El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.


3 comentarios

MÁS QUE EL VINO…

¡Brindémonos!

Y disfrutemos de este homenaje a compartir la vida, el vino, la alegría, los amigos, la música y lo que tenga que venir.

Un producción argentina, con nuestro querido uruguayo Rubén Rada.

Canción basada en “salud, dinero y amor” de Andrés Calamaro. Sigue leyendo


1 comentario

EL RETORNO DE LA DIOSA

EL HUMOR CRÍTICO DE NINA PALEY

static.news-gazette

Nina Paley es una humorista nacida en 1968 con una larga trayectoria en cómics diversos y en animación. Su visión femenina y judía, crítica del  sistema patriarcal dominante, nos hace sonreír pero también nos provoca una cierta revuelta interior.

Esta es su visión del retorno de la Diosa. Su título, El becerro de Oro -de la Diosa Abeja- o El Retorno de la Diosa nos regala una estética de gran belleza , con la gracia de fusionar las imágenes con la música de John Lennon, “Woman” (1980). En esta animación Nina Paley integra todas las diosas que conoce según su origen. Ver el video.


3 comentarios

Cuenco de Cuentos

Les comparto un cuento chino que me acompaña hace algunos años. Lo encontré en un cuenco con objetos que alguien, en un descuido evidente, había depositado junto a un contenedor de basura. Aquel receptáculo de mimbre trenzado con precisión, me recordó esas historias con finales la mayoría de las veces infelices. Historias de objetos e incluso de seres que continuarían anónimas eternamente. Retrocedí unos pasos y tomé el cuenco como si lo hubiesen trenzado para mí. A paso lento fui hurgando el contenido y entre los muchos tesoros irrelevantes, encontré este pequeño libro, del que extraje un cuento. ¿Buena suerte? ¿Mala suerte?… 

Recreación: Ana Barrios Camponovo

El señor Lu era un campesino chino. Los campesinos en China, como en casi todas partes, tienen una vida dura y una economía ajustada. La contemplación de la naturaleza había otorgado al señor Lu una sabiduría profunda, de pocas palabras. Convivía con su mujer y con su hijo, a quien apreciaba especialmente. El tercer integrante de la familia era un caballo experto en tirar del arado. Un día, el hijo que ya era un joven fuerte y sano, entró corriendo a la casa y gritó, agitado aún por la impresión:

-¡Padre, ha sucedido algo terrible! ¡Se escapó el caballo! ¡Qué mala suerte!

-¿Mala suerte? -respondió el señor Lu-. Habrá que verlo… -El campesino se encogió de hombros y siguió haciendo sus cosas. Sigue leyendo


Deja un comentario

Ni patria ni patriarcado ni patrimonio: VIDA

Las dictaduras quisieron acabar con el pensamiento libre. Los imperios quisieron ahogar la diversidad. Aunque pongas el pie sobre una flor de trébol, se multiplicarán en el valle sus rosas y sus blancos. La fuerza puede matar los cuerpos pero estos resucitarán en la ternura de una poesía. Hasta el cemento más brutal es agrietado por una brizna de hierba. Cuando digo esta sucesión de Nis en el título del post, me uno al Ni una menos. Y cuando digo “ni patrimonios” quiero decir que ya está bien de tantos patris y que es hora de llamar a las cosas con nombres que signifiquen algo más profundo. Vamos a quitarle el “monio” al patri que hasta ahora lo único que ha hecho es alimentar los “de-monios del patri” y se ha hundido en la miseria de no saber ‘qué pinta” subido arriba de un pedestal, mientras el mundo que ha creado se desmorona sin remedio.

Algunas opciones para recuperar otro sentido en el rescate de sitios especialmente energéticos o hermosos del planeta podría ser retornar a la palabra “sagrada o sagrado”, a la palabra “cuidado”, a la palabra “tesoros” de la humanidad, o volver a las “maravillas del mundo” que tanto nos cautivaban cuando éramos pequeños, otra opción sería llamarles “fuentes de vitalidad” o “tesoros de la Pachamama para disfrute de los humanos”… Creemos que ya está bien de usar esa denominación  automática que encarcela y esclaviza como un código de barras.


2 comentarios

LA MENOPAUSIA REBELDE

ellayelabanico.com

Venimos insistiendo hace al menos cuatro años en crear espacios auto-gestados para nuestra etapa de Sabias. Gestionar el estilo en que vamos a vivir cuando seamos un poco más mayores. El de Thérèse Clerc es un ejemplo interesante. Está en nuestras manos cambiar nuestra forma de vivir y nuestra manera de envejecer. La vitalidad no depende sino de nosotras y, tener sueños, es la proyección natural de la vida humana.

No te quedes enredada en tu maraña heredada de creencias finalistas y deteriorantes, acabarás tu estancia en la vida como temías acabar.

Construye nuevos espacios de vida, de transformaciones y realizaciones en grupo. Plantéate nuevos horizontes, muévete en pos de ellos, en la imaginación y en lo concreto, y estos se harán realidad. LEER MÁS