El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

1 comentario

8 de Marzo, Cuenca

LLEVAR LA ESPERANZA AL CUERPO

 “Si el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, los otros días, ¿de qué multinacional serán?…”

Esto pensaba el personaje teatral, Mafalda, mientras contemplaba las expresiones de políticos, profesionales del Centro de la Mujer, diversas trabajadoras y docentes, madres, alguna abuela, niñas, niños y jóvenes.

Hacernos visibles es una tarea imprescindible en lo pequeño, en casa, en el trabajo, en la belleza, en el verbo, en lo poético, en la alegría, en el detalle, compartiendo con otros nuestra forma de ver el mundo. Sin embargo, es también importante hacernos visibles en la calle, en los barrios, en los colegios, en los institutos, en las universidades y en los medios, y hacerlo de forma artística, de forma pacífica, llevando la esperanza en al cuerpo.

Providencialmente, fuimos invitadas a participar del acto que organizaba el Ayuntamiento de Cuenca. En un principio, seríamos el hilo conductor que presentaría cada una de las personas y actividades a realizarse. Sentimos y creímos que no era nuestro papel, no obstante, teníamos claro que apoyaríamos actividades que sensibilicen sobre el tema de la mujer, pues en este hacer nos desarrollamos como asociación y grupo internacional.

Así fue que nos vino la idea de encarnar el personaje de un cómic, nuestra querida Mafalda, esa niña tierna, “sesuda” y aguda de Quino, que ha deleitado junto a sus amigas y amigos, tantas horas de nuestra vida. ¿Quién mejor que una niña actualizada, crítica y con sentido del humor, para hacer visible a la especie femenina de forma pública? Es tanto el dolor que hay en torno a la mujer en el planeta, que necesitábamos un plus de humor-amor, desparpajo, pasión y esperanza, y como expresó el personaje, alguien “sin pelos en la lengua”.

Aunque Mafalda se basta y se sobra a sí misma, visualizábamos que la culminación tenía que ser más numerosa, más participativa, que integrara a mujeres, algún hombre que quisiera acompañarnos, niñas, niños y jóvenes.  Así fue que comenzamos a soñar con integrar a la obra de teatro titulada, “¿Qué esperás… ché!”, la propuesta mundial de DANZAR para decir BASTA al maltrato hacia mujeres y niñas, One Billon Rising, traducido al español por empatía visual y sonora como, Un Billón de Pie. Consideramos la violación, el incesto, la ablación, el abuso, y otro espectro enorme  de malos tratos, como la mayor “desigualdad” y desventaja que, aún hoy, existe entre hombres y mujeres, en todas partes del mundo.

Habíamos realizado la DANZA DE VIDA en varios grupos de la Escuela Ling Tao, y fue emocionante contemplar cómo, espontáneamente, las mujeres sugirieron que “estaría bien DANZAR de forma pública el día 8 de marzo”.

Esta ha sido nuestra primera participación pública –un poco torpe aún, pero verdaderamente providencial- en la hermosa ciudad de Cuenca. Y todo, quizás ha sido fruto de aquella atrevida flor-idea que hemos verbalizado y escrito el día 29 de febrero en la entrada de nuestra web:

MARZO EL MES DE LA MUJER: Iniciativa  que proponemos como inicio de un toma de consciencia diaria, semanal y mensual en torno a las niñas y adultas,  propiciando el encuentro con otras mujeres y participando activamente a nivel social. Testimonios de una esperanza digna.

Compartimos el guión casi completo:

¿Qué esperás… ché?

Captura de pantalla 2013-03-11 a la(s) 12.03.11

¿Qué les pasa?, ¡todavía no me reconocen! ¿Quién más que yo anda con el mundo y el periódico a cuestas, preocupada por el estado cataléptico y corrupto de los humanos? Claro que sí, ¡soy Mafalda ché! y me he salido del cómic para hacerme más visible, aquí en Cuenca, hoy 8 de marzo… Y a propósito, del 8 de marzo, ¿yo me pregunto?: Si el 8 de marzo es el día internacional de la mujer, los otros días, ¿de qué multinacional serán?

¿Sabés lo que te digo querido planeta?, que yo no me voy a quedar sólo con el 8 de marzo. Nooooo, hoy por hoy, con lo malito que estás, por la corrupción que te descompone, por la guerra que te destroza el alma y por la fiebre de consumo y de violencia que hay, necesitás más que nunca que todos los días, y digo todos, ¡eh!, que todos los días hagamos algo por las niñas y mujeres, y que lo hagamos juntos. Cuando digo juntos, es juntos: las niñas, los niños, las jóvenes, los jóvenes, las mujeres y los hombres valientes que están aquí. Sí porque si están aquí, debe ser porque respetan y aman a la mujer y porque quieren ellos también dejar de ser esclavos del mundo patriarcal, del mundo de la jerarquía, del mundo de la violencia y del mundo del miedo y de la mentira.

Sí, porque al fin y al cabo, hombres y mujeres, mujeres y hombres, compartimos el cromosoma X o sea que tenemos mucho en común. Y si toda los humanos tenemos cromosoma X debe ser porque la humanidad algo de femenino tiene, ¿no? Porque hasta yo que salí de un cómic, ¡tengo madre…! ¡Sí, todos pasamos por una vaginita y por una vulva!

