El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

2 comentarios

RETORNANDO AL FUTURO

DSC03319

atardecer y palmeras en Tulum

El cielo nos lo puso difícil. La llegada a Cancún fue limpia y transparente, mas, pronto se cernió sobre nosotras la tormenta: un huracán en formación naciente y quieto que no sabíamos si iba a comenzar a girar o se marchaba. Sin vientos, el cielo, después de seis meses sin lluvia en aquellas tierras, abrió las compuertas de sus ríos celestes. Las calles inundadas. Los coches parecían anfibios. Las casas parecían peceras sin peces, inundadas. El agua brotaba de los desagües. Una multitud humana se expresaba con escobas, fregonas, cubos, baldes, goteras, y quien les cuenta, vivía entre toses, disfonía y pulmones encharcados de secreciones coloridas. Esto duró casi una semana. Era la purificación del agua, del rayo, del relámpago, del trueno. La unión fecunda y extrema entre el Cielo y la Tierra. Lo sorprendente fue la convivencia tan especial en esas condiciones. Ya luego llegó el congreso, y luego, la maravillosa oportunidad de vivir en Tulum compartiendo intensidades, en lo sencillo, en lo auténtico, con gente tan diversa.

DSC03127

imagen de la ponencia

DSC03128

imagen de la ponencia

Un especial saludo a las féminas de Finlandia porque con ellas no hay impedimentos de idioma, hay cantos y toques de empatía, de similares orígenes. Un abrazo profundo al clan de los peruanos que nos enseñaron el disfrute, el no estrés, la tolerancia, la sonrisa, los sueños, la música, los tambores sagrados, y el canto compartido, más gozoso. El arte sublime de ser auténticos “cronopios”. Un especial amor a las mineiras de ese Brasil infinito, que nos regalaron con sus ritmos, cantos, miradas, gozos  y comprometida escucha femenina. Especiales y matrísticas resonancias con las mujeres inmortales e infinitas de Playa del Carmen y con las de Cancún, que nos han hecho confirmar nuevamente que son unas anfitrionas inigualables, porque te dan no sólo su casa, su comida y su tiempo, sino también su corazón y su matriz. Gracias a la española de secano que a pesar de serlo, se sumergió en el caribe como una verdadera sirena. Gracias a las italianas, a la catalana, a la uruguaya… por los instantes de encuentro.

Renovadas después de este largo periplo en la “olla o nido de serpientes”, Kaan Kun, con sus entornos extáticos: una extravagancia de cielos y mares que se funden en armoniosos matices de tonos, colores, aromas, cantos y vuelos de pájaros. Regresamos más tierra y más cielo, más féminas; más cuerpo y por tanto, más espíritu que nunca. Afirmamos nuestra identidad sin agravios comparativos. Nos reconocimos en nuestra femenina especie y compartimos con nuestros queridos masculinos, encuentros tan sexuales en la música, en el canto, en los tambores, en la con-versación, en las risas, en los mares, en los sabores, que cualquier puritano tildaría de orgiásticos. Sin embargo para nosotras, nosotros, todo era extremadamente sencillo. Nos recreamos contemplando algunos cuerpos como quien se embelesa con un paisaje hermoso, ¿por qué privarnos de la belleza? ¿Acaso tienes pudor cuando contemplas el entorno?

Así es la intensidad de la vida, la exageración del pulso permanente que anima la existencia. Reveladas y en la rebelión, de ser nosotras mismas sin guerras ni combates,  jugamos a convivir promoviendo el gozo ajeno y, en consecuencia, el propio. ¿No es eso todo un aprendizaje? ¿Una resurrección del espíritu? ¿No es eso, acaso, dar testimonio de alegría, entusiasmo y bondad? ¿No es esto acaso, dar testimonio de la creatividad del Tao?

Abrimos la prensa amarilla que nos mostraba un México sangrante, oscuro, bebedor de sangre humana, macho de venganzas, poder y gloria, y nos afirmamos en la oración eterna de ser mar, de ser nube, de ser convivencia pacífica, de hacernos música, de hacernos arena, pies descalzos, de hacernos brillo en las otras miradas. Nos afirmamos en ser apoyo orante, en ser sanación, en ser promoción de otros sueños de futuro, de otros encuentros en nuevos entornos. Nos afirmamos en sembrar la armonía, en saber que el corazón florece en el pecho del otro. Nos afirmamos en ser sostén y activo compromiso en lo “siempre posible”. Tejimos mares de creencias y volamos como pelícanos divisando y zambulléndonos para pescar la que más nos identificaba.

¡Ay, amores que teje el universo! Amores que nacen desde la matriz oscura que habita en todas partes… Rogamos porque no se nos pasen desapercibidos los instantes de gozo, porque en ellos afirmamos nuestro desarrollo más que humano. Trascendemos la estructura, amándola. Y damos gracias a todas y todos por esa delicadeza tan exquisita del respeto mutuo, por esa elegancia de preservar la maravilla, por esa sensibilidad de no alterar el caos, por esa exquisitez de no perturbar los regalos que nos ofrendaba la naturaleza. Desde ahí visualizamos el futuro y en el aquí y ahora, preparamos su encuentro.

DSC03286

Ana

Anuncios

Autor: El Cuenco de Baubo

Asociación de mujeres y hombres que investigan en la identidad femenina de la especie humana. Todos habitamos el útero al inicio de nuestras vidas. Compartimos el cromosoma X. Todos los citoplasmas de nuestras células se originaron del óvulo... y más curiosidades, en nuestra publicación "Naturalmente Tú".

2 pensamientos en “

  1. Muchas gracias a ti y a todas las compis de Inspiración por su empatía y apoyo incondicional.
    Un baubo-abrazo cariñoso a todo el equipo.

    Me gusta

  2. Muchas gracias Ana. Me conmovio tu reporte. desde la inspiracion Femenina os agradecemos mucho vuestra participacion, entusiasmo y novedades en el congreso. Ha sido, sin duda, un punto culminante en el camino. Besos a todas las baubas y gracias.

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s