ridículo, inferior al 3%, y no se contempla en el estudio.

(6) Sven. Axel Mansson (1984), Faceless sexuality: The buyer of sex.;    — (2001), Men’s practices in prostitution: the case of Sweden.

(7) Por ejemplo, los franceses del Mouvement du Nid. O los italianos del proyecto «La ragazza di Benin City».

(8) E.J. Díez Guiérrez (2012), «El papel de los hombres en la prostitución», Nuestra bandera. Revista de debate político, nº 232, pp. 39-54

EL MAESTRO Y LAS  MAGAS

G. I. Gurdjieff es, sin duda, uno de los místicos más influyentes del último siglo. Su filosofía, que a grandes rasgos planteaba que el hombre en términos prácticos es una máquina programada que vive en un estado de perpetua somnolencia (sí, Gurdjieff es uno de los grandes precursores del apocalipsis zombie, sólo que para él esto no era algo que iba pasar en el futuro sino que ya era el estadio general de nuestra sociedad), ha sido importante para personajes como Osho, Jodorowsky, Castaneda, Leary, Crowley y por supuesto, su gran alumno Ouspenski. Aunque Gurdjieff, en su plano más esotérico, sostenía una visión un tanto más radical (como que el ser humano es alimento para la Luna), en este caso tenemos un ejemplo de su dao, una enseñanza moral que casi podríamos incrustar en la gran tradición del camino chino del justo proceder junto a alguien como Confucio.

Desde hace unos años se ha viralizado en la red este texto publicado en el libro “El maestro y las magas”, de la editorial Siruela. Creemos que este hombre merece un lugar en nuestro Cuenco. A continuación, 82 perlas que el maestro dedicó a su hija; bien leídas, constituyen un manual para desprogramarse y vivir libremente, con una responsabilidad que se debe sólo al propio espíritu.

Dushka

1. Fija tu atención en ti mismo; sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.

6. Trata a  cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir; agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes; si lo haces, te mientes y robas a ti mismo.


11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.


20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.


27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.


34. En una discusión, ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos; cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan, bueno o malo, de ti.
41.  Transforma tu orgullo en dignidad.
42.  Transforma tu cólera en creatividad.
43.  Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44.  Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45.  Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.

48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.


55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas; adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.


61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie; sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que  nada es tuyo.


68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo; mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en el que habites, consagra  siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio, no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.


76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.

¡CHAU EDUARDO!

2014-11-27-9788420691824.jpg

El único consuelo posible para los millones de lectores de Eduardo Galeano, fallecido hoy en Montevideo (Uruguay) a los 74 años de edad, es que ha dejado terminado su último libro: fueron necesarias once versiones hasta que el escritor dio finalmente el visto bueno. Aún no tiene título, pero está listo para entrar en imprenta. Su anterior trabajo, publicado en 2012, fue Los Hijos de los Días. Esta misma semana, además, ha llegado a las librerías una antología con una selección de sus cuentos y relatos dedicados a personajes femeninos: Mujeres, de la editorial Siglo XXI de España. Poco más de 200 páginas por las que desfilan desde Sherezade a Teresa de Ávila, desde Rigoberta Menchú a Marilyn Monroe, junto a mujeres anónimas o colectivos como las guerreras de la revolución mexicana o las luchadoras de la comuna de París.

A continuación puedes leer algunos de los textos que aparecen en Mujeres, un libro cuidadosamente editado y en cuya portada aparecen figuras de artesanía de Olinda, Brasil, que fueron escogidas por el propio Galeano. Él también supervisó la selección de los textos.

JUANA

Como Teresa de Ávila, Juana Inés de la Cruz se hizo monja para evitar la jaula del matrimonio.

Pero también en el convento su talento ofendía. ¿Tenía cerebro de hombre esta cabeza de mujer? ¿Por qué escribía con letra de hombre? ¿Para qué quería pensar, si guisaba tan bien? Y ella, burlona, respondía:

—¿Qué podemos saber las mujeres, sino filosofías de cocina?

Como Teresa, Juana escribía, aunque ya el sacerdote Gaspar de Astete había advertido que a la doncella cristiana no le es necesario saber escribir, y le puede ser dañoso.

Como Teresa, Juana no sólo escribía, sino que, para más escándalo, escribía indudablemente bien.

En siglos diferentes, y en diferentes orillas de la misma mar, Juana, la mexicana, y Teresa, la española, defendían por hablado y por escrito a la despreciada mitad del mundo.

Como Teresa, Juana fue amenazada por la Inquisición. Y la Iglesia, su Iglesia, la persiguió, por cantar a lo humano tanto o más que a lo divino, y por obedecer poco y preguntar demasiado.

Con sangre, y no con tinta, Juana firmó su arrepentimiento. Y juró por siempre silencio. Y muda murió.

LOUISE

—Quiero saber lo que saben –explicó ella.

Sus compañeros de destierro le advirtieron que esos salvaje no sabían nada más que comer carne humana:

—No saldrás viva.

Pero Louise Michel aprendió la lengua de los nativos de Nueva Caledonia y se metió en la selva y salió viva.

Ellos le contaron sus tristezas y le preguntaron por qué la habían mandado allí:

—¿Mataste a tu marido?

Y ella les contó todo lo de la Comuna:

—Ah –le dijeron–. Eres una vencida. Como nosotros.

 

CELEBRACIÓN DE LA AMISTAD

Juan Gelman me contó que una señora se había batido a paraguazos, en una avenida de París, contra toda una brigada de obreros municipales. Los obreros estaban cazando palomas cuando ella emergió de un increíble Ford a bigotes, un coche de museo, de aquellos que arrancaban a manivela; y blandiendo su paraguas, se lanzó al ataque.

A mandobles se abrió paso, y su paraguas justiciero rompió las redes donde las palomas habían sido atrapadas. Entonces, mientras las palomas huían en blanco alboroto, la señora la emprendió a paraguazos contra los obreros.

Los obreros no atinaron más que a protegerse, como Pudieron, con los brazos, y balbuceaban protestas que ella no oía: más respeto, señora, haga el favor, estamos trabajando, son órdenes superiores, señora, por qué no le pega al alcalde, cálmese, señora, qué bicho la picó, se ha vuelto loca esta mujer…

Cuando a la indignada señora se le cansó el brazo, y se apoyó en una pared para tomar aliento, los obreros exigieron una explicación.

Después de un largo silencio, ella dijo:

—Mi hijo murió.

Los obreros dijeron que lo lamentaban mucho, pero que ellos no tenían la culpa. También dijeron que esa mañana había mucho que hacer, usted comprenda…

—Mi hijo murió –repitió ella.

Y los obreros: que sí, que sí, pero que ellos se estaban ganando el pan, que hay millones de palomas sueltas por todo París, que las jodidas palomas son la ruina de esta ciudad…

—Cretinos –los fulminó la señora.

Y lejos de los obreros, lejos de todo, dijo:

—Mi hijo murió y se convirtió en paloma.

Los obreros callaron y estuvieron un largo rato pensando. Y por fin, señalando a las palomas que andaban por los cielos y los tejados y las aceras, propusieron:

—Señora: ¿por qué no se lleva a su hijo y nos deja trabajar en paz?

Ella se enderezó el sombrero negro:

—¡Ah, no! ¡Eso sí que no!

Miró a través de los obreros, como si fueran de vidrio, y muy serenamente dijo:

—Yo no sé cuál de las palomas es mi hijo. Y si supiera, tampoco me lo llevaría. Porque ¿qué derecho tengo yo a separarlo de sus amigos?

¡Qué bueno ser mamíferos!

Portada

Portada

En la semana del Medio Ambiente el grupo de Apoyo a la Lactancia Materna, MARES DE LECHE, hizo una charla en la Residencia Universitaria Alonso de Ojeda. Esta llevaba por título, Educando en la Lactancia, algo de lo que siempre se han ocupado las féminas que integran esta Asociación. Y sin lugar a dudas, una de las mejores formas de promover la lactancia materna es a través de la infancia.  Por eso los protagonistas del libro son una niña y un niño que van descubriendo poco a poco que los humanos también somos mamíferos.

El medio que hemos utilizado son los mandalas. El dibujo centrado o mandala está presente en todas las culturas del planeta, desde las primeras representaciones del arte rupestre. La palabra “mandala”, proviene del sánscrito. Diversas traducciones le asignan el significado de ‘círculo mágico’.