(mirando al público como que la censuran) ¿Que dónde está mi mamá?… ¡Mamá…!, aquí preguntan por vos ¡Ah!, ¿que no podés venir? Dice que está quitando el polvo de los muebles… Esto confirma mi hipótesis de que las mujeres, en vez de haber jugado un papel en la historia, ¡han jugado un trapo!… Mamá, decime, ¿qué te gustaría hacer si vivieras?…

Los mayores siempre me preguntan lo mismo: “¿Qué te gustaría ser cuando seas grande?”… y yo digo, ¿por qué hay que dejar las cosas para cuando sea grande…? ¿Qué pasa es que soy invisible o qué? A ver si alguien me puede resolver esta paradoja: desde hace mucho tiempo, los hombres sueñan con volverse invisibles, en las películas y en los cuentos, y aún no lo han conseguido. Y nosotras que prácticamente nacemos invisibles, sabemos que ser invisible, ¡no sirve para nada…! ¡Señores déjense de tonterías! Que cuando estás vivo, lo que cuenta es ¡ser VISIBLES…!

Está bien, voy a responder  a la pregunta, en primer lugar quiero ser una niña sin miedos y para eso los adultos que nos cuidan tienen que perder sus miedos. Mi sueño de niña es estudiar y formarme toda la vida en lo que me gusta.

¿Quieren saber qué quiero ser cuando sea más grande? Quiero ser una joven que no tenga vergüenza de mi menstruación, porque es mi naturaleza. En cambio de la otra sangre, esa que se derrama en la guerra matándose unos a otros o en la tortura, ¡nadie se avergüenza por de esa sangre! Señoras y señores, creo que los adultos están mal de la cabeza.

¿Y quieren saber qué quiero ser, cuando sea más grande?

Captura de pantalla 2013-03-11 a la(s) 12.03.55

Quiero ser una mujer que esté informada, no sólo de las mentiras de los informativos… Aunque, saber con qué nos quieren engañar, está bien. De lo que hablo es de estar informada de lo que hacen otras mujeres para ayudarse unas a otras, de estar informada de lo que hacen los hombres que viven en países pobres y que aman a las mujeres, para ayudarlas a salir de la pobreza y el maltrato…

¿Y quieren saber qué quiero ser cuando sea un poco mas grande? Quiero ser una mujer que viaje, pero no para hacer turismo y estar en cómodos hoteles donde te tratan como a los pollos de criadero, sino para conocer a las personas que están cambiando el mundo, aprender de ellas y desarrollar nuevos proyectos.

¿Quieren saber un poco más?

Quiero ser una mujer que sepa disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Una mujer que sepa que ante la fuerza bruta del hombre no vale el combate, sino el juntarse con otras y con algún hombre que crea de verdad en nosotras, y desarrollar una economía creativa, la solidaridad participativa y el arte.

Soy una niña que ama la Tierra, el cielo, las estrellas y cada día cuando me levanto, le digo a la del espejo, con los pelos todos despeinados: ¿Qué esperás ché?  ¿Qué esperás…?

Por eso yo les digo a todos ustedes que cada mañana, cuando se miran al espejo para saber si son ustedes o son otra persona, se digan: ¿Qué esperás ché?… Imagínenlo, imaginen que están frente al espejo y digan conmigo: ¿Qué esperas, ché?… Uy, ha sonado como un latigazo, ¡no se castiguen por favor! Háganlo con ternura y con un poco de picardía, a ver… mejor…

Hace 105 años tuvieron que morir achicharradas en una fábrica 146 mujeres para que cambiara la ley del trabajo en Estados Unidos… Hoy sabemos gracias a la ONU que una de cada 3 niñas-mujeres ha sido o será maltratada, violada o cualquier tipo de etcétera, a lo largo de su vida… ¿Qué esperás, ché? O sea… 1000 millones de niñas y mujeres maltratadas en el planeta…? ¿Qué esperás, ché? ¿Vamos a esperar a que nos maten a todas para que tomemos este tema como algo personal?

Y con ese ¿Qué esperas, ché? Las invito y los invito a ver este cortometraje “duro, cruel, aunque lleno de esperanza. Porque cuando la mujer abre los ojos y despierta, llega la danza, la alegría, la esperanza de un mundo mejor, y esto es una ¡¡¡¡alegría!!!! para todos, hombres y mujeres”.

(Es el video oficial de One Billion Rising y El video de la canción, Brake de chain)Captura de pantalla 2013-03-11 a la(s) 12.02.30

Idea original y guión: Ana B. Camponovo
Citas puntuales: Quino y Dr. Padilla 
Anuncios

Autor: El Cuenco de Baubo

Asociación de mujeres y hombres que investigan en la identidad femenina de la especie humana. Todos habitamos el útero al inicio de nuestras vidas. Compartimos el cromosoma X. Todos los citoplasmas de nuestras células se originaron del óvulo... y más curiosidades, en nuestra publicación "Naturalmente Tú".

Un pensamiento en “

  1. Felicitaciones Anab!!! Genial!

    Me gusta

Apreciamos tu comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s