El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

EL HOMBRE IRACUNDO

Deja un comentario

Una de las tradiciones más hermosas que heredamos como especie es la de los cuentos. Contar cuentos ha sido parte de muchas tradiciones espirituales como la Zen, la Sufi, el Taoísmo, etc. Para quienes dan clases, charlas, seminarios o conferencias, es una buena opción el incorporar los cuentos, pues estos refrescan el ambiente y abren puertas a la comunicación de forma imprevisible. Un cuento aportará sorpresas tanto a quien lo cuenta, como a quienes lo escuchan. Pero, ¿por qué sucede esto?

Los cuentos diluyen los muros de la razón, y entran con facilidad en nuestro inconsciente ayudándonos a sanar y trascender nuestros aspectos instintivos, aprendidos, esclavizantes, aquellos que nos llevan tantas veces a estancarnos o a estar adormecidos. En otros post profundizaremos un poco más sobre este aspecto.

Nuestra página de cuentos comenzará a integrar cuentos breves que nos gustan y por ello compartimos. Iremos entregando cuentos de diversa tradiciones del planeta según nos vayan llegando. Que los disfruten. EL HOMBRE IRACUNDO

Anuncios

Autor: El Cuenco de Baubo

Asociación de mujeres y hombres que investigan en la identidad femenina de la especie humana. Todos habitamos el útero al inicio de nuestras vidas. Compartimos el cromosoma X. Todos los citoplasmas de nuestras células se originaron del óvulo... y más curiosidades, en nuestra publicación "Naturalmente Tú".

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s