El mandala es una forma de la naturaleza que se encuentra tanto en el macrocosmos como en el microcosmos. Como expresión humana parece en utensilios domésticos, en artesanía, en objetos rituales, diseño de casas y ciudades, calendarios y símbolos de diversas religiones. Si duda es una representación artística con especiales cualidades.

Según Marie Pré, educadora de párvulos e investigadora en neuropedagogía y en el ‘dibujo centrado’, los mandalas “siempre desean expresar la belleza, el equilibrio, la perfección, el movimiento de la vida”. Pintarlos en silencio facilita que los niños descubran el gozo de la calma creativa, conecten con su interior y disfruten de un profundo bienestar.

La autora expresa la siguiente idea: “El primer mandala que contempla un bebé es la teta de mamá”.

Es un libro para intimar y colorear que se puede compartir con papás, mamás, tíxs y abuelxs. Estos son algunos de los mandalas. Les invitamos a adquirirlo como forma de promover la lactancia materna y contribuir a un mundo más amoroso y pacífico.

Formato 21 x 21cm – papel 120 grs. – portada 300grs, grapado – ESCRÍBENOS

EL TESORO DE LILITH

“El tesoro de Lilith”

Estamos encantadas de compartir y difundir este libro que, como dice su autora, es un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual. Hace años que desarrollamos actividades con mujeres en torno a la identidad femenina. Urge sanar la relación de las mujeres con su cuerpo, con su templo, consigo mismas. Creemos en la trascendencia de estas actividades, sin duda aportarán en lo pequeño, para el desarrollo hacia  una humanidad y un mundo mejor.

El indagar en la feminidad adulta es la semilla para este cambio. El sanar el vínculo que las mujeres tienen con su propia feminidad, es la puerta a una educación liberadora tanto para las hijas como para los hijos.
El aporte que realizan Carla Trepat y Anna Salvia Ribera, es el de unificar la información sobre la energía femenina y sus ritmos, de modo que de ella se beneficien madres, niñas, tías, amigas y abuelas.

La belleza y sencillez de las ilustraciones, el cuidado del texto con el rescate de figuras como Lilith o la Abuela Margarita, nos llena de ternura y de agradecimiento. Ambas han realizado un cuento y una guía que se complementan con sus diversos lenguaje comunicativos. Un hermoso paso hacia una complicidad femenina que se necesita como el agua, para entrar en lenguajes de comprensión, más alegres, más liberadores, y que promuevan una cultura del gozo. Las mujeres somos agentes del cambio en todo el planeta, para que ese cambio sea profundo y auténtico, hace falta ir al interior, reconocer las cualidades de lo femenino en nosotras y educar desde esa frecuencia amorosa.

El Tesoro de Lilith se encuentra actualmente en varias librerías de España y Latinoamerica, puedes ver en la sección “En Librerías” y encontrar la más cercana a ti, haz click para ver las librerías. También puedes comprarlo haciendo click con el ratón en este link

Blog de “El tesoro de Lilith”

CAUTIVAS

Miguel Pajares -foto de la red-
Entrevista de Zulma Sierra 
El libro Cautivas (Editorial Plataforma), basado en hechos e historias reales, retrata la vida de las mujeres que vienen a España obligadas a ejercer la prostitución para pagar altísimas deudas y permanecen encerradas en clubes nocturnos, sin posibilidad de comunicación ni vías de escape. Su autor, Miguel Pajares, conoce muy bien esa realidad: preside la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR), y sus numerosos ensayos sobre inmigración, derechos humanos, asilo político y lucha contra el racismo lo condujeron a escribir su primera novela negra, donde narra la historia de Nevena Dimitrova, una mujer búlgara envuelta en una red de esclavitud sexual que opera en Barcelona y que es buscada por la policía por su presunta participación en el asesinato de la prostituta colombiana Yolanda Braun.
¿Por qué eligió la novela negra para incursionar en la ficción?
Es un género que acompaña la acción narrativa de crítica social, y yo quería decir las cosas que vengo afirmando en ensayos y artículos, pero desde una postura social. Por eso, quizás en mi novela hay más crítica que en otras del mismo género.
¿Por qué la trata de mujeres 
El tema lo había estudiado desde el punto de vista académico y antropológico, y creo que la sociedad lo maneja muy mal. La trata de mujeres es el tercer crimen en volumen de negocio en el mundo. Sin embargo, no se le dedican los mismos esfuerzos que a la lucha contra el narcotráfico. Por suerte, desde el año 2000, que se establecieron los protocolos de Naciones Unidas contra la trata de personas y el tráfico de inmigrantes, empiezan a verse legislaciones contra la trata. Aquí, en España, sigue siendo muy débil la legislación que hay. Tal vez tenga que ver con que las víctimas son mujeres extranjeras en situación de pobreza.
¿Cómo las convencen para viajar?
La oferta de trabajo es el camino más común. Les ofrecen algo que las ilusione y las seducen hasta convencerlas. Una vez que las han captado, les hacen creer que son delincuentes, que hacen parte de la misma red. A algunas les dicen que tienen una deuda y que dependen de ellos para poder escapar de la policía y volver a su país. Ellas siguen en el engaño creyéndose que también son delincuentes y por tanto no se atreven a ir a la policía. La deuda es un elemento clave en todo esto: ellos te dicen que les debes miles de euros, porque es lo que les ha costado traerlas y hasta que no paguen, las amenazan con que su familia puede sufrir daños.
Si hay tanta información al respecto, ¿por qué todavía hay mujeres que caen en estas redes?
La pobreza es un elemento clave. La pobreza, la falta de salidas, de perspectivas de futuro, lleva a que estas mujeres sean más fácilmente engañadas, que estén dispuestas a creerse cualquier cosa que les abra una ilusión. El segundo elemento son los pocos medios que se ponen para luchar contra las redes de trata de personas. En España han mejorado los protocolos de actuación de la policía cuando entran en un burdel para ver si hay víctimas de prostitución forzada, pero todavía dejan mucho que desear. Muchas de ellas son tratadas como inmigrantes en situación irregular y pasan a un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE), como si fueran delincuentes.
¿Quiere decir que no se les debería tratar como extranjeras sin papeles?
Exacto. Se les debería tratar como víctimas de una violación de derechos humanos, porque abordarlas desde la Ley de Extranjería es poco eficiente. Si alguna de ellas se decide a denunciar a los tratantes y la denuncia es lo suficientemente sólida como para seguir un trámite judicial, entonces el juez podría concederle permiso de residencia por causas humanitarias. En caso contrario, la denuncia quedaría en nada y ella podría ser expulsada por falta de papeles, pero queda expuesta a la violencia de los tratantes contra ella o contra su familia.
¿De qué manera se puede lograr una denuncia efectiva?
A la mujer que es detectada en las redadas de los burdeles se le da un mes de reflexión para denunciar. Es muy poco tiempo porque ella está agarrotada por el miedo. Las ONG dicen que es insuficiente, que cada caso puede necesitar un tiempo diferente para que la mujer acabe denunciando y, además, las denuncias son peligrosas porque los integrantes de las redes pueden hacer daño a sus familias. Lo que se critica aquí es que solo den protección que necesita si ella denuncia. Ella, de entrada, necesita protección. La justicia tendría que protegerla desde un principio.
¿Qué ha sido lo más difícil en su investigación sobre la trata de mujeres?
La crudeza y la crueldad de la gente que busca enriquecerse con este negocio. Por ejemplo, me sorprendió la dimensión que adquirió la trata de mujeres rusas en los años 90. En el momento en que cae el Muro y la economía empieza a quedar en manos de mafias, algunos se enriquecieron enormemente, pero la población se empobreció y lo que habían sido las juventudes comunistas se reorganizaron para captar cientos de miles de chicas por toda Rusia mediante concursos de belleza. Aquello sí era una estructura criminal fuerte. En los 90, en la Europa occidental, la creación de nuevos burdeles era enorme y el producto principal, por decirlo de esa manera tan cruda, eran mujeres rusas.
portada del libro
¿Cómo ha cambiado el mapa de este problema?
A principios del siglo XXI vinieron muchas mujeres latinoamericanas, sobre todo colombianas y ecuatorianas. Luego fueron llegando muchas de Europa del Este y África, especialmente de Nigeria. Es difícil establecer un mapa preciso porque este es un crimen globalizado.
¿Es diferente la prostitución de la trata de mujeres?
Por supuesto. En mi libro hablo de víctimas de trata, de prostitución forzada. No hablo de la prostitución en general, porque el debate sobre las mujeres que libremente ejercen la prostitución es otro. Yo hablo de mujeres secuestradas, engañadas, que ejercen la prostitución contra su voluntad. Esta es una actividad criminal enorme que mueve millones de euros.
¿Es un error hablar de mafias?
Sí, porque una mafia es una organización muy estructurada con una cabeza y unas inmensas ramificaciones que obligan obediencia y jerarquía. Este no es el caso. La trata de mujeres con fines de explotación sexual funciona mediante redes, mediante conexiones. En un país determinado se sabe que alguien compra mujeres y hay personas que se las llevan. Estos pueden ser incluso familiares o novios de las chicas. El vendedor recibe su dinero y ahí acaba su parte. El que la compra la lleva a otro país y se la vende a otro que tiene un burdel o que sabe a quién vendérsela. Claro que también hay crimen organizado muy estructurado como en Rusia, Japón, Bulgaria, China, pero en la mayoría de los países de Europa del Este hablamos de redes.
Víctimas sin identificar
En Europa hay 800.000 víctimas; de ellas, 270.000 son explotadas sexualmente. De acuerdo con Naciones Unidas, solo una de cada 30 víctimas es realmente identificada.
En España puede haber más de 48.000 en esta situación, “y por lo tanto, sin apoyo para salir de esas redes y acceder a medidas de protección”, según la ONG Proyecto Esperanza Adoratrices.
LOS MATRIMONIOS SERVILES, OTRA FORMA DE TRATA
Los esposos prostituyen o venden por día a sus mujeres a amigos o redes criminales
A partir de su tesis doctoral, ‘Trata de mujeres: propuestas de intervención desde las mujeres que la han vivido’, la psicóloga social Helga Flamtermesky conoció víctimas de la trata en sus diferentes modalidades en Colombia, Estados Unidos, Filipinas y España. Esta experiencia y la necesidad que ellas sintieron de narrar sus historias para prevenir el delito motivaron la creación de mujerfrontera.org, una web participativa de la que salió una guía práctica, traducida a diferentes idiomas. Gracias a este trabajo, Flamtermesky ha detectado que muchas mujeres colombianas en España sufren matrimonios serviles, pero no pueden contarlo por el miedo que las paraliza y tampoco encuentran apoyo en las autoridades porque es difícil demostrar su denuncia. “Son profesionales de clase media-alta que se casan con españoles o europeos y una vez aquí, sufren violencia en diferentes formas y son prostituidas por sus esposos”, explica la doctora.
Ella recomienda que la familia “se involucre muchísimo más en el seguimiento de lo que vive la mujer después de que se casa, que la acompañen y que hagan caso ante cualquier intuición de que ella no lo está pasando muy bien”. Igualmente, sugiere a las mujeres que construyan su propia red de amigos y conocidos antes de viajar a Europa para “que se vayan abriendo camino socialmente antes de casarse”.

