El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

Que la conmoción dé paso a la reflexión

13 comentarios

Por Marina, por Laura… por las mujeres

               Marina y Laura, profunda tristeza en Cuenca

En estos días la ciudad de Cuenca se ha visto conmocionada por la desaparición de dos amigas, dos mujeres jóvenes, una de 26 años nativa de Ucrania, y otra de 24 años, nacida en Cuenca. Se llamaban Marina Okarynska y Laura del Hoyo, y desaparecieron el miércoles 5 de agosto, siendo hallados sus cuerpos siete días después. El asesinato de Marina Okarynska eleva a 31 el número de víctimas de violencia machista en lo que va de año, de las que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sólo ha confirmado la muerte de 23, dado que ocho casos —incluido el de la joven de Cuenca— todavía están en investigación. Laura del Hoyo no será considerada víctima de violencia machista al no existir ni haber existido ningún vínculo sentimental con su agresor, ex-pareja de su amiga, Marina Okarynska. 

Como Asociación para la identidad y el desarrollo de una humanidad en femenino, con especial atención a niñas, jóvenes y mujeres, El Cuenco de Baubo, manifiesta su dolor, su rebeldía y su alerta ante este crimen. Tuvimos que dejar pasar algunos días para asimilar el horror, la indignación y la rabia, y para que, de la transformación de estas emociones naciera otro estilo de comunicación que no cayera en la habitual violencia.

Queremos expresar nuestras condolencias a las tres familias implicadas. Todo lo que podamos sentir o imaginar, está muy lejos del nivel de sufrimiento de cada uno de los integrantes de las mismas. Nuestro respeto.

Sabemos que muchas personas, hombres y mujeres, minimizan la situación potencial de violencia en la que viven, cotidianamente, millones de niñas, jóvenes y mujeres, en el planeta. Que este crimen haya sucedido en Cuenca, una ciudad pequeña en la que casi todos sus habitantes acaban conociéndose, exige despertar a una realidad que reclama, al menos, una reflexión profunda y serena.

¿EN QUÉ DERROTERO VA LA HUMANIDAD PARA QUE SUCEDAN ESTE TIPO DE CRÍMENES Y POR QUÉ?

El macho humano se fue convirtiendo en un ser potencialmente peligroso para la hembra humana desde el momento en que mutó su fuerza muscular en ‘poder para someter’. Una vez aprendido ese estilo de vida, y habiéndole dado la categoría de “valor”, tenía que ensayarlo con los seres más cercanos. El primer ser que domesticó fue, sin lugar a dudas, la mujer. Y estas mujeres domesticadas han aprendido durante algunos milenios la lección, la han asimilado como propia, y han fomentado el “poder como valor” y han promovido el “poder del macho humano” hasta extremos bochornosos, tanto para las hembras de la especie, como para los hombres y para la humanidad en general.

Es el caso de la mujer que se siente orgullosa de su marido o pareja por los bienes que éste tiene, por el puesto jerárquico que ocupa, en suma, por las batallitas o batallas que ha ganado, sea de la manera que sea. Ama a su pareja por su poder, pues este, a su vez, le da poder a ella. Las familias o los clanes, en muchos casos, son sociedades de poder que promueven y fomentan el poder de sus miembros. El éxito individual es un escalón más en el ascenso de la pirámide jerárquica del clan.

¿QUIÉN ESTÁ LOCO Y QUIÉN ESTÁ CUERDO?

En este estilo de vida actual, ya no sabemos quién está psíquicamente sano. La confusión surge del estilo de comunicación violenta en el que vivimos. Como la violencia es considerada un “valor”, vemos como ‘normal’ el uso de la violencia.

Si cree que estas palabras son absurdas o exageradas, por favor, detenga su lectura y encienda la televisión durante cinco minutos y verá cómo el sistema dominante promueve el uso de la violencia como estilo de vida: violencia en el deporte, violencia en los anuncios, violencia en las series y películas, violencia en los documentales, violencia en los dibujos animados… violencia en el ritmo de los sucesos. La prisa con la que se suceden los fotogramas es altamente violenta, no permite pensar ni detenerse a reflexionar; ni siquiera permite respirar con serenidad, solo conduce a reaccionar, a estar a favor o en contra, y en la mayoría de los casos a identificarte con el “bueno de turno” que usa la violencia a raudales.

Alimente sus sentidos con violencia y de ellos saldrá violencia.

La violencia brota con facilidad y con fuerza en la convivencia íntima y cotidiana de las parejas. La violencia en la mujer es, sobre todo, verbal. La violencia masculina comienza siendo verbal, y se va transformando paulatinamente en destrato, burla, humillación, grito, hasta que se ejerce la fuerza bruta, el puñetazo sobre objetos diversos hasta llegar al cuerpo y, de ahí al crimen, una delgada línea que parece difícil identificar.

El privar de la vida, salvo en el caso de las guerras, es el fracaso de los poderosos, el recurso de los impotentes. Porque, cuando la esclava se rebela, para muchos de estos hombres que han basado su vida en el cultivo de su fuerza física, en la que radica su poder, no queda otra salida que el asesinato. No admiten que su mascota acabe en manos de otro dueño.

¿TENGO ALGUNA RESPONSABILIDAD? ¿ES POSIBLE HACER ALGO?

Si la base de todo el despropósito en el que estamos metidos es “el lenguaje comunicativo de la violencia”, ¿cómo ayudar a las niñas, jóvenes y mujeres?