EDUCAR EN EL ASOMBRO

Catherine L’Ecuyer

Ana B.Camponovo

En un reciente programa de Universo Infancia, hemos hablado de este libro y hemos presentado a Catherine L’Ecuyer, esta canadiense, abogada, asesora de empresas y madre de cuatro hijos que investiga y escribe sobre educación. En la contraportada del libro se puede leer: “Los niños de los últimos veinte años viven en un entorno cada vez más frenético y exigente, que por un lado ha hecho la tarea de educar más compleja, y por otro, los ha alejado de lo esencial. Vemos necesario para su futuro éxito programarlos para un sinfín de actividades que, poco a poco, les están apartando del ocio de siempre, del juego libre, de la naturaleza, del silencio, de la belleza. Su vida se ha convertido en una verdadera carrera para quemar etapas, lo que les aleja cada vez más de su propia naturaleza, de su inocencia, de sus ritmos, de su sentido del misterio. Muchos niños se están perdiendo lo mejor de la vida: descubrir el mundo, adentrarse en la realidad. Un ruido ensordecedor acalla sus preguntas, las estridentes pantallas interrumpen el aprendizaje lento de todo lo maravilloso que hay que descubrir por primera vez“. Acabamos de leer el libro completo y lo recomendamos calurosamente, pues rescata elementos esenciales del proceso educativo que, aunque no son nuevos, hace falta tener presentes, renovarlos y llevarlos a cabo.

Se agradece la existencia de libros como el de Catherine L’Ecuyer, que no sólo cuestiona el sistema educativo y la disposición de padres y educadores, sino que con propuestas claras, sencillas, amorosas y precisas, orienta con decisión y coraje, los cambios que es posible realizar para ir en el sentido de una educación liberadora, sensible, amorosa y creativa. Una educación que parte de las necesidades del niños, del respeto a sus ritmos y a la curiosidad natural, una educación fundamentada en el aprecio a la belleza y el retorno a la naturaleza, como elementos que inspiran y alimentan la vivencia del asombro. Y es esa capacidad de asombrarnos lo que nos permite mantener vivo, aún siendo adultos, “ese especial estado de consciencia que es la infancia y que no depende de la edad”.

Libros sin dinero

Fuente: http://www.sindinero.org

Voy a enumerar a continuación diez sitios de los muchos que existen en la red para descargar gratuitamente libros. Se trata de descargas legales, sin vulnerar derechos de autor (aunque cabe destacar que la justicia española, hasta ahora, no ha sancionado el uso privado de copias de obras sujetas a copyright… pero eso es otro tema). Como siempre, se agradecen buenos aportes que complementen esta pequeña lista personal.

Catálogo de la editorial Traficantes de Sueños : Traficantes de Sueños es un proyecto de referencia para los movimientos sociales madrileños. Todas las publicaciones copyleft de su editorial se pueden descargar en formato pdf.

Bubok : Bubok es una editorial española que publica bajo demanda y que ofrece muchos títulos en descarga gratuita (mezclados con los pdf de pago) por deseo expreso de sus autores. Sólo tenéis que buscar en las categorías de vuestro interés…

Proyecto Gutemberg : Archiconocida biblioteca de libros electrónicos gratuitos, principalmente de dominio público. En formato epub y kindle.

Europeana : La gran biblioteca digital de Europa. Obras digitalizadas, mayormente de dominio público, en todas las lenguas oficiales de la Unión Europea.

Editorial El Colectivo : producción editorial por el cambio social… casi todo el catálogo se puede descargar gratis en pdf.

Amazon : Pues sí… en Amazon es posible hacerse en la tienda Kindle con ebooks gratuitos correspondientes a obras clásicas en castellano, inglés y francés.

Libros sobre anarquismo de la editorial Anarres : “La Editorial Libros de Anarres, contribuyendo a la difusión del ideario anarquista, pone a disposición de los interesados sus libros en formato pdf”

Cuentos infantiles con temática lésbica y gay : La ONG por la NO Discriminación pone gratuitamente (en formato digital) a nuestra disposición los cuentos que publica su editorial.

Wikisource : Proyecto hermano de Wikipedia consistente en una gran biblioteca virtual de libros libres de derechos de copia, descargables en pdf.

Libroteca: Casi 9.000 libros y textos gratuitos para descargar, libres de derechos de autor.

P.D: No lo he incluido en este listado, pero no os perdáis tampoco 28 libros gratuitos muy recomendables sobre anticonsumismo, vida simple, autosuficiencia, lucha social, temas laborales, etc…

Tampoco os podéis perder: Los 6 mejores sitios para conseguir ebooks gratis

LA DELICADA POESÍA CONTRA LA CRISIS

20 minutos.es

El beso más pequeño

“Hay dos formas de combatir la crisis, afrontando el tema de forma clásica analizando y proponiendo recetas, y otro, que es el mío, que es introducir la poesía y lo maravilloso en el día a día”, dice el músico y escritor Mathias Malzieu que trae a España El beso más pequeñoo cómo el amor mueve montañas. Publicado por Reservoir Books (Mondadori).

El beso más pequeño sigue la estela de La mecánica del corazón, la novela con la que Malzieu arrasó en medio mundo y que se estrenará en la gran pantalla en febrero en Francia, en película de animación.

El autor siempre recurre no a un amor idealizado sino con todas sus caras, con su dolor y sus heridas. Y es que el amor es el hilo del que tira y persigue este creador que es músico, poeta, narrador y guionista, quien asegura que lo que está claro es que no podría vivir sin él. “Pero no un amor idealizado sino con todas sus caras, con su dolor y sus heridas”, matiza.

Comparado con Tim Burton o Roald Dahl, Mathias Malziu (Montpellier, 1974) es un ídolo en Francia. Desde hace veinte años dirige y es vocalista del grupo Dionysos, con miles de seguidores y desde hace diez se ha convertido en uno de los escritores más cool con libros como La alargada sombra del amor o Metamorfosis en el cielo.

Malzieu, que aparece a la entrevista en monopatín, como el protagonista de su novela, es una persona de aspecto frágil como un pájaro, animales que pueblan casi todas sus novelas, y en este caso en El beso mas pequeño, el loro es el que se lleva el foco.

Mathias Malzieu

“Me encantan los animales. Tienen una mezcla, algo místico. Tienen una dimensión chamánica y cómica. Cuando un loro habla es como si actuara como un ser humano, como si de produjera un desdoblamiento que da mucho juego”, subraya.

Malzieu relata la historia de un chico, que es inventor, sólo que ahora no inventa nada, que busca a una chica con nombre de flor y que cuando la besa desaparece. Un chico que, desesperado, acude a un extraño detective privado especialista en cazar mujeres difíciles para que le ayude a encontrarla. Relaciones perdidas “En realidad, el libro habla de las relaciones perdidas, de cómo una vez que has encontrado el amor éste desaparece, cómo uno se restablece, cómo se cura de esas heridas y se reedita a partir de ahí y cómo se puede amar de nuevo”.

El libro finaliza con un grupo de poemas sobre el amor, el deseo y el placer de comer “Es un tema complicado porque si te rompes la pierna, pues no andas rápidamente al siguiente día, sino que primero te escayolan, luego te lo quitan y empiezas una larga rehabilitación hasta que estás listo, pero si tienes una persona enfrente y no sabe aguantar ese tiempo pues puede irse y de ese tiempo es de lo que hablo“.

Una narración con metáforas, símbolos y plumas alegóricas, como en sus otros libros, que, además, contienen muchos elementos autobiográficos. “En éste, como en todos, estoy yo. Toda la materia prima es autobiográfica, pero luego está la metamorfosis de la poesía y este libo es una metáfora del miedo al amor”, añade.

“La lectura alimenta la empatía”

El escritor y poeta asegura que este libro, como sus otras propuestas artísticas, son su forma de estar en el mundo, su manera de contribuir a este mundo “hostil y gris”, como la situación que ahora vive Europa y Francia, en concreto. Falta mucha educación por eso la gente tiene que leer libros “Me parece un horror y una desgracia la situación. Cuando ganó en Francia la izquierda me alivié; pero luego vino la realidad y es que la economía sigue mal porque existen muchas dificultades. Cuando no hay dinero se recrudece lo peor y sale el racismo y la intolerancia, al extrema derecha va ganando espacio y es preocupante. Mi grano de arena es éste: crear belleza, poesía y bucear en lo maravilloso que tiene la vida”“Creo de todas formas que falta mucha educación por eso la gente tiene que leer libros. Cuando la gente está formada y es sensible, es más difícil caer en los extremos, en la intolerancia, porque comprendes y entiendes al otro aunque no estés de acuerdo con él, porque la lectura alimenta la empatía”, concluye el autor.

Ideas que matan

EFE, 30.5.2012

Los maltratadores agreden a sus parejas porque reproducen pautas que han ido aprendiendo y viendo desde niños, según la antropóloga Mercedes Fernández-Martorell, quien en su último libro sobre violencia machista, “Ideas que matan” (Ediciones Alfabia), trata de desvelar lo que pasa por la mente de estos hombres.

El maltrato está relacionado con las pautas que se imponen a las personas desde su nacimientoLa autora ya se hizo esta reflexión en la película Por nada, sin embargo, en el libro ofrece una visión “mucho más en profundidad” de por qué lo hacen, un comportamiento que está relacionado con las pautas que se imponen a las personas desde su nacimiento. Así lo asegura Fernández-Martorell quien afirma que los seres humanos continuamente se reinventan, pero hay un “orden establecido imperante” que es el que pervive en cierta manera en la sociedad y que hace que algunos para sentirse “verdaderos hombres” tengan que expresar un dominio sobre la mujer.

La autora, que ha entrevistado a 30 maltratadores y ha asistido a más de 700 juicios de malos tratos como parte del trabajo de campo antes de escribir la obra, añade que los agresores creen potenciar su masculinidad cuando cuentan con otros hombres referentes.

“Cualquier hombre está inmerso en la posibilidad de ser un maltratador.”

Mercedes Fernández Martorell

“Las organización de la sociedad se han basado en un sistema de alianzas entre hombres, con las mujeres como unidades dependientes de ellos”, subraya la antropóloga, quien opina que la idea que tienen es que con sus “aliados acuerdan cuál es la mejor manera de vivir en sociedad y qué tipo de relación se debe tener con la pareja.

Algunos se suicidan tras matar a su mujer al entender que ella no era el objeto de su malestar A su juicio, esto implica que cualquier hombre de cualquier ideología está inmerso en la posibilidad de ser un maltratador. “Da lo mismo la ideología, puede ser de ultraderecha o de izquierdas, si piensa que su sistema de alianzas exclusivamente se asienta en los hombres y está convencido de que su mujer debe ser sumisa”, destaca Fernández-Martorell.

Cuando los “aliados” del hombre le menosprecian o este tiene conflictos en el trabajo, utiliza a la mujer “para reforzar su hombría”, y aunque esta obedezca, su maltratador sigue sintiendo un vacío “y por cualquier nimiedad la termina matando”. “Algunos se suicidan porque ven que una vez que han matado a la mujer se dan cuenta de que ella no era el objeto de su malestar”, dice la autora.

La importancia de denunciar el maltrato respecto al problema de que las mujeres maltratadas no denuncien a sus agresores —ninguna de las 19 víctimas de violencia machista había denunciado a su agresor— la antropóloga remarca que en muchos casos responde a que asumen que son esclavas del hombre como consecuencia de los roles de la sociedad convencional.

Mercedes Fernández-Martorell cree que las campañas de sensibilización contra la violencia de género son necesarias, porque si no existieran parecería que el problema tampoco, y ensalza la importancia del papel tan importante que, en su opinión, juegan los medios de comunicación.

Rehabilitación La antropóloga opina que los maltratadores pueden rehabilitarse, porque no son enfermos, lo que les ocurre es que “están absolutamente equivocados”. Explica que con programas de reeducación de agresores muchos de ellos comprenderían que su potencialidad como ser humano no pasa por dominar a nadie y que pueden desarrollarse con los demás y no contra ellos. Reconoce que en los últimos años la sociedad ha avanzado mucho y ha hecho un cambio muy importante “gracias a la lucha de las mujeres” si bien estima que hay que seguir adelante porque los cambios deben ser profundos y en ellos se tienen que implicar también los hombres.

Vagina: una nueva biografía

Entrevista a Naomi Wolf, 8.9.2012

Naomi Wolf

Naomi Wolf

Mi nuevo libro, Vagina: una nueva biografía, acaba de salir en el Reino Unido desencadenando un torbellino de reacción. ¿Por qué escribir sobre la vagina? ¿Y por qué ahora

La respuesta principal es que la nueva neurociencia, que ha sido muy poco reportada fuera de las revistas científicas, está proporcionando una revolucionaria y nueva información sobre lo que la vagina es y hace –la información que, en mi opinión, hace que toda nuestra manera de ver ese órgano, que se considera por lo general en esta cultura, como un mero órgano sexual– es obsoleta. Esta nueva información debería transformar nuestra comprensión de las relaciones sexuales.