En El Cuenco de Baubo creemos que una salida es la expresión de las emociones, de los miedos, de los anhelos. La expresión en grupo y la escucha respetuosa y compartida que nos prepara para experimentar la comunicación solidaria, la comunicación integradora, la comunicación lúdica, la comunicación artística, la comunicación amorosa, la comunicación confiada, la comunicación cómplice, la comunicación que informa, que forma y que potencia otros estilos de convivencia entre los adultos.

A las madres les toca el compromiso de saber de sí mismas. Indagar en la identidad femenina, ser asertivas con las características anatómicas y fisiológicas con las que nos ha provisto la Madre Naturaleza. Investigarlas; no darlas por hecho. Comprometernos como mujeres con el cuerpo, cuidándolo, valorándolo, amándolo. Aprender a sentir sus señales, tanto las internas como las externas. Desarrollar la intuición y otros niveles de percepción, ya que los sentidos se encuentran bastante agotados por el bombardeo continuo de los medios de comunicación. Como mujeres, madres, adultas, nos corresponde asumir el compromiso de formarnos, de estudiar y de cultivar esos otros lenguajes comunicativos, como la poesía, la pintura, el canto, la danza. Comprometernos con nuestro desarrollo como mujeres, amplificar nuestros niveles de consciencia.

A los padres les corresponde asumirse como seres de cambio. Reconocer sus capacidades lúdicas, expresar sus emociones, reunirse con hombres que tienen otras ideas acerca de la masculinidad, afirmar otros valores que no sean la fuerza física, la competencia, la violencia o la virilidad. Darse la oportunidad de descubrir una camino de desarrollo continuado, de aprendizaje permanente, de creatividad y de arte. Acompañar a la mujer en su proceso de identidad y de liberación. Apoyarla en sus anhelos y promover sus espacios. Acompañar los movimientos sociales que denuncian la violencia contra la mujer. Tener claro que colaborar a erradicar la violencia contra la mujer es una forma de acabar con la esclavitud en todas sus expresiones.

TRANSFORMANDO LA VIOLENCIA

Cuando la violencia conduce al éxito,

muchas veces, detrás del éxito

está la muerte, acechando.

Cuando la violencia

se canaliza a través del arte,

el ser suele ir a favor de la vida.

El recurso que disuelve la violencia, por excelencia, es el arte. Practicando diversos tipos de arte se canalizan los ánimos rabiosos encerrados, disimulados o escondidos y se entra en el arte de vivir.

A través del arte de vivir, el impotente se hace puente de posibilidades.

A través del arte de vivir, la frustración se hace crisálida en transformación.

A través del arte de vivir, se sanan las heridas de la ignominia.

A través del arte de vivir, se difuminan las miserias humanas.

A través del arte de vivir, el ser humano alcanza su auténtica dimensión liberada.

A través del arte de vivir, se honra la vida y se practica la alegría.

A través del arte de vivir, el alma se ensancha y el espíritu vuela.

Anuncios

Autor: El Cuenco de Baubo

Asociación de mujeres y hombres que investigan en la identidad femenina de la especie humana. Todos habitamos el útero al inicio de nuestras vidas. Compartimos el cromosoma X. Todos los citoplasmas de nuestras células se originaron del óvulo... y más curiosidades, en nuestra publicación "Naturalmente Tú".

13 pensamientos en “Que la conmoción dé paso a la reflexión

  1. Acá en Uruguay no puedo decirte que es diferente, y en especial este año se ha intensificado mucho….tantas formas de matar que nos hacen a las mujeres,….que es espeluznante….

    Triste, pero no nos inactiva, cuanto más conciencia tomemos más imagino el cambio…no podemos seguir sin soñar otro mundo, un mundo que no sea el de la masculinidad toxica..y seguir….seguir con firmeza dando pasos de ternura, de adaptación a las formas que generan vidas, enamoradas de las virtudes y la belleza de lo creado.Y seguir dando pasos en femenino, suaves, bordados en la Unidad y en la solidaridad…puliendo las propias asperezas, errores y dolores…

    Me gusta

  2. Fantástico artículo, a excepción de un pequeño detalle: “El privar de la vida, salvo en el caso de las guerras, es el fracaso de los poderosos, el recurso de los impotentes.”
    Desde mi punto de vista, las guerras son quizá el mayor fracaso de la humanidad y el recurso de la impotencia llevado al límite.

    Tristes guerras
    si no es amor la empresa.
    Tristes, tristes.

    Tristes armas
    si no son las palabras.
    Tristes, tristes.

    Tristes hombres
    si no mueren de amores.
    Tristes, tristes.

    Me gusta

  3. Me conmociona una noticia así, claro no es que aquí en México no se viva esta violencia, pero aun así, me hace sentir tristeza, por que ahí esta Tian, por que están las chicas de inspiración, por que son amigas de ustedes y yo las sigo de algún modo como si fueran mis amigas, en fin.
    Creo que la mujer también alimenta esta violencia al entrar en esa competencia por el hombre por poder siguiendo los mismos estereotipos contra las propias mujeres y contra los hombres, lo que les hace generar más violencia.
    Muy interesante su nota, gracias, un abrazo solidario a todas.

    Le gusta a 1 persona

    • Helen, estamos muy agradecidas por tu solidario comentario y te enviamos un cariñoso saludo. Da igual en qué parte del mundo hemos nacido, la muerte de cualquier mujer a manos de alguien que en algún momento la acarició, luego la insultó, más tarde la despreció, nos indigna a muchas otras mujeres en el planeta. Cada una en nuestro entorno inmediato tenemos la oportunidad de expresar nuestro repudio y promover un cambio. En ello estamos.

      Le gusta a 1 persona

  4. Gracias Ana. Mis respetos también a esas familias. Mis respetos a tí por tu dolor y también por tu entrega docente. Abrazo.

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s