La nueva ciencia ha establecido una nueva visión: hay una conexión tan fuerte cerebro-vagina que muchos de los neurocientíficos que entrevisté llamó “un sistema único”. Más notablemente, pocos de nosotros sabemos que cuando una mujer tiene un orgasmo –y aún antes de eso, cuando piensa en el sexo placentero, lo anticipa, se centran en cómo conseguirlo, y se siente en el control de, y lo suficientemente bien informada sobre su cuerpo para saber que probablemente se puede alcanzar el orgasmo durante el sexo– su cerebro recibe un impulso del neurotransmisor dopamina. Luego, en el orgasmo, los opiáceos y la oxitocina también se liberan. Esta experiencia no se limita a producir placer, un hecho que es bien conocido, sino que también produce determinados estados de conciencia.

522427_316287058494516_759626417_n

La dopamina es lo que yo llamo el máximo neurotransmisor feminista: genera motivación y orientación hacia un objetivo, creer en nuestro propio juicio y, muy en particular, creer en mi mente, confianza. (Análogo a lo que produce la cocaína, por ejemplo, estimula la liberación de la dopamina -de ahí la confianza y sociabilidad de los usuarios, pero sin sus repercusiones). Los opioides dan al cerebro la sensación de éxtasis o trascendencia y, por último, la oxitocina -que puede ser liberada, tanto cuando son estimulados los pezones de una mujer y durante las contracciones del orgasmo- crea un sentido de unión, cuidado e intimidad. La oxitocina se ha demostrado en estudios que, en las personas con mayores niveles, facilita la lectura de las emociones de los rostros

Así que, dado este baño químico, es justo decir que la vagina no es un órgano sexual en absoluto, sino un potente mediador de la confianza femenina, de la creatividad y del sentido de las conexiones entre las cosas.

El darme cuenta de la naturaleza de esta conexión cerebro-vagina, me llevó, como feminista, a la próxima idea. Si la anticipación femenina del sexo placentero y del orgasmo femenino, llevaron a este tipo de alteración del estado de ánimo -entre muchos otros resultados recientemente documentados de los que puedo informar en el libro-, esto también explica por qué la sexualidad femenina y la vagina, en particular, han sido controladas, abusadas, dirigidas, ridiculizadas y avergonzadas. ¿Y por qué las mujeres se mantienen en la ignorancia de sus propias respuestas sexuales –desde hace cinco milenios, sobre todo en occidente–. El bucle de la dopamina también explica por qué algunas culturas realizan la práctica de la ablación del clítoris y las infibulaciones, prácticas que ahora podemos comprender, alteran no sólo el cuerpo y el funcionamiento sexual, sino las influencias sobre el propio cerebro femenino.

En el libro, contemplo la historia cultural de la vagina también. Cuando se pone la historia junto con estos nuevos y sorprendentes descubrimientos sobre la neurociencia del deseo femenino, comprendes, cómo un lector escribió, “toda la historia de por qué la vagina fue dirigida y avergonzada con una gran mentira.”

Para mí, las alucinantes ideas de la ciencia de vanguardia no terminan aquí: aprendí que una gran cantidad de datos muestran que el daño o lesión de la violación violenta o no-violenta va mucho más allá de lo que nosotros (o los tribunales) se han dado cuenta. La violación o el abuso sexual que las mujeres han experimentado, puede cambiar aspectos minuciosos y funciones de sus ‘cuerpos y mentes’. Puede alterar, por ejemplo, el funcionamiento de su sistema nervioso autónomo, por lo que las mujeres violadas, en un estudio de Rellini y Meston, tienen diferentes respuestas fisiológicas a los videos eróticos, e incluso a el ejercicio físico, en comparación con un grupo control de mujeres que no habían tenido traumas. Además, el Dr. Burke Richmond, investigador, ha encontrado una constelación de síntomas médicos aparentemente sin relación: el “balanceo postural fóbico” hace que la mujer sea más frágil ante un empujón, también presentaban tinnitus (zumbido en los oídos) y problemas de percepción, como el vértigo, que duran por años después de una violación. Estos y otros resultados deben cambiar radicalmente la forma en que el delito de violación es percibido y procesado.

La nueva ciencia establece que en términos de daño, no hay tal cosa como una violación. Esto debe cambiar la forma en que la violación se trata: la curación por la palabra, por ejemplo, a menudo no es suficiente.

La nueva ciencia ofrece algunas notables ideas positivas. Especialmente en una situación como “la nuestra” en la que, 40 años después de la “revolución sexual”, los estudios muestran que entre el 30-40% de las mujeres occidentales manifiestan un “deseo sexual hipoactivo”. En otras palabras, probablemente no están teniendo buenas experiencias. Alrededor del 30% también indican que no pueden alcanzar el orgasmo con regularidad durante el acto sexual. La buena noticia de la nueva ciencia es que hemos malinterpretado la anatomía y el placer de las mujeres. Con un mejor conocimiento, podríamos abordar el tema de la experiencia sexual insatisfactoria de las mujeres.

Los científicos, por ejemplo, han encontrado un “brazo neural” -lenguaje horrible, pero nuestro vocabulario es muy empobrecido- en la pelvis femenina, que no sabían que existía. Esto ha llevado a una reevaluación de la hipótesis previa de que el clítoris y el “punto G” eran entidades separadas: en cambio, forman el norte y el sur de la misma estructura neural. (Esto explica por qué más del 90% de las mujeres alcanza el orgasmo -en condiciones de laboratorio, con extraños-. Cuando ambas partes de sus cuerpos fueron estimulados al mismo tiempo) Drs. Barry Komisaruk y Beverly Whipple han descubierto recientemente que cuando se estimulan diferentes partes, la vagina, el cuello uterino o el clítoris, la mujer experimenta diferentes emociones y el toque activa diferentes funciones cerebrales. Komisaruk también ha identificado un nuevo centro de la sensibilidad sexual en las mujeres, en la boca del cuello del útero.

Estos científicos también han encontrado que la “inervación pélvica” de las mujeres (es decir, el cableado neuronal) es muy diferente de la inervación pélvica masculina: las mujeres tienen ocho, más o menos, enredos de “terminales neuronales” en toda su pelvis –de las paredes vaginales para clítoris, perineo y el ano, y así sucesivamente–, y cada mujer es diferente. El sistema masculino es más simple y más regular. La respuesta sexual masculina y femenina, a pesar de lo que creían Masters y Johnson, no es la misma. Un amante de una mujer hace bien en identificar las respuestas de esa mujer específica, únicas para ella, en lugar de asumir que él o ella “saben lo que funciona”, a partir de experiencias pasadas.

También increíble, para mí, es el descubrimiento del Dr. Jim Pfaus de la Universidad de Concordia en Canadá, acerca del papel desempeñado por el placer sexual de la mujer y el deseo en la selección de pareja (a partir de experimentos en mamíferos inferiores). Fue liberador para mí ser testigo en su laboratorio de lo obvio que era que la evolución, o la Naturaleza (llame como se quiera), por lo que había valorado el deseo femenino. Se puso el tema más allá del ámbito de la cultura y la controvertida juicios de valor. Como él mismo dijo, sus ratas de laboratorio nunca habían oído hablar a sí mismos se llaman “putas”.

Más potente para mí de toda esta información transformadora es el hecho de que ahora sé cuán poderosamente la vagina femenina afecta a la conciencia, la confianza, la asunción de riesgos y la autonomía. Estas ideas responden a muchas preguntas. Más que preguntar “¿Por qué la vagina? ¿Por qué ahora?”, estoy más inclinada a preguntar: ¿Por qué el silencio patriarcal represivo sobre una información tan importante? ¿Y por qué tolerarlo por más tiempo?

La Masculinidad Tóxica

Un paradigma que enferma a hombres y mujeres

de Sergio Sinay

Algunos libros de Sergio Sinay

Algunos libros de Sergio Sinay

“La Masculinidad Toxica” da numerosos ejemplos de cómo, a diario, la padecemos, y también da testimonios de aquellas propuestas que se realizan para modificar este paradigma que continuamente cae en el terreno de las batallas pérdidas. “Estamos inmersos en paradigmas que no cuestionamos, a los cuales a menudo alimentamos y reproducimos como si se tratara de realidades inmodificables de la Naturaleza”. Así de fácil así de complejo. La masculinidad tóxica, enfatiza el autor, tiene hondas raíces, sin duda, pero sus males se padecen hoy, de manera cotidiana. El mal podremos negarlo, sublimarlo, pero no por ello deja de existir.
La problemática es compleja y agarra parejo. Al respecto escribe Sinay: “Si vemos al modelo todavía hegemónico en nuestra cultura sólo como un problema de los hombres, como una veta de la cual ellos se enriquecen a costa de  sus víctimas femeninas y como una simple cuestión de poderes en pugna, habremos caído en otro de los paradigmas trágicos de nuestra cultura: el dualismo, la necesidad de entender las cosas en términos de una contra la otra. Se pierde así la riqueza de la visión integradora y transformadora. Este no es un problema de hombres contra mujeres. No hay ventajas de “genero” en cuanto a los perjuicios del modelo”.
Errónea e ingenuamente muchos sostienen que el modelo tradicional masculino, el “viejo” machismo pertenece al pasado, que las “nuevas” generaciones no están infectadas de este mal. Salvo contadísimas excepciones, nada es más falso.
El modelo tradicional masculino tiene síntomas inocultables en todos los aspectos del ser humano: físicos, psíquicos y emocionales. Quizá lo que más refleje de manera resumida sea un vacío existencial.
Hoy lo que se cuestiona es el paradigma masculino tradicional, tóxico y el paradigma femenino que tome rasgos de aquél. No hay parte, vínculo, actividad humana que no caiga en la telaraña de este paradigma. La realidad, nada complaciente en nuestro andar diario, nos obliga a aquellos que así lo deseemos a dejar de ser rehenes de un secuestro de pensamiento y conducta nociva.
Uno de los ejemplos más claros y habituales del modelo tradicional masculino es lo que los estudiosos denominan el padre ausente. El padre ausente es aquel “productor económico, un proveedor material, un protector físico que cumple estas funciones con una remarcada distancia emocional, un extraño afectivo, alguien a quien se ama porque se extraña y no por lo que verdadera e intensamente se comparte con él. Lo que empezó siendo

Google books

La libertad del compromiso

libro_1_g

¿Es posible cambiar el mundo? En una sociedad globalizada es posible ayudar a los más pobres y paliar las desigualdades sociales? A estas preguntas responde este libro aportando para ello la experiencia humana, personal y vital de siete personas: José María en áfrica: Fabiola en Tíbet; Alan en Argentina: Urmi, Alison y David en la India. Todos ellos dejaron sus respectivos países y vidas acomodadas para ayudar a los demás, al margen de las grandes organizaciones, con proyectos personales y modestos. Y además de ayudar, resulta que son más felices y se sienten útiles. Aquí nos enseñan como afrontar la vida de otra manera, contagiándonos de su coraje, mostrándonos las posibilidades que todos tenemos de comprometernos. Nos demuestra, en fin, que es posible salirse de la rueda que, como dice Rosa Regas en la última parte del libro, te convierte en un hombre mutilado “y un día te encuentras bajo un cielo estrellado y eres incapaz de verlo”.Reflexión a la que se incorporan voces relevantes de nuestra sociedad como Fernando Savater, Ramiro Calle, Concha García-Campoy, Pilar Bardem, Javier García Sánchez, Carlos Taibo y Dominique Lapierre. Análisis y testimonios se unen en un libro escrito para no dejar indiferente a nadie.

Un libro para todos aquellos que se sienten comprometidos y que enarbolan la bandera de la libertad. Porque, como dice Fernando Savater en su texto, “las presonas libres no se preguntan qué va a pasar sino qué van a hacer”. 2005

EL NUEVO LIBRO DE EVE ENSLER

“V: en el cuerpo del mundo”

Editado en Estados Unidos, aún no está traducido al español. Es una autobiografía en la que relata su proceso de desmembramiento de su cuerpo, su separación, su enfermedad y cómo ésta le hizo reencontrar y unificarse con su cuerpo-templo. Este es el video de su presentación, está en inglés pero se pueden activar la traducción de los subtítulos al español.

“EL CEREBRO FEMENINO”… en mis manos.

Por Rosa Vilchez, Lima, Perú, 8.7.2013

15308387

En los inicios de este año una bella lectora me mostró con entusiasmo una de sus últimas adquisiciones, ella es de las mujeres que visita librerías, revisa las estanterías con minuciosidad y busca joyas para su disfrute y formación; siendo lingüista tiene un exquisito gusto por la literatura y las investigaciones, pasión que compartimos desde hace años y en la que nos sabemos cómplices.

Fue así que llegó a mis manos “EL CEREBRO FEMENINO”, libro de aproximadamente 290 páginas en las que Louann Brizendine, doctora en medicina y Neurosiquiatra, nos aterriza al fin, en los misterios del cerebro femenino.

Louann Brizendine, cuenta que investigó con dedicación por más de 20 años el cerebro femenino y que para ello fundó una clínica, -Women`s Mood and Hormone Clinic en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California, en San Francisco-,  así logró observar los estados del cerebro femenino, su neuroquímica y pudo contemplar la afectación de las hormonas en su humor.

Con una exquisita narrativa, Louann Brizendine, nos adentra al mundo de los actores neuro-hormonales y como éstos -según porcentaje- crean un cerebro femenino o uno masculino.

“… El cerebro femenino está profundamente afectado por las hormonas. Éstas pueden conformar valores y deseos en una mujer, decirle día a día lo que es importante. Su presencia se siente en cualquier etapa de la vida, desde el mismo nacimiento. Cada estado hormonal –años de infancia, de adolescencia, de citas amorosas, de maternidad y de menopausia- actúa como fertilizante de diferentes conexiones neurológicas, responsables de nuevos pensamientos, emociones e intereses. A causa de estas fluctuaciones que comienzan nada menos que a los tres meses y duran hasta después de la menopausia, la realidad neurológica de una mujer no es tan constante como la de un hombre.” Explica la autora al introducirnos en este revelador estudio.

 “Dos formas distintas, no sólo física, sino también de posibilidades de adaptación y comprensión de la realidad  a la que llegamos”; tal vez así podríamos contarles a un ser de otro planeta la existencia de femenino y masculino. Sin olvidar un pequeño gran detalle que ambos, femenino y masculino, tienen más del 99% del código genético exactamente igual -30,000 genes del genoma humano- y la variación de menos del 1% resulta pequeña, pero esa pequeña diferencia influye en cualquier pequeña célula de nuestro cuerpo. Desde los nervios que registran placer y sufrimiento, hasta las neuronas que transmiten percepción, pensamientos, sentimientos y emociones.

Louann nos dice, ahora todos los científicos saben que la “forma biológica por defecto” es la naturaleza femenina y que es a partir de la octava semana de concepción cuando ocurre la variación. Además de esto –continúa diciendo- hay un periodo muy interesante que denominamos pubertad infantil: tras el nacimiento, la testosterona en los bebes de sexo masculino aumenta muchísimo durante los primeros seis o nueve meses y luego se ralentiza de nuevo. Mientras que, en las niñas, se produce una pubertad infantil que dura hasta los dos años y los ovarios liberan mucho estrógeno al cerebro. Es un periodo nuevo del que  no sabemos todavía muchas cosas, sobre todo en lo referente a las consecuencias conductuales, porque es difícil hacer que una niña de dos años esté quieta en un escáner o resonancia magnética.

Pero el cerebro femenino, una vez llegada la menarquia, seguirá viajando de un estado a otro de realidad gracias a las variaciones hormonales que son las que propician la facultad reproductiva de la mujer mes a mes. Es el estrógeno el que afecta prácticamente todo lo que experimenta una adolescente, incluyendo la sensibilidad a la luz del ciclo día-noche. Los receptores del estrógeno se activan en las células del cerebro que actúan en el núcleo supraquiasmático- (centro primario de regulación de los ritmos circadianos mediante la estimulación de la secreción de melatonina por la glándula pineal. Se trata de un grupo de neuronas del hipotálamo medial). Estos racimos de células orquestan los ritmos corporales diarios, mensuales y anuales, como los de las hormonas, la temperatura del cuerpo, el sueño, el humor.

Esta y otras tantas revelaciones nos hace la doctora Brizendine a lo largo de este libro, dejando claro en sus primeras páginas la necesidad de concienciarnos sobre esta realidad biológica, que, queramos o no, afecta a la mujer a veces de manera inmanejable, lo que la autora denomina Síndrome Pre Menstrual Extremo.

Estas y otras reflexiones comparte la doctora Brizendine a lo largo de libro y nos lleva paso a paso por todas las etapas de la mujer hasta llegar a la menopausia. Un libro que -como comenta Daniel Goleman, es lectura indispensable para los hombres.

Me atrevo a decir que esta joya que eligió, la bella lectora que visita librerías, es un libro que yo pondría en las manos de toda mujer para embellecerlas, al abrir el camino de la comprensión de nuestra especie, elemento indispensable para unificarnos y solidarizarnos.

LOS CÍRCULOS DE MUJERES SABIAS

11 de marzo, Silmah Azzariti, Cuenco Lima, Perú

“Las Diosas de la mujer madura”, es un libro que inspira, da esperanzas y a la vez es una guía para comprender la evolución, el  proceso y significado que han tenido los círculos de mujeres en nuestra historia.

Aún cuando Shinoda Bolen,  se refiere en este libro a los arquetipos femeninos a partir de los cincuenta años, el tema involucra también a las mujeres en etapa lunar.

Antiguamente existía y era venerada en las culturas autóctonas europeas, antes de la civilización griega, la diosa tripartita que reunía a la doncella, la joven y la mujer madura en un solo ser. Luego esta diosa se disolvió para dar lugar a otras diosas con caracteres que han representado arquetipos distintos.

Cualquier mujer desde su etapa de juventud ve con cierto temor los años pasar y saber que antes o después entrará en esa etapa incierta llamada madurez y luego menopausia y luego vejez. Eso es lo que mas se ve. No se ven soluciones viables para convertir ese camino del tiempo en una posibilidad de adquirir las virtudes, el aplomo y la sabiduría propias de un ser que evoluciona a la par del paso del tiempo. Sin embargo hay caminos, hay esperanza. En la medida que nos hagamos espacios en nuestra vida para el autoconocimiento y el desarrollo espiritual como pan de todos los días, puede que lleguemos a disolver el espectro de la vejez como sinónimo de deterioro obligado.

Shinoda plantea los círculos de mujeres como un arquetipo en sí mismo al igual que lo son las diosas Metis, Sofía, Hécate y Hestia en la cultura greco-romana , y que son los arquetipos de la sabiduría, descritas ampliamente en la primera parte del libro.

Las diosas de la sabiduría quizás representen el límite del crecimiento personal, la dirección que toma nuestro desarrollo a partir de los cincuenta años. La compasión sería el atributo esencial por desarrollar en esta etapa. La compasión es un amor no posesivo que no precisa la reciprocidad ni el racionamiento. La mujer madura ha comprendido cuál es la diferencia entre la codependencia y la compasión y, por lo general lo ha conseguido desde su propia experiencia en ambos campos. Y esta virtud sería una guía y un testimonio para las generaciones que le siguen.

Los círculos de mujeres sabias existen desde tiempos muy antiguos. Lo conformaban abuelas o madres de clanes que se reunían en círculos. Estos círculos poseían una dimensión sagrada y personificaban la sabiduría colectiva de las mujeres que los conformaban y  que era canalizada hacia la cultura a la cual pertenecían.

 En estos círculos no habían  jerarquías, y por lo tanto todas las mujeres que lo integraban tenían la misma importancia. De esta manera se establecieron  modelos perfectos de comunicación honesta y solidaria entre iguales.

Cuando hoy en día las mujeres se reúnen, emulan de nuevo lo que se perdió cuando las culturas autóctonas de todo el planeta que adoraban a la diosa, fueron conquistadas. Sin embargo, los círculos que vivieron en el pasado, y que luego se prohibieron por muchos siglos, siguen perviviendo en el inconsciente colectivo o campo mórfico y están despertando nuevamente por la misma necesidad evolutiva de la especie humana que requiere recuperar los valores del principio femenino para sobrevivir.

Fueron las culturas indígenas de norte américa las que inspiraron a los grupos de espiritualidad femenina que se han venido desarrollando en nuestros tiempos desde los años 60.

El concepto de indígenas se refiere a esos pueblos que se relacionan con todas las criaturas vivientes, y con toda la tierra, no en calidad de propietarios o dominadores, sino en una interdependencia sagrada.

“Indígena” significa “nativo, el que vive o crece de forma natural en su propio medio”. La percepción indígena al mostrar consideración ante “todas nuestras relaciones” ha influido en la actitud de los ecologistas y medioambientales para intentar salvar a las especies en peligro y conservar las zonas salvajes y los bosques fluviales.

Actualmente en estas sociedades, los círculos de mujeres los siguen conformando las madres de los clanes, elegidas por su pueblo. Son mujeres mayores que aún conservan la juventud suficiente para seguir en activo.

Este Consejo de las Madres de los Clanes, a su vez elige a lo miembros de la comunidad, que es el Consejo de los hombres. El Consejo de las Mujeres se hace eco de las preocupaciones de la gente y por consenso, establece las prioridades. Entonces consulta  con el consejo de los hombres, al cual delega los problemas sugiriendo la acción que debería emprenderse. Cuando el consejo de los hombres pacta por consenso, lo que hay que hacer, informa al consenso de mujeres. Si éstas últimas dan su aprobación, hay acuerdo y se toman las medidas pactadas. Si no, el proceso vuelve a empezar.

Lo relevante ante la manera de proceder de estas culturas , es el reconocimiento de la existencia del principio femenino de la afinidad , que propugna el cuidado de todos los miembros de la comunidad, y el principio masculino de solventar los problemas y alcanzar los objetivos. Esta sabiduría que reconoce  las cualidades intrínsecas de ambos géneros, crea una clasificación de los roles de cada género de una manera simple, evidente y espontánea  Parecería que en una sociedad así no existen los problemas de identidad que sufrimos las mujeres que pertenecemos a la cultura predominante y patriarcal que pretende que las mujeres asumamos roles masculinos alejándonos de nuestra naturaleza.

 Antecedentes de los círculos actuales.

Desde los tiempos de las sufragistas a mediados del 1800 hasta hoy, han habido 3 generaciones de mujeres que se juntaron para conseguir objetivos comunes.

Las sufragistas fueron las feministas americanas de primera generación, que consiguieron el voto a través de un documento revolucionario que escribieron un grupo de 5 amigas, que se presentó en la Primera Convención sobre los Derechos de las Mujeres  que se celebró en Seneca Falls  en Julio del 1848. A raíz de esta convención se elaboró la Declaración de los Derechos de las Mujeres.

En esta época las mujeres no podían poseer ni heredar propiedades, y ellas mismas eran propiedades de los maridos al igual que sus hijos.

Los maridos podían recurrir a la fuerza física para inculcar disciplina a sus esposas y el de gobernar su destino a su antojo. La posición legal de la mujer era igual que en la antigua Grecia.

El círculo de Seneca falls fue el punto de partida para lograr la igualdad de los derechos de la mujeres y dio comienzo a un movimiento sufragista. El derecho a voto para la mujer encontró mucha resistencia y fue muy ridiculizado.

Las sufragistas tuvieron que luchar contra razonamientos como el de que el voto iba en contra del orden divino y su naturaleza.

Pasaron setenta años de esfuerzos en los cuales se  presentó la enmienda de la Constitución que permitiría votar a las mujeres, cuarenta y cinco veces.

En noviembre del 1920, las americanas pudieron por fin emitir el voto.

La segunda generación de feministas se  incubó durante la Segunda Guerra Mundial, un tiempo en que las mujeres se encargaron de defender el frente en su propio país mientras los hombres se iban a la guerra. Era un tiempo temporal y se esperaba que las mujeres fueran independientes y eficaces “solo mientras duraba la confrontación.”

Las mujeres pasaron de ocupar todos los puestos de trabajo posibles en la década de los 40  durante la guerra y a causa de la ausencia de hombres, a desempeñar la única ocupación posible para una mujer en la década siguiente: ser ama de casa.

En esta década, la década de los 50 guardaron silencio ya sea las mujeres que habían saboreado la independencia, como las que trabajaban, o estaban divorciadas, o no tenían hijos. Pero se estaba creando otra generación de feministas.

El nuevo impulso que luego se dio al feminismo, fue debido a las innumerables asociaciones de concienciación en las que las mujeres discutían del feminismo y contaban sus propias historias. Estos círculos hicieron mella en sus miembros y desataron la rabia y el dolor que se habían ahogado en la generación postguerra y sus mujeres conformistas. El movimiento comenzó con protestas y publicaciones. Se alineó a las filas de corte liberal de New York y Chicago y de su capacidad de articular ideas, organizar protestas y o publicar textos. Entre el 1968 y el 1973 aparecieron quinientas publicaciones que llegaron a todo el país para concienciarlas del sexismo y patriarcado existentes. Como consecuencia hubieron cambios revolucionarios y llegaron a convertir el feminismo en un movimiento internacional.

De estos movimientos se desprenden luego los Movimientos de recuperación que adoptaron  el modelo de reunión de los Alcohólicos Anónimos, en que la gente contaba su propia historia, combinando con un programa  de doce pasos para todo el comportamiento adictivo. Estos grupos ayudaron a muchas mujeres que ahora son mayores a cambiar sus vidas, a dejar el alcoholismo, o la codependencia, y también otras adicciones, a compras compulsivas, adicción al trabajo.

La reflexión sobre la codependencia y las relaciones disfuncionales surgió a partir del examen de los rasgos característicos  de los matrimonios Alcohólicos gracias a la nueva conciencia adquirida con el feminismo.

La tercera generación de feministas se inició con los grupos de concienciación de mediados de los años sesenta y que llegaron a su auge en los setenta.

Su signo visible es el número creciente de círculos de mujeres con un fundamento y  dimensión sagradas. La tercera generación contiene la esencia de la primera y de la segunda generación y consiste en la aportación de la sabiduría y la espiritualidad femeninas que adquiere un rango de conciencia y se proyecta al mundo.

Movimiento sobre la espiritualidad de la mujer.

A inicios de los 80, surge en la costa oeste de USA un movimiento que llamó poco la atención, que fue de corte psicológico y apolítico. Los elementos mas comunes fueron la meditación, el arte, los mitos, la música, junto con la veneración de la naturaleza, la santidad del cuerpo de la mujer y de la tierra, y la recuperación de la espiritualidad de la diosa en sus diferentes formas.

Los grupos de apoyo contra el cáncer fueron otro testimonio de la fuerza y el apoyo que se recibía en un círculo de mujeres. Estos grupos se convirtieron en un complemento del tratamiento oncológico sobre todo en el cáncer del pecho en la década de los 90  a raíz de los resultados de  unos test que resaltaron  que  un porcentaje muy alto de mujeres que asistían a grupos de apoyo eran menos presa de ansiedad y usaban menos medicamentos para el dolor que los grupos que no tuvieron este apoyo además de alargar el tiempo de vida.

Estos movimientos y estas experiencias femeninas han cambiado poco a poco la conciencia colectiva y nos enseñan el poder sanador que tienen desde el núcleo de los círculos a las comunidades y países en que éstos se crean y finalmente a toda la humanidad.

La formación de un círculo de mujeres sabias

  Vania Portugal, Cuenco Lima, Perú

Para transformar un grupo  que ya exista en un círculo de mujeres sabias

(o para crear uno nuevo) hay que considerar en primer lugar a los miembros:

¿Quién formará parte de ese círculo?

¿Poseen todas y cada una de las mujeres sabiduría,

 compasión, unas ganas locas de reir, temple y personalidad?

¿Se sienten ultrajadas ante la indiferencia y la injusticia?

¿Tienen ganas de hacer algo importante?

¿Sienten acaso que forman parte de una comunidad

 y tienen fe en la idea que la vida tiene un sentido

 y que nuestro actos son de gran relevancia?

¿Se preocupan por el bienestar de los demás

 antes que del suyo propio, por los valores que se han perdido, por la supervivencia de un barrio o del planeta entero?

¿Han madurado en los momentos difíciles?

¿Podemos contar con ellas?

¿Poseen el tiempo y la energía suficiente

 para formar parte del círculo como activistas,

 personas contemplativas, o madres de los clanes?

¿Será el círculo un santuario para ellas?

 Si es que, sinceramente, queremos contribuir a que la humanidad dé un cambio liberador y esperanzador, nosotras mismas tenemos que proponernos estudiar, formarnos y compartir con otras féminas lo aprendido y lo que nos surge del propio conocimiento interior. En esta página tendremos una lista de títulos y autoras/es que pueden aportarnos nuevas ideas y evidencias en torno a la condición femenina. Hay títulos de corte histórico y sociológico, de auto-ayuda, antropológicos, médicos. Muchos tienen que ver con nuestros temas de investigación, sobre todo con la alkimia interior femenina desde la visión taoísta.

Estos son algunos de los que hemos leído a lo largo del 2012.

asalto al hades

EL ASALTO AL HADES es un libro que según comenta su autora, Casilda Rodrigáñez, “es una propuesta de recuperar la vida que quedó prohibida y excluida de la sociedad patriarcal. Los mitólogos inventaron el Hades para desterrar esa vida que no debía saberse ni imaginarse; las manzanas y la serpiente, símbolos del placer que impulsa la vida, fueron conquistadas y destruidas por Hércules, arquetipo del nuevo ser humano patriarcal, que instituye la superioridad masculina y sustituye el principio  del placer por el de la fuerza física.  Posteriormente, los mitólogos cambiaron el Hades por el Infierno, creando el sentimiento de culpabilidad para quienes se dejan llevar por su vitalidad, como Eva, por quien entró el pecado en el mundo: la historia del Jardín del Edén (con la prohibición del fruto, simultánea al acceso del conocimiento del bien y del mal, y a la satanización de la serpiente) es el re-make judeocristiano de la historia de Hércules en el Jardín de las Hespérides.  Así se institucionalizan la enemistad entre la mujer y la serpiente –su sexualidad-, el dominio del hombre sobre la mujer y el parto con dolor; en definitiva, el matricidio.

      No sólo la mitología, también otros campos del conocimiento (biología, arqueología, etc.) y, sobre todo, la experiencia sensible y afectiva de nuestros cuerpos nos descubren la vida prohibida y ponen de manifiesto sus cualidades, derivadas de su condición autopoyética, autorreguladora, cooperativa, sinérgica y anárquica.  La vida y el Poder, que se presentan confundidos en nuestra realidad, se diferencian por sus formas y su modo de funcionar, y el análisis diferenciador llega hasta el sistema de      identidad, el ego como agente de las relaciones de Poder y sumisión.

     En el centro de lo prohibido está la mujer y la función social de la líbido femenina.  Y en este libro asumo el reto de aquella observación de Freud:  El conocimiento de una época pre-edípica en la mujer ha provocado en nosotros una sorpresa similar a la que, en otro campo, suscitó el descubrimiento de la civilización minoico-micénica anterior a la civilización griega.  Todo en el ámbito de la primera vinculación con la madre me parece difícil de captar analíticamente, oscuro, remoto, sombrío, difícil de devolver a la vida, como si hubiera caído bajo una represión particularmente inexorable”.

Estos son algunos de los títulos que sugerimos:

Luna Roja – Miranda Gray

La sabiduría de la Menopausia-Dra. Christiane Northrup

Cuerpo de Mujer Sabiduría de Mujer – Dra. Christiane Northrup

Vulva, La revelación del sexo invisible – Mithu M. Sanyal –  2012

El Tao sexual de la mujer – Maitreyi D. Piontek – Ed. Robin Book-2005

El amor curativo a través del Tao – Mantak Chia & Maneewan Chia – Ed Mirach-1993-2007

Taoísmo y Alkimia Femenina-Catherine Despeux -Ed Liebre de Marzo-2003

Alkimia Tradición y Milagros – Dr. Padilla, Ed. Escuela Neijing -1986

Fuerza Sexual SES – Inspiración Femenina- Dr. Padilla –  Ed. Escuela Neijing- 2005

Amores en Femenino –  Inspiración Femenina-Dr. Padilla –  Ed. Escuela Neijing- 2008

La Liberación a través de lo Femenino – Inspiración Femenina-Dr. Padilla – Ed. Escuela Neijing- 2008

Alkimia de la Inmortalidad – Dr Padilla – Ed. Escuela Neijing -1999

Las brujas no se quejan – Las diosas de cada mujer – Las diosas de la mujer madura,

El millonésimo círculo – Los dioses de cada hombre – Jean Shinoda Bolen

BOOKS
Anuncios

2 pensamientos en “Libros

  1. I really like your writing style, great info, thank you for putting up bkgdgdabdcec

    Me gusta

  2. Muchas gracias Anab por facilitar la literatura a los bauboseguidores!!!

